miércoles, 31 de diciembre de 2008

Muchas felicidades

La Felicidad, ¿existe?
Yo creo que, así, con mayúscula, no existe.
Tal vez solo en las películas, o para quienes han alcanzado la santidad, la sabiduría, la iluminación, y están más alla del bien y del mal.
Creo que ni siquiera en estos casos extremos.
Es imposible.
En la vida de todas las personas existen dolores y tristezas, momentos malos, errores, desgracias...
Pero también existen los momentos de felicidad.
Quizás haya personas que nunca los hayan conocido, nunca, pobres de ellas.
Aunque, incluso en medio de las más terribles tragedias, en las vidas más difíciles, parece que existen momentos de luz, de esperanza, de ternura...
Se está acabando este año 2008.
No lo vamos a recordar con mucha nostalgia.
Esperamos que llegue el 2009 con la esperanza de que sea más benévolo, más dulce, que huya la tristeza, que se aplaquen los dolores, que terminen las pérdidas, que se acaben las crisis...
Esperamos que se multipliquen los buenos momentos, los instantes redondos, las pequeñas felicidades de cada día que nos hacen sonreir.
Muchas felicidades!!!

domingo, 28 de diciembre de 2008

LUCES

Manuel Vicent recomienda hoy en su columna de EL PAIS, "recordar sin desgarro ni melancolía, suave y armoniosamente las cosas agradables que te hayan sucedido este año, como quien sale al huerto de atrás a recoger los frutos que ha dado cada estación, puede ser un ejercicio necesario de supervivencia cuando todo parece que se desmorona a tu alrededor."

Las sonrisas de Nené, su ternura, sus cuidados, la Bahía de Cienfuegos, La Habana de noche, el cariño de los amigos, sus visitas, las de Jose y Cris, la de Jesús y Olguita con Manuel, los abrazos de Pablo, los ojos de Hanna, sus juegos, la alegría de Paki, las manos de Inma, el jamón de Jose, la voz llena de luz de Clara, su generosidad en los momentos duros, la generosidad de Jose (de todos mis "Joses"), la generosidad de Ana, la respuesta de los amigos (Oscar, Raúl...), las llamadas de Marco y de Tato, una tarde de Tai Chi con Jose Ignacio, una tarde en barco con Hilario, el niño de Samad, su alegría, el niño de Lucía, la alegría de Concha, el IVEPA en mayo, la fuerza, la pasión de Fernando, la de Antonio, la bondad de Miluoda, la playa en agosto, algunas caminatas al atardecer por el Campo del Sur, la música, las músicas, muchos libros, algunas películas...
La lista crece y crece, cuanto más miro a este año que se acaba, recordando sus luces.

viernes, 26 de diciembre de 2008

AUSENCIA

Ayer se fué Inma, una gran mujer, buena y generosa, que nos dió muchas lecciones de amar.
Otra ausencia.
Este 2008 ha sido un año terrible de pérdidas -Mamá, Carlos, Antonio, Max, Trini, Inma...- y todas dejan en nuestro corazón una huella de tristeza.
No lloramos por quienes mueren, que dejan de sufrir, que descansan en paz. Lloramos por quienes les perdemos, por nosotros, por el hueco que dejan en nuestras vidas.
Ya no sentiremos sus abrazos, su voz, su sonrisa, su calor, su cariño...
Hace un tiempo, cuando era más jóven, pensaba que la añoranza de los ausentes en Navidad era algo forzado, artifical, un tópico. Hoy siento como un puño la tristeza de su ausencia, y es la alegría de estas fiestas la que me parece forzada y absurda.
Hay otras miradas diferentes para esta misma realidad que nos duele.
Pr ejemplo, el reconocimiento de todo lo que nos dieron quienes hoy nos faltan.
Estamos hechos de la suma de todas las huellas que dejaron en nosotros quienes nos amaron, quienes nos enseñaron a mirar, a caminar, a reir, a amar la vida.
En realidad, no están ausentes, están en nosotros, en nuestra memoria, en el recuerdo, pero también en nuestras palabras, nuestros gestos, nuestros sueños, en todo lo que nos dejaron.
La canción triste y maravillosa de Cesaria Evora suena en su recuerdo.

martes, 23 de diciembre de 2008

Vergüenza

Cada dos o tres días, todas las semanas, nos llegan noticias de nuevas muertes de mujeres a manos de sus parejas o exparejas.
La violencia machista no cesa.
Y esas muertes no son sino la punta del iceberg de una violencia cotidiana que es mucho más generalizada de lo que podemos y queremos creer.
Hace poco participé, con otros compañeros y compañeras, en un taller formativo animado por Lita Gomez e Hilario Sáez dedicado a analizar de qué manera está presente el "enfoque de género" en nuestras asociaciones.
Lo cierto es que no salimos muy bien parados: es posible que hayamos incorporado un lenguaje no sexista, y hasta un discurso de rechazo a la violencia machista... pero nos falta un largo camino por recorrer en la vida y la práctica de nuestras organizaciones -que con frecuencia se estructuran conforme a un modelo "patriarcal"-, empezando por no "hacer como si nada", por no contribuir a la invisibilidad social del machismo.
Nuestras asociaciones puede que se dediquen a otras causas que -aparentemente- nada tienen que ver con la cuestión de género, pero vivimos y trabajamos en una realidad social en la que muchas mujeres sufren exclusión y violencia, en la que la igualdad sigue siendo un objetivo lejano, y casi inalcanzable para muchas mujeres, en la que el machismo sigue encontrando muchos silencios cómplices.
Personalmente, cuando esas noticias de violencia y muerte salen en la tele y en los periódicos, siento vergüenza por la parte que me toca, por formar parte de un mundo de machos, por haber reido los chistes machistas, por haber consentido en el menosprecio a las mujeres.
En aquel taller, tuve la oportunidad de conocer un corto cinematográfico del que había oido hablar mucho, que utilizan quienes trabajan para sensibilizar a la sociedad y especialmente a los varones en estas cuestiones de género.
Se trata de "Mi señora" y es una caricatura -muy realista- de lo que sigue ocurriendo en nuestro entorno próximo cada día, con la sonrisa cómplice y vergonzante de muchos.

lunes, 15 de diciembre de 2008

FANATISMO

Miro a mi alrededor -este "alrededor global" que nos toca vivir- y me asusta ver tanto fanatismo suelto.
Están los fanáticos de la religión, de la política, del nacionalismo, de la patria (grande o chica), de la pureza de la raza (la que sea), de la revolución o la contrarevolución, de la tradición, de las más diversas "causas sagradas"... pero también los de mi equipo de futbol, las fiestas de mi pueblo, el potaje manchego, la Guerra de las Galaxias, el grupo musical de moda...
Cualquier cosa sirve para convertirla en bandera, en dogma, en algo indiscutible por lo que -si hiciera falta- se le parte la cabeza al que se ponga por medio.
Pareciera que, cuando fallan los paradigmas y no tenemos donde agarrarnos en medio de tanta incertidumbre y desconcierto (¿llega el "Fin del Mundo"?), fuera imprescindible buscarse una tribu con la que atrincherarse en la primera cueva a mano.
Se diría que necesitamos establecer fronteras y líneas divisorias: los mios... y los otros, los extraños, los ajenos.
Los fanatismos -cuanto más "fundamentales" peor- son a menudo crueles, negativos, ignorantes, excluyentes...
Y lo son tanto más cuanto más minúsculas son las causas que escogen para depositar su fe ciega, cuanto más irracionales, cuanto más pueblerinas y catetas.
Son incompatibles con el pensamiento crítico, con pensar por cuenta propia, con cualquier forma de pensamiento.
No pretenden convencer, reclaman adhesión incondicional.
Y, si no te adhieres, entonces estás enfrente, eres mi enemigo, tengo que eliminarte.
Los fanatismos no saben escuchar, ni saben mirar, son sordos y ciegos a todo lo que no sea como ellos.
Pero, precisamente porque vivimos tiempos difíciles, hoy más que nunca necesitamos sumar y no restar.
Necesitamos reconocer que nadie posee la verdad, que todos tenemos una parte, solo una parte, mínima.
Necesitamos escucharnos y comprendernos en nuestra diversidad, necesitamos juntar nuestras razones para construir otras en las que podamos reconocernos todos.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Un hombre en silencio (un instante mínimo)

Muchas mañanas de otoño baja temprano a la playa, cuando el sol apenas despunta haciendo brillar la cúpula de la catedral y las blancas torres.
Un día lo ve allí, a lo lejos.
El pequeño iglú de fina tela en medio de la arena.
Y conforme se acerca, sorteando las pozas que dejó la marea, adivina dentro la sombra de un hombre sentado, inmovil, mirando al horizonte.
Al cabo del rato, cuando regresa del paseo solitario, sigue allí, impasible, sin que se haya movido un pelo o un grano de arena.
Durante tres días se repite la escena, tan solo cambian las nubes y las luces sobre las lejanas azoteas.
Los perfiles del hombre, jóven, de barbas y cabellos largos y rubios, de gesto tranquilo y, siempre, inmovil, en silencio, se van haciendo más precisos cada día.
Luego, el quinto día, ya no está.
Y en la playa, en medio de la arena, se siente un hueco, un vacío que la marea se ocupará de borrar.

viernes, 21 de noviembre de 2008

PODER

Poder sentir.
Poder pensar.
Poder decir.
Poder hacer.
Poder sentir con otras personas.
Poder pensar juntas.
Poder decir sumando nuestras voces.
Poder hacer juntando nuestras manos.
Poder pensar sin que nos digan qué pensar.
Poder soñar sin que nos censuren los sueños.
Poder creer que hay otros mundos posibles.
Poder decir con nuestra propia voz, sin que otras nos interpreten.
Poder escuchar, sin que otras voces y ruidos nos aturdan y nos lo impidan.
Poder exigir, poder reclamar, poder denunciar.
Poder hacer visible la falsedad, la manipulación y la mentira.
Poder expresar todos los sueños y las utopías.
Poder hacer con nuestras manos, sin que nos lo den todo hecho.
Poder construir espacios de libertad, donde no haya límites para la creación.
Poder conquistar espacios de encuentro, donde sea posible compartir y construir saberes.
Poder.

jueves, 13 de noviembre de 2008

Cumpleaños

Hoy, día 13 (no soy supersticioso), cumplo 57 años y recibo muchas felicitaciones, mensajes, llamadas y regalos.
¡Tanta gente que me quiere!
Siento un agradecimiento profundo: "gracias a la vida, que me ha dado tanto", cantaba Violeta Parra.
Casi todos los años, me acerco a estas fechas con una cierta depresión, con melancolía y tristeza.
Será el otoño, serán los años... ¿qué será?
Pero Nené se rompió un brazo hace algo más de una semana, y se han acumulado las tareas domésticas y las de cuidado a la accidentada, sumándose a una punta de trabajo.
Así que no tengo tiempo para comerme el coco, he tenido que dejar la depresión para tiempos mejores y ponerme las pilas.
Parece que -por caminos algo retorcidos- la vida es sabia y busca su equilibrio.
Los cumpleaños son momentos para el balance, y más cuando se cumplen tantos, y más cuando hace ocho meses superé un infarto al corazón.
Mi vida ha estado llena de vivencias, aprendizajes, experiencias fantásticas, personas maravillosas, viajes, maestros y maestras, mucho amor, amigas y amigos...
Soy una persona afortunada, con una vida plena.
Quizás hubieron algunos aciertos, pero seguro que han habido muchos errores, sonoros fracasos, algunos de los cuales fueron también mis maestros fundamentales.
Ahora, cuando me afeito frente al espejo por las mañanas, veo reflejada la cara de mi padre, al que me parezco más cada año que pasa.
No se si él también pensaba -cuantos más años cumplía- que cada vez sabía menos.
Esa es mi sensación, a la vuelta de tanto tiempo: he llegado a ser "maestro de nada, aprendiz de todo", como dice el refrán.
Pero no es una mala sensación, por el contrario, aspiro a vivir cada día del resto de mi vida con más sencillez, con menos apego, con más apertura de corazón y de mente, con pasión y compasión.
Que así sea.

domingo, 9 de noviembre de 2008

La crisis de Metrópolis

Ramón Fernandez-Durán es ingeniero, urbanista y un veterano activista ecologista y alterglobalizador, cuya voz -desde "La Explosión del Desorden"- siempre nos ha interrogado, nos ha hecho pensar sobre la realidad de este mundo y este tiempo. Ahora, Ramón prepara un nuevo libro, y nos escribe

Aquí os envío este último trabajo mio: "UN PLANETA DE METRÓPOLIS (en crisis)", que forma parte del libro en curso lento de redacción sobre crisis energética mundial y colapso civilizatorio. El texto realiza un recorrido por los procesos de urbanización mundial en los últimos cien años, y es una de las piezas del análisis del siglo XX, a la que se dedica una especial atención debido a la importancia de la dimensión espacial en el capitalismo global.

Pensaba que podía tener interés el difundir este texto, pues tiene contenido en sí mismo. Además, la crisis global multidimensional en marcha, de carácter financiero, económico, alimentario, climático y ecológico, con fuertes y deterninantes interrelaciones con la crisis energética mundial, a la que se suma la crisis de hegemonía de EEUU, se manifestará especialmente en las metrópolis, de ahí la importancia de conocer la realidad del "planeta de metrópolis" que preside la realidad urbana del siglo XXI.

Igualmente, un elemento fundamental de la actual crisis financiera internacional es su interrelación con la crisis inmobiliaria mundial, y aunque ésta se ha desarrollado especialmente en los últimos años, y no es el objeto específico de este texto, pues será analizada más adelante, el presente trabajo permite entender cómo a lo largo de las tres últimas décadas, principalmente, se sentaron las bases para el desmadre inmobiliario que ha sacudido, y sacude, gran parte del planeta.

jueves, 6 de noviembre de 2008

ESPERANZA

Esta hermosa palabra es -gozosamente- una de las que más se repite en estos días históricos.
Nos hacía mucha falta en medio de tantas malas noticias, de tantos nubarrones, de tanta tristeza.
El maestro Paulo Freire nos prevenía una y otra vez frente al fatalismo y nos recordaba con tesón el derecho a la esperanza, a soñar en un mundo mejor y trabajar por él.
Hoy me emocionan los rostros de tantos afroaméricanos -las lagrimas de Jesse Jackson- desbordados por la alegría, entregados a la esperanza de un gran cambio en su país y en el mundo.
No será tan fácil.
Probablemente vendrán tiempos difíciles, pues los retos a los que hacemos frente son muchos y muy grandes, y son muy poderosos quienes pretenden conducirnos a un futuro de oscuridad.
Nuestro pensamiento, nuestro discurso y nuestro trabajo como personas sensibles y como activistas sociales, no debe olvidar ni un instante el dolor de millones de personas y del propio planeta, no debe cejar en la denuncia de la avaricia y la maldad de quienes pretenden que el mundo continúe por la senda de la desigualdad, la injusticia, la exclusión, la violencia, la destrucción...
Pero necesitamos urgentemente la esperanza, recuperar la ilusión y la alegría, sin ellas no será posible construir otro mundo mejor.
Por eso creo que hoy es un buen día, y me entrego a la emoción de la esperanza con tantos y tantos millones de personas en todo el mundo.

martes, 28 de octubre de 2008

El grano de maiz

Un cuento egipcio sobre los personajes que construimos y que queremos dejar de sostener, que me envía José Ignacio Artillo:

"Un hombre es ingresado en un sanatorio para enfermos mentales porque se cree un grano de maíz.
Se pasa los días encerrado en la habitación, mirando el jardín, con la ventana cerrada, porque cree que los pájaros quieren comérselo.
Un año después, el médico entra en la habitación, y le pregunta como se encuentra.
" Bien, doctor, mucho mejor".
El médico se alegra de ver su energía, su optimismo y su convicción. Pero quiere convencerse.

"Bien, podría decirme quiene es usted".
" Pues me llamo Alí al rachid, soy un hombre que vive en el barrio tal y tal..."

"Muy bien, ha hecho tan grandes progresos que usted está ya curado. Hoy puede salir del centro y hacer vida normal. Disfrute como cualquier otro ser humano de los bienes que le ofrece el día a
día."
El hombre recoge sus cosas, se despide del personal, agradece los esfuerzos y abandona sonriendo su encierro de un año.
Pero poco después se escuchan gritos desagarradores en la puerta.
"Abran, abran por amor de dios!".
Le abren la puerta y él se dirige corriendo hasta su habitación, donde se encierra bajo llave.
Cuando le visita el médico, le pregunta.
"Pero hombre, qué le sucede. Si usted ya está curado. A ver, quien es usted?".

"Me llamo Alí al rachid, soy un ser humano y vivo en tal y tal..."
"Pero no ve como usted está curado. Ya sabe que no es un grano de maíz..."

"Sí doctor, yo sé que no soy un grano de maiz, pero los pájaros no lo saben...."

lunes, 27 de octubre de 2008

Cuatro esquinitas... (un instante mínimo)

La anciana cierra los ojos y suspira profundamente, mientras él le cepilla el cabello blanco.
Sus rasgos se relajan, los ombros se aflojan, se queda muy quieta, y el cepillo recorre lentamente, una y otra vez, los finos mechones.
Es el final del rito de todos los días, antes de acostarse.
"Ya vale".
"Solo un poquito más", dice ella.
La anciana vuelve a suspirar y canturrea una canción infantil, al ritmo de sus pasitos cortos, camino de la cama.
El la mira atento a cualquier tropiezo.
La abraza (la cabeza de ella sobre su corazón) y la besa.
La ayuda a tumbarse, arregla las sábanas, la arropa.
Y le da otro beso, antes de apagar la luz, mientras le dice: "no te olvides de rezar tus oraciones".

lunes, 20 de octubre de 2008

Miedo

Eduardo Galeano lo contaba muy bien (como casi siempre) en "Patas Arriba":

"Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo.
Los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo.
Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida.
Los automovilistas tienen miedo a caminar y los peatones tienen miedo a ser atropellados.
La democracia tiene miedo de recordar y el lenguaje tiene miedo de decir.
Los civiles tienen miedo a los militares, los militares tienen miedo a la falta de armas, las armas tienen miedo a la falta de guerras.
Es el tiempo del miedo.
Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo.
Miedo a los ladrones, miedo a la policía.
Miedo a la puerta sin cerradura, al tiempo sin relojes, al niño sin televisión, miedo a la noche sin pastillas para dormir y miedo al día sin pastillas para despertar.
Miedo a la multitud, miedo a la soledad, miedo a lo que fue y a lo que puede ser, miedo de morir, miedo de vivir."

El miedo es una fuerza poderosa que nos mantiene con la cabeza gacha y el corazón en un puño, paralizados.
De eso se trata.
Esta crisis económica que padecemos (¿cuantas van?) es un buen ejemplo.
Deberíamos estar en las calles protestando, negándonos a que se "salve", con miles de millones de dinero público (nuestro dinero, el de todas y todos), este sistema corrupto, desigual, injusto, explotador, depredador, escandaloso...
Pero estamos en casa muertos de miedo, pendientes de las noticias de la televisión, de la bolsa, del Dow Jones y el Ibex35, como si nos fuera algo en ello.
Miedo.

domingo, 12 de octubre de 2008

"Reglas de la táctica del poder" (recordando a Saul Alinsky)

“ No olvidéis nunca la primera regla de la táctica del poder: el poder no es solamente lo que tenéis, sino también lo que el enemigo cree que tenéis...

Esta es la segunda regla: no salgáis nunca del campo de experiencias de vuestra gente. Cuando, de hecho, una acción o una táctica es completamente ajena a su experiencia, provocáis en ellos confusión, miedo y deseos de marcharse. Esto significa también que la comunicación fracasó....


La tercera regla: salid del campo de experiencias del enemigo cada vez que podáis. Porque es la confusión, el miedo y el abandono lo que queréis provocar en él...


La cuarta regla, es poner al enemigo contra el muro de su propio evangelio. Por ahí lo podéis pillar, porque no podrá seguir respetando sus propias reglas como la Iglesia no puede vivir su cristianismo....


La quinta regla confirma la cuarta: el ridículo es el arma más poderosa que tiene el hombre....


La sexta regla es que una táctica es buena sólo si vuestra gente disfruta aplicándola. Si no se entusiasman es que en esta táctica hay algo que no funciona...


La séptima regla es que una táctica que se prolonga mucho en el tiempo se vuelve aburrida...


La octava regla consiste en mantener la presión, por diferentes tácticas u operaciones, y utilizar en provecho vuestro todos los acontecimientos del momento...


La novena regla es que la amenaza, por lo general, asusta más que la propia acción...


La décima regla: el principio fundamental de una táctica, es hacer que los acontecimientos evolucionen de tal manera que mantengan, sobre la oposición, una presión permanente que provoque su reacción...


La undécima regla es que llevando lo suficientemente lejos una desventaja, ésta se convierte al final en una ventaja...


La duodécima regla es que un ataque sólo puede tener éxito si tenéis preparada una alternativa constructiva...


La regla decimotercera: hay que elegir el blanco, inmovilizarlo, personalizarlo y concentrarse sobre él al máximo”.


Saul Alinsky. "Reglas para Radicales"

lunes, 6 de octubre de 2008

Las claves de la vida

Dice un viejo aforismo del budismo zen que hay tres claves para una vida plena: “Actuar sin finalidad, hacer bien lo que se está haciendo, no buscar la perfección sino la autenticidad”.
La primera, nos previene frente a la obsesión por los resultados de nuestra acción (como el poder, el dinero, el éxito, el reconocimiento de las otras personas, la felicidad...). Cuanto más perseguimos algo, más fácil es perderlo, alejarnos de ello.
En el mismo sentido, el poeta Kavafis en su "Viaje a Itaca" nos invitaba a disfrutar del camino, sin preocuparnos por la meta. El viaje es el fin.
Esto es difícil de aplicar en un mundo y un tiempo en los que los procesos solo son un trámite para llegar al producto. Quien no produce o no consume productos, no interesa.
La segunda clave nos recomienda centrar la atención en lo que hacemos, aquí y ahora, sea lo que sea, hacerlo "bien", con nuestros cinco sentidos.
Me recuerda el cuento del monje que alcanzó la sabiduría barriendo el monasterio, poniendo en ello todo su ser.
También es difícil seguir este principio en la era de la prisa, la saturación, la dispersión... con mil cosas reclamando a la vez nuestra atención, en este "mundo-zaping".
La tercera, nos dice que ha de ser el corazón, limpio, sincero, el que dirija nuestra acción.
La perfección es imposible de alcanzar, no existe, pero si existe la autenticidad de cada persona, de cada ser humano, con su mirada única del mundo y de la vida.
Es igualmente difícil actuar de esta manera cuando en nuestra sociedad se nos proponen e imponen continuamente modelos ajenos, normas, cánones, reglas, pautas... y la autenticidad es un valor a la baja.
Trato de traducir estas claves a la vida cotidiana, incorporarlas a mi sentir y mi actuar. Intento, torpemente, ser auténtico en lo que hago, poniendo en ello toda mi atención, sin pensar en el resultado.
Y, a veces, por un instante, llego a sentirme viento.

sábado, 27 de septiembre de 2008

Hablar de uno

Me resulta relativamente fácil hablar o escribir sobre la crisis, la política, la participación ciudadana... de cuestiones "públicas", que me afectan como miembro de esta sociedad.
Es mucho más difícil hablar -de viva voz y aquí en este blog- de lo que me ocurre y afecta como persona, hablar de uno mismo, de mis emociones, sentimientos, tristezas y alegrías.
Pienso que debe haber muchos tipos de mujeres, pero si parece cierto que éstas tienen -en general- mayor facilidad para compartir sus sentimientos, para hablar de ellas mismas, desde el corazón.
Los varones, por el contrario, parece que -también en general- nos guardamos las cosas, las emociones, para nosotros, como si fueran un rasgo de debilidad que es preciso ocultar para sobrevivir en esta selva.
Tengo un par de amigos que participan en grupos de "hombres por la igualdad", de los que tratan de aprender a construir una nueva masculinidad. Se reunen cada quince días para hablar de esas cosas que nunca se hablan entre hombres, de sus miedos, inseguridades, incertidumbres, sus pequeños y grandes sueños, logros y fracasos...
Cuentan que no es fácil, que estamos educados y criados a imagen y semejanza de Tarzán, puro machote, y que siempre hemos creido que compartir emociones y sentimientos es "mariconería". "Los hombres no lloran, hasta que tienen las tripas en la mano", nos decían cuando éramos niños.
También cuentan que se sienten mucho mejor cuando descubren que sus "debilidades"particulares son las de todos, que nos parecemos mucho, también en nuestros miedos. Y que no pasa nada -solo alivio y liberación- cuando podemos expresarlos y compartirlos con otras personas.
Se diría que no puede haber sino ventajas en el hecho de hablar de uno.
A pesar de parecerme tan claro, me sigue resultando difícil hablar de mi mismo (de hecho -una vez más- llevo 30 líneas evitándolo).
En los últimos seis o siete meses, me han ocurrido un montón de cosas que han movilizado -a veces como un terremoto- mis sentimientos y emociones.
Algunas, me están cambiando profundamente, de manera inevitable, convirtiéndome en alguien distinto ("¿Un capullo?¿Una mariposa?", que preguntaba -sobre si mismo- mi amigo Hilario) .
Solo unas pocas han llegado a este blog, atravesando muchas barreras.

lunes, 22 de septiembre de 2008

La Gran Crisis

Hace 35 años, decía Ivan Illich, en su libro "La Convivencialidad":

"Una Investigación pública y radical puede ayudar de manera significativa a muchos hombres a ganar cohesión y lucidez en la condena a un crecimiento que se juzga destructivo.
Seguramente sus voces se harán oír mejor cuando la crisis de la sociedad super-productora se agrave.
Sin formar partido, son los portavoces de una mayoría de la cual cada uno es miembro en potencia...
Para ser capaces de controlar la situación en un momento dado, estas minorías deben captar la naturaleza profunda de la crisis y saber formular, en un lenguaje que llegue, aquello que quieren, aquello que pueden y aquello que no necesitan.
Desde ahora, esas gentes pueden identificar las cosas a que renunciarán. La recuperación del lenguaje es el primer pivote de esta inversión política...
Más crecimiento conduce obligatoriamente al desastre, pero este presenta un rostro doble.
El suceso catastrófico puede ser el fin de la civilización política, o incluso de la especie “hombre”.
Puede ser también la Gran Crisis, es decir, la oportunidad de una elección sin precedente...
Será necesario entonces demostrar que el desvanecimiento del espejismo industrial presenta la oportunidad de elegir un modo de producción convivencial y eficaz."
¿Estamos ante la Gran Crisis? ¿Es el momento de elegir un modo diferente de producción convivencial y eficaz? ¿Contamos con minorias capaces de captar la naturaleza profunda de la crisis y convertirse en portavoces de las mayorías, formulando -en lenguajes claros- lo que queremos, lo que podemos, lo que no necesitamos?

lunes, 15 de septiembre de 2008

Simulación (no pasa nada)

Moisés dice: "¡Me cago en las formas!", y arremete contra la hipocresía y el cinismo que abundan en las relaciones personales, sociales y políticas.
Está aviado porque, en esta Sociedad de la Simulación (un nombre más para este tiempo que nos toca vivir), lo importante no es lo que es, sino lo que parece.
Simulación, disimulo, buenas formas, eufemismos... todo vale para ocultar la realidad, para hacernos creer que este es el mejor de los mundos posibles, para adormecernos con bonitos cuentos... chinos.
Nos venden humo. Ilusionismo social. Que parezca que somos felices. Que parezca que vivimos en una democracia. Que parezca que los derechos humanos son respetados. Que parezca que todo va bien. Que parezca que la fiesta del consumo y el derroche continúa y continuará por los siglos de los siglos.
¿Crisis? ¿Qué crisis?
Quienes (parece que) ostentan el poder temen, por encima de cualquier otra cosa, al conflicto social, a la rebelión de las masas, a que el personal despierte y reclame sus (supuestos) derechos, que le devuelvan la dignidad, la vida, el planeta... Es fundamental que parezca que nada ocurre, que todo sigue igual, que no hay problema, que esto es Hollywood.
Eso requiere que se gasten el dinero -fundamentalmente- en televisión y en armas.
La tele (con la publicidad como estandarte), herramienta fundamental para mantener la ficción, base esencial de la Sociedad del Espectáculo (otra caracterización de nuestro tiempo, y van...), maquina principal de simulación, que nos mantiene en casa, a salvo de la inseguridad de este mundo peligroso e incierto.
Las armas, por si es preciso recurrir a la represión, para evitar que las masas saqueen los centros comerciales (véase el Katrina), que la emigración (seducida por la televisión) asalte las fronteras, que nuestro mundo feliz sea amenazado.

domingo, 7 de septiembre de 2008

Cambio

El pasado mes de junio, le escuchaba a Joan Subirats -en una charla, aquí en Cádiz- preguntarse si estamos, como tantas veces hemos escuchado, en la "Era del Cambio" o no es más cierto que estamos ante un "Cambio de Era".
Vemos como se producen cambios en todos los órdenes de la vida, en las tecnologías, la economía y las formas de producción, en el medioambiente, la cultura, las relaciones sociales, en el trabajo, la estructura familiar,...y son cambios constantes, vertiginosos, que no parecen tener fin.
Cambios en lo macro y en lo micro, en lo global y lo local, que afectan a cada persona, a cada grupo, a cada organización, a cada comunidad social. No hay escape posible.
Nos enfrentamos a problemas y desafíos inéditos, de un alcance tal que podemos predecir que el mundo que resultará de todo esto tendrá poco o nada que ver con el que dejamos atrás, con el mundo que conocemos y hemos conocido en el pasado reciente.
Por eso, dice Subirats, parece más apropiado hablar de un "cambio de era", y en ello coincide con quienes, por ejemplo en América Latina, aseguran que estamos asistiendo a un "cambio civilizatorio".
Esos cambios continuos de la realidad nos someten a profundas tensiones. O somos capaces de cambiar, de superar nuestros miedos y resistencias, y convertimos el cambio en una oportunidad, en un recurso para transformarnos y transformar la realidad en la que vivimos, o los cambios nos desbordan y superan, nos convierten rápidamente en antigüallas, en residuos inútiles de otra época.
Para hacerles frente, no nos sirven las viejas respuestas del pasado, y carecemos de nuevos modelos, de referencias contrastadas, de respuestas establecidas. No tenemos otro remedio que inventar nuevas soluciones para los nuevos problemas y necesidades.
Hemos de aprender a pensar, decir y hacer las cosas de nuevas maneras. Y eso vale para todas las cosas, en el ámbito público y privado.
Sin duda, eso puede producirnos un gran vértigo, una sensación de atravesar el alambre sobre el vacío, sin agarres, sin referencias.
Pero, al mismo tiempo, también nos abre puertas y ventanas, nos hace mucho más libres para innovar, para imaginar y experimentar nuevas alternativas.
La creatividad -personal y social- se convierte en el recurso fundamental para construir un mundo nuevo.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Más sobre la Plaza

Durante los meses de julio y agosto hemos seguido protestando por el proyecto de construcción de un restaurante en la Plaza de Santa María del Mar.
Por aquello del verano y las vacaciones, algunos días hemos sido solo un puñado de personas las que nos hemos reunido -como se ve en la foto- pero no ha habido un solo martes sin que se manifestara en la plaza la voluntad ciudadana de preservarla para el ocio y recreo de la gente.
Con la llegada de septiembre el número de manifestantes se ha multiplicado, y el martes pasado ya éramos cerca de cien personas las que volvíamos a encontrarnos.
La reunión de tantas personas, una semana tras otra, refuerza nuestra cohesión, y el intercambio de opiniones hace que vayamos tomando conciencia de nuevos aspectos de esta reivindicación.
Por ejemplo, nos hacemos cada día más conscientes de que lo que defendemos no es solo una plaza, un espacio físico, sino el derecho y la necesidad de encontrarnos, de construir nuevas formas de relación entre quienes habitamos la ciudad, frente a quienes solo son capaces de ver en ella oportunidades de especulación y negocio.
Necesitamos oportunidades y espacios para la convivencia y la creatividad colectiva.
También comprobamos que quienes nos gobiernan se saltan sin pudor sus propias leyes y reglamentos, con el pretexto del desarrollo y el progreso de la ciudad, y no dudan en recurrir a la descalificación o el insulto para ocultar su falta de ética. Pero, tal vez, confían en la falta de memoria o en el desinterés y la apatía ciudadana, para volver a conseguir nuestros votos dentro de unos años.
Algo a destacar en este caso es el protagonismo real de la gente, la ausencia de partidos y organizaciones que lideren la protesta. En ello reside, sin duda, una razón fundamental de la continuidad de la reivindicación, que no se produciría si la gente se sintiera instrumentalizada por intereses partidarios.
La experiencia viene siendo tan valiosa -y sencillamente emocionante- para mucha de la gente que participamos en ella que nos preguntamos qué haremos el día que la alcaldesa se apee del burro, reconozca su error y renuncie a privatizar la plaza.
¿Qué pretexto encontraremos para seguir encontrándonos y compartiendo sueños e ideas?

Aquí puedes encontrar una colección de fotos de la reivindicación de la plaza

domingo, 31 de agosto de 2008

Regreso (de vacaciones)

Verano tras verano llegan las vacaciones con la expectativa de romper con la cotidianeidad y la rutina, hacer cosas diferentes, vivir nuevas experiencias y emociones... para encontrarnos a menudo con las mismas luces y sombras (u otras muy parecidas) que pretendíamos dejar atrás.
Mis vacaciones han estado cumplidas de baños de mar, largas siestas, apasionantes lecturas (Paul Auster, magnífico), tardes de olimpiadas y películas, puestas de sol de cine, anocheceres de amigos, cañas y vinos, amaneceres de amor (y sexo)... y también de soledades y miedos, penas y dolores, malhumores, desconciertos, incertidumbres, desencuentros y pérdidas...
(No hablaré de las pérdidas que el verano ha traído en este año terrible: "Ay! dosmilocho, dosmilocho...!")
Las vacaciones son como la vida misma, están hechas de la misma materia (yin y yang).
No es ésta una ocurrencia pesimista, es algo que no debemos olvidar para que la frustración no nos devore, para poder reconocer las luces sin que las sombras nublen nuestra mirada (y para que las ausencias no duelan tanto).
Tras recibir el alta médica, hacer limpieza general en mi rincón de trabajo y soltar lastre de viejos papeles y diversos objetos inútiles en los contenedores de la esquina, regreso de las vacaciones (como si volviera de un país lejano ¡y no me he movido de Cádiz!) y cargado de buenos propósitos para el curso que comienza (como todos los años).
Propósitos para ocuparme de mi salud (sin dejar que ella lo ocupe todo), para no dejar de marchar (casi todas las tardes) por el Campo del Sur, al son de la música (de Mercedes Sosa, por ejemplo), mientras me cruzo y observo a las gentes (tan diferentes, tan parecidas), para insistir en la meditación (en busca del silencio interior), para trabajar menos (o tal vez, para trabajar mejor: sin tensión, con pasión), para priorizar las cosas importantes, para no descuidar a los amigos ni los afectos, para no olvidar los atardeceres románticos (ni lo amaneceres tiernos), para no dejar que las injusticias y las penas (¡mundo loco!) secuestren la sonrisa, para encontrar ese orden que siempre se me escapa (cuanto más lo persigo)...
Para mirar la vida con ojos blandos y el corazón abierto (con-pasión, compasión).

lunes, 28 de julio de 2008

El Frente de Liberación de la Realidad

El fragmento que sigue es de una novela de ciencia-ficción titulada "Pequeños Héroes" escrita por Norman Spinrad en 1987:

“En definitiva, aquí estamos hoy, con suficientes robots de producción para sustituir a treinta millones de trabajadores, de los que se obtienen tres veces más productos de los que se pueden vender, y unos treinta millones de personas como tú, sin lugar donde guarecerse y preguntándose por qué...
-¿Estás diciendo que todos somos víctimas de una gigantesca estafa..?-preguntó.
-Así es –dijo Coopersmith, asintiendo con la cabeza-. Incluidos los idiotas que nos estafaron.
-Y el Frente de Liberación de la Realidad está para...¿para qué?- preguntó dudosa. Porque, ¿qué podía hacer un puñado de entusiastas en un sucio local de la Calle Lafayette para conseguir que retrocediera la gigantesca apisonadora de la historia?
-Para liberar la realidad lo mejor que podamos –contestó Coopersmith-.Para poner a nuestro pequeño diablillo electrónico a trabajar. Para destruir la viabilidad de la realidad oficial....En estos días, el sistema no es más que una inmensa red de software interconectada ¿no es cierto?¡Los bancos de datos, el sistema telefónico, los ordenadores de la Superintendencia de Contribuciones, los de los bancos, las ATMs, las redes de satélites, los registros de tarjetas de crédito, los de empresas de servicios públicos, la Bolsa, los intercambios comerciales, las pantallas electrónicas de noticias! Todo eso está en los bits y los bytes. Y donde hay bits y bytes, hay oportunidades para...
-¡Programas chinche! –exclamó Karen.
Coopersmith se echó a reír.
-¡Cientos de programas chinche, miles, millones , de chinches para el pueblo! Todos perforando la realidad oficial y convirtiéndola en un gran queso gruyere. Y cuando haya más agujeros que queso....
-La realidad se verá liberada!
-¡Renace el caos!
-Y entonces, ¿qué?- preguntó Karen.
Coopersmith miró a Leslie. Leslie miró a Coopersmith. Ambos con expresiones enloquecidas y ojos delirantes. Rieron como dementes y cantaron al unísono: ¡ENTONCES EMPIEZA VERDADERAMENTE LA DIVERSION!
-¿De veras estáis así de locos? –dijo Karen...”

Siempre me llamaron la atención en esta novela dos cosas: su anticipación de los virus informáticos (los "programas chinche") y de sus posibilidades como "arma" para destruir un sistema cibernetizado (como el nuestro), y -sobre todo- la existencia del Frente de Liberación de la Realidad, dedicado a abrir los ojos a la gente frente a la "realidad oficial".
No se si nuestro mundo presente se parece mucho al futuro que describía Norman Spinrad en 1987, aunque resultan sorprendentes muchos paralelismos, pero si creo que vivimos una época de la simulación, la apariencia y el eufemismo en la que la realidad está secuestrada por el poder y solo conocemos la "realidad oficial".
Pareciera que lo más importante sea mantener una precaria "paz social", a las masas tranquilas, a costa de maquillar u ocultar los datos de la descomposición de un sistema enfermo, insostenible, que hace aguas por todos lados.

jueves, 24 de julio de 2008

¿Cambio Social sin Cambio Personal?

La grande y la pequeña historia nos enseña que gran parte de los colectivos, asociaciones, organizaciones, movimientos sociales... se van al garete por factores que -sobre todo- tienen que ver con el protagonismo, la competencia, la falta de respeto, la intolerancia, el orgullo, la ausencia de diálogo, la descalificación... en suma, con un amplio muestrario de miserias personales.
Una de las formas tradicionales de crecimiento de las organizaciones y movimientos sociales ha sido y es la división: cuando no estamos de acuerdo, nos escindimos, cada cual por nuestro lado, convirtiéndonos
-a menudo- en enemigos, entrando en confrontación.
Parece evidente que cada persona, cada grupo, cada colectivo social tiene el derecho de pensar, decir y hacer lo que crea necesario para cambiar el mundo, sin someterse al pensamiento, al discurso o la acción de otras personas con quienes no se identifique.
Como la Naturaleza nos demuestra, la diversidad es riqueza, es fortaleza... aunque solo si es capaz de relacionarse entre si. El aislamiento -por el contrario- es el fin, supone la muerte.
Paulo Freire decía que la tolerancia es "la virtud de convivir con el diferente, para poder pelear con el antagónico. Porque si peleo con el puramente diferente de mi y dejo en paz al antagónico de nosotros, en primer lugar hago una pelea sin significación, y en segundo lugar me canso y pierdo la pelea con el antagónico, que es la pelea fundamental".
Aunque a muchas personas les cueste asumirlo, se acabaron los tiempos de los dogmatismos, los sectarismos, las imposiciones, las vanguardias visionarias poseedoras de La razón y La verdad.

Parece claro -especialmente en un mundo tan complejo- que el cambio social solo será posible como resultado de la convivencia y la cooperación de muchas fuerzas diversas del universo plural de los colectivos y movimientos sociales.
Así pues, el primer reto que enfrentamos para poder cambiar el mundo pasa por la aceptación de la diversidad y por
el aprendizaje del diálogo y la tolerancia, de la escucha y el respeto mutuo.
Pasa por un cambio personal y colectivo, de las personas y sus organizaciones.

lunes, 21 de julio de 2008

Los Torreznos

"Los Torreznos son un duo de exploración conceptual en el terreno social, político y de las costumbres más arraigadas.
Su punto de partida es la realidad más directa, incluida la familiar.
Los Torreznos son los Torreznos."

Esa es su autodefinición.
Pues eso... los Torreznos: Rafaél Lamata y Jaime Vallaure, que ya antes de 2000, "cuando se constituyen como Torreznos", habían formado parte -por separado y juntos- de otros colectivos de creación experimental y artística independiente, como la Zona de Acción Temporal o el Circo Interior Bruto.
Es difícil de explicar, pero todo se entiende más fácilmente si visitas su página, e incluso si te paseas por su blog.
Recomiendo encarecidamente detenerse un ratito en su página, en la sección "Trabajos", y echarle un vistazo a los pequeños videos con fragmentos de piezas como "Energía Española Normal", "La Noche Electoral", "El Dinero", o -mi preferida- "La Cultura", un retrato hiperrealista del discurso cultural al uso.
Me parece todo un reto -a estas alturas- hacer pensar al personal sobre el mundo que vivimos y hacerlo con/desde el más irreverente y subversivo sentido del humor.
Ellos definen su forma de trabajar como "la paradoja irónica; lo sencillo acaba generando cierto malestar difícil de definir. Siempre hay una segunda lectura."
Desde esta página, mi respeto y homenaje para estos arriesgados y valientes creadores contemporáneos (y sin embargo amigos).

lunes, 14 de julio de 2008

13 cambios necesarios para que cambie el Movimiento Asociativo


Hace 3 años, mirando la la realidad de nuestro tejido asociativo, escribí estas 13 notas, que han causado bastante escándalo allí donde se me ha ocurrido presentarlas. Hoy vuelvo a revisarlas, y me siguen pareciendo oportunas, no solo para mirar a las otras sino para servirnos de espejo y mirarnos directamente a la cara.

1. Dejar de pensar que todo lo hacemos bien, que eso de que participe poca gente en el Movimiento Asociativo, en nuestras asociaciones, es problema de la gente y no nuestro. No basta con la buena intención. Hay que estar dispuestas a revisar (y cambiar), con humildad y realismo, con sentido crítico, nuestra forma de pensar, nuestro discurso y nuestra práctica. Las personas que no estén dispuestas a cambiar, que dejen de perder el tiempo y se vayan a su casa.

2. Dejar de tocar de oído, de pensar que –porque sí, porque somos especiales- conocemos mejor que nadie a la gente para la que trabajamos y lo que la gente necesita. Preguntar y escuchar. Escuchar y preguntar. Antes, durante y después. Revisar el contenido y la formulación de nuestros objetivos (que, a mucha gente, le suenan a palabrería vacía).

3. Cambiar nuestros lenguajes, dejar de hablar en nuestra jerga, como si todo el mundo tuviera la misma información y nuestra forma de entender la realidad, y/o fueran tontas. Hablar en el lenguaje de la gente para la que trabajamos, el que hablamos para entendernos en la vida cotidiana.

4. Cambiar nuestra forma de trabajar. Trabajar juntas, escucharnos, no competir entre nosotras, complementarnos, trabajar en equipo. No a presidentes/as (y dirigentes/as) imprescindibles y vitalicios/as. Quienes dirigen las asociaciones tienen una tarea fundamental: trabajar para facilitar la participación de las demás. Sin participación, las asociaciones son una mierda. Participación, diálogo, negociación, consenso.

5. Dejar de darle coba a la Administración. Dejar de cuidar tanto las relaciones públicas “políticamente correctas”. Mimar nuestra independencia (lo que no quiere decir, tampoco, llevar siempre la contraria, sino decir lo que hay que decir cuando hay que decirlo). Mirar (escuchar, observar, oler, palpar, sentir...) mucho más a la gente por la que trabajamos. Menos despacho, más calle (más presencia –física, virtual...- allí donde están las personas que queremos convencer, movilizar, implicar...).

6. Dejar de pensar que lo sabemos todo, que la experiencia (larga) nos convierte en infalibles o que todo es cuestión de voluntad, de “echarle güevos”. Formarnos para hacer mejor lo que hacemos y para hacer nuevas cosas. Desaprender todos los viejos vicios acumulados (dogmatismos, sectarismos, dirigismos, verticalismos, centralismos, vanguardismos, burocratismos, y otros ismos). Aprender, con humildad, lo que haga falta para hacer mejor lo necesario.

7. Dejar de mirar a las otras asociaciones desde la desconfianza, cambiar la competición por la cooperación. Dejarse de protagonismos mediocres. Compartir información y recursos. Aprovecharse mutuamente. Apoyarse solidariamente. Todas estamos en la misma lucha: cambiar, mejorar el mundo que nos rodea. Trabajar en redes.

8. Dejar de creer que toda la gente sabe (o debe saber) lo que hacemos, por qué lo hacemos, para qué lo hacemos y para quien lo hacemos. Dar prioridad a la comunicación interpersonal y a la comunicación masiva, a las relaciones, a la comunicación entre miembros y a su comunicación con la gente a la que nos dirigimos.

9. Dejar de hacer cosas cutres. No todo vale en el trabajo voluntario. Cuidar la “calidad” de nuestros proyectos, su adecuación a las necesidades reales de la gente para la que trabajamos, su eficacia, sus resultados. Planificar y evaluar. No a la improvisación y la chapuza, si a la imaginación y la creatividad, si a la organización del esfuerzo.

10. Dejar de depender -casi por completo en muchos casos- de las subvenciones públicas. Al menos, empezar por cambiar el actual sistema de subvenciones (arbitrario, clientelista, opaco, burocrático, sectario...). Desarrollar fuentes de recursos propios (implicar a la gente para la que trabajamos), diversificar nuestras actuales fuentes de recursos, buscar nuevas fuentes. Garantizar, por todos los medios, la transparencia en la gestión de los recursos. Cada chanchullo, cada sinverguenza, nos agrede a todos.

11. Dejar de mostrar una imagen lastimera, mendicante, cutre, amargada y aburrida de las asociaciones (que no puede motivar a nadie). Abandonar la “mística” del sacrificio, reconocer que “nos va la marcha”, que nos gusta esto de juntarnos con otras personas para cambiar las cosas. Practicar el sentido del humor y la fiesta. Construir asociaciones alegres, marchosas y divertidas.

12. No tirar todo por la borda. No pasarse al otro extremo. No olvidarse de todo lo aprendido (malo....y bueno) en todos estos años (muchos) de vida del Movimiento Asociativo, de los Movimientos Sociales. Pero no esforzarse por mantener nada de lo que no sirve al cambio y la transformación social en este momento histórico que vivimos.

13. Abandonar todo prejuicio hacia las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación. Poner todo el cuidado respecto a la adecuación y la ética de su uso. Tomar al asalto las NTIC. Hacerlas nuestras. Incorporarlas a nuestra práctica diaria, convertirlas en aliadas de nuestra comunicación interna, de nuestra comunicación con la gente para la que trabajamos, con otras asociaciones y colectivos, transformarlas en una herramienta que facilite nuestra comunicación con el mundo.

jueves, 10 de julio de 2008

El Monje Sensible

Este cuento lo recoge Alejandro Jodorowsky en un libro (¡fantástico!) que se llama "Cabaret Místico":

"Un discípulo absorbe las enseñanzas de su viejo maestro y desarrolla, de manera excepcional, su sensibilidad.Como deja de acudir al templo donde él y sus camaradas suelen meditar cada día guiados por un sabio anciano, éste va a su casa y lo encuentra, sufriente, en cama.

-Muchacho, se te ve profundamente deprimido...¿Qué te sucede?


-Ay, gran maestro... mi sensibilidad está tan aguzada que se ha unido al planeta. Siento en mi carne todos los dramas: gente que muere de hambre, guerras, asesinatos, polución, drogas, niños explotados... no puedo más. Cada suceso negativo, aunque sea en el último rincón del mundo, se me clava como una aguja en la carne...

-¡Necio, has desarrollado la sensibilidad solo para captar lo negativo! Crees que ser santo es solo sufrir por el dolor de los otros, pero en este momento en el mundo están ocurriendo también multitud de cosas maravillosas... Tu cuerpo debería sentirlas como energéticas caricias... Nuestro planeta sigue girando alrededor del sol, una mitad en la noche y la otra en el día."


Y el cuento "viene a cuento" porque, quienes trabajamos en la acción social, en los movimientos sociales, tenemos la responsabilidad de contribuir a que, todos y todas, abramos los ojos y tomemos conciencia de los problemas del mundo, que son muchos y muy graves en este momento que vivimos.
Pero también es necesario que ayudemos a descubrir la otra cara, la de la solidaridad, la bondad, el amor, la alegría... la de la lucha por un mundo mejor.
Una cosa sin la otra conduce al fatalismo y la desesperanza, nos hace impotentes para realizar ningún cambio, para soñar y construir nada que merezca la pena.
Así pues, nos toca aprender a mirar de otra manera, a buscar -en medio de tanto dolor y miseria- las buenas noticias, las cosas maravillosas, los puntos positivos en los que apoyarnos para mover el mundo.

lunes, 7 de julio de 2008

En la duna (un instante)

Todo el mundo duerme.
Se levanta muy despacio y se viste en silencio.
No tira de la cisterna, para no hacer ruido.
Se enrolla un pañuelo al cuello, antes de abrocharse hasta el último botón del abrigo.
Sale al camino de grava, bordeado de cañas de bambú, que va hasta el portón.
Allí comienzan las dunas.
Las primeras luces difuminan las sombras.
Hace frío.
Camina con la manos en los bolsillos, tanteando sus pasos para no tropezar.
Deja el camino buscando el hueco de una duna escondida.
Se sienta en postura de meditación.
El viento de enero peina la arena.
Al fondo, el rumor constante y profundo del mar.
Deja vagar la mente hasta que se disuelve en la duna.
Respirando.

sábado, 5 de julio de 2008

PODER CIUDADANO

Estas pasadas semanas me ha tocado trabajar de nuevo los temas de la Participación Ciudadana a cuenta de los procesos que estamos apoyando, desde el CRAC en diferentes lugares.
En los últimos 15 años se han elaborado miles de reglamentos de participación, se han creado multitud de consejos sectoriales o barriales, se han puesto en marcha numerosos presupuestos participativos y no hay ayuntamiento que se precie que no cuente con una concejalía dedicada a la Participación Ciudadana.
Todo ello debiera haber transformado muchas poblaciones en espacios vivos de inteligencia colectiva y participación ciudadana.
Sin embargo -en mi opinión- no ha servido para producir un cambio significativo en el desarrollo de la democracia participativa, y, en la inmensa mayoría de nuestros pueblos y ciudades -más allá del color de quien gobierna- continúan predominando las formas autoritarias y verticales de entender y ejercer el poder político.
Es, como digo, algo que trasciende a la derecha o la izquierda: el poder se concibe como algo que se disputa y se gana -frente al adversario político- en cada cita electoral, y que tiene por objetivo controlar la mayor cantidad posible de decisiones en el máximo número posible de ámbitos de la vida colectiva.
Esa concepción acumulativa del poder, profundamente arraigada en la mentalidad de quienes gobiernan o aspiran a gobernar, es probablemente el principal obstáculo para el desarrollo real de la Participación Ciudadana.
Apostar por ella, por la democracia participativa, implica otra manera de entender y ejercer el poder: como algo que se comparte y se reparte, un poder que es tanto más fuerte cuantas más personas participan en la construcción colectiva de las decisiones y en su ejecución.
Quienes nos gobiernan son escasamente demócratas, aunque pasen por las urnas cada cuatro años, y suelen tener mucho miedo a la Participación Ciudadana, a compartir el poder, a tener que dialogar y negociar las decisiones, a perder el control de la situación.
Mientras tanto, en la inmensa mayoría de los casos, la Participación Ciudadana es una expresión vacía, un eufemismo más en esta sociedad de la simulación y la apariencia en la que lo importante es que "parezca que pasa", aunque realmente no pase nada .

miércoles, 25 de junio de 2008

CONSTRUIRAN PODER SOCIAL (Las Nuevas Asociaciones. y 14)

Las nuevas asociaciones no se percibirán a si mismas como testimoniales o marginales, sino como parte de una red social formada por miles y miles de grupos como el nuestro, cuya influencia y capacidad de acción, cuyo poder colectivo es evidente. Las nuevas asociaciones serán conscientes de su dimensión política.

Su visión del mundo y de las relaciones humanas, cargadas de valores, se proyectará en su discurso y en su práctica, con toda nitidez, sin concesiones.

No serán partidos políticos, pero influirán y condicionarán a los partidos políticos, que no tendrán otro remedio que negociar con ellas. Los partidos políticos también habrán cambiado, convirtiéndose en “plataformas de articulación política” de los grupos y colectivos más diversos, en “alianzas sociales”.

En ocasiones las NNAA alentarán y respaldarán proyectos políticos concretos, o la negociación con las organizaciones partidarias les llevará a asumir responsabilidades concretas en la gestión política, pero siempre será desde el compromiso con la participación y el permanente control social.

La construcción de un nuevo poder social -para construir Otro Mundo Posible- implicará sin duda riesgos y amenazas: ¿cómo evitar los intentos de manipulación, cooptación, fragmentación, desmovilización, eliminación...?

Las NNAA seguirán siendo espacios “alternativos”, que propondrán alternativas, cambios y transformaciones sociales, y por ello mismo seguirán siendo incómodas para los poderes establecidos y los poderes –más o menos- ocultos.

miércoles, 18 de junio de 2008

Hanna

El sábado pasado celebrábamos en Los Caños de Meca la fiesta de Hanna, que ya ha cumplido 8 meses y de la que soy el "primer padrino" (laico) de una larga lista de fans.
La fiesta fué un alarde de amigos y amigas, de niñas chicas (Luna, Minerva...) con madres ya talluditas, de chuletas a la brasa y cerveza, de dulces, de viejas músicas (¡¡Horacio Guaraní, Paco Ibañez!!) recordadas por el tito Antonio, y de nuevas canciones para Hanna, construidas por la asamblea de las mujeres... todo ello en un día precioso, lleno de luz y de brisa marina.
Hanna nos tiene a todos y todas loquitos, empezando por su madre, Paki, que no tiene tiempo más que para ella.
No es extraño pues la niña -como se puede ver- es preciosa, tremendamente curiosa (su mirada penetrante de ojos negros observa todo lo que se mueve), enormemente simpática (no para de sonreir y reirse), muy mimosa (se queda muy quieta cuando le das besitos), en fin, un bombón de piel canela.
La traigo a este blog no solo por sus propios méritos sino porque llevamos una larga racha de amigos y amigas, de gente querida que se va al cielo de la gente buena y, como en el cuento de "el Monje Sensible", no podemos dejarnos llevar por el dolor y la tristeza sin buscar la vida, la luz y la alegría que también existen a nuestro alrededor. Y Hanna es todo eso, en estado puro.

video
Nota: la "voz en off" es la mía, con ese tono "chocheante" y algo ridículo con que solemos hablar a las niñas y niños chicos.

domingo, 15 de junio de 2008

Frank Delgado

Estas páginas del blog se están poniendo -de un tiempo a esta parte- muy serias, así que nada mejor que la música para cambiar de onda.
Os regalo a este tremendo trovador, de la "novisima trova cubana", poco conocido y difundido tal vez por su sentido crítico y su heterodoxia que lo hacen un tanto incómodo para muchos .
Lo descubrí en La Habana hace unos años, a través de los jóvenes que cantaban -medio subterraneamente- sus canciones.
Lo busqué -sus discos- por toda la ciudad, durante todo un día, infructuosamente, comprobando que no es santo de la devoción del poder, tampoco en su propio país.
Me gusta su mirada crítica, su sentido del humor, su romanticismo alegre. Me pone de buen humor y me da pellizcos en la conciencia, que vienen muy bien de vez en cuando.
El tema que copio, "Con la adarga al brazo", está dedicado al Che Guevara y es uno de esos pellizcos que digo.

En You tube se pueden encontrar muchas de sus hermosas canciones y aqui podéis conocer más acerca de él.

viernes, 13 de junio de 2008

ORGANIZACIONES RELACIONALES (Las Nuevas Asociaciones.13)

La visión relacional de la organización y de su acción, la interacción con otros actores sociales, la creación de sinergias, el reforzamiento de las redes sociales... será una obsesión permanente de las NNAA.

Su trabajo asociativo se desarrollará en base a la potenciación y el aprovechamiento de todas estas relaciones y contactos; sus proyectos revelarán una trama de complicidades establecidas para actuar sobre la realidad social, para transformarla.

Algunas de las capacidades y habilidades principales de las NNAA tendrán que ver con la negociación, la construcción de consensos, la articulación de redes de relaciones e intereses mutuos que hagan posible el desarrollo de los objetivos y de las intervenciones de la organización.

No se trata de cooperar con todos, con todos los actores, con todas las asociaciones... ni será posible, ni será socialmente eficaz, ni coherente.

Con muchos actores sociales y organizaciones, compartimos valores, objetivos, destinatarios/as, intereses, necesidades, territorios... nuestros puntos comunes son muy superiores y más importantes que nuestras posibles diferencias. Con otros, sin embargo, nos separan diferencias y antagonismos que hacen imposible la cooperación.

La identidad de las NNAA será multifacética, como una colcha de fragmentos de telas diversas, la suma de “identidades compartidas” con otras organizaciones o actores sociales. Y ello no supondrá pérdida alguna de identidad, por el contrario, ésta se construirá a partir de las relaciones, serán ellas quienes hablen de lo que serán las NNAA.

Este enfoque relacional, esta apuesta por la relación y la cooperación con otros actores sociales no supondrá ambigüedad en los valores ni en las prácticas, las NNAA serán relacionales y, al mismo tiempo, críticas, consigo mismas y con los demás.

La participación está absolutamente reñida con la subordinación y exige independencia. Cooperación sin complejos, de igual a igual, desde la conciencia del poder y la legitimidad social de las asociaciones, en condiciones de horizontalidad.

lunes, 9 de junio de 2008

La Plaza y el Pleno

Acudí, el viernes pasado, al Pleno del Ayuntamiento de Cádiz en el que se trataba el tema de la plaza de Santa María del Mar, que ya he comentado en este blog, y en el que varios vecinos habían solicitado intervenir para exponer su opinión.
Tiene mucho mérito aguantar las más de siete horas que duró el pleno, para poder hablar -en el turno de los ciudadanos- a las 16,30 horas. Toda una prueba de resistencia.
¿Será eso lo que pretenden al poner las intervenciones y preguntas de los ciudadanos a última hora, tras 32 "puntos del orden del día" y 6 "urgencias"?
¿De verdad les interesa a los señores y señoras concejales saber lo que piensa la gente para la que trabajan?
El caso es que tuvimos que aguantar, ¡durante siete horas!, el rifirafe, los insultos y descalificaciones mutuas entre el equipo de gobierno y la oposición. Todo un ejemplo de respeto y democracia, por cierto: dos de las palabras más utilizadas en el pleno y menos practicadas allí.
Pienso que sería muy bueno dar mayor difusión a estos plenos, invitar a la gente a acudir a ellos, porque resultan todo un curso acelerado de: "como está el patio".
Si esas personas que nos representan (en el gobierno municipal y en la oposición) actúan de esta manera zafia y maleducada, sin escucharse, sin el mínimo respeto, no resulta extraño que la gente aborrezca cada vez más de la política. Para echarse a llorar.
Nuestra alcaldesa, Teófila Martinez, que preside el pleno y debería dar ejemplo y evitar tanto despropósito, usó y abusó de la palabra todo lo que quiso, descalificó, insultó, gritó (¿no puede hablar en un tono más sosegado, sin reventar los altavoces?).
Pero, volviendo al tema de la plaza, el tratamiento de este punto en el orden del día no fué muy diferente de lo dicho hasta ahora: un pimpampum entre el equipo de gobierno y la oposición, echándose los trastos mutuamente. La oposición reprocha al equipo de gobierno la ilegalidad del proyecto. El equipo de gobierno reprocha a la oposición las ilegalidades que hicieron cuando gobernaban. Pero, de la plaza, de lo que se va a hacer en ella, nada.
Palabras vagas de la señora Alcaldesa y del concejal de urbanismo, señor Romaní. No nos enteramos de si van a hacer o no el restaurante. Hablan de un nuevo proyecto, dicen que han escuchado a los ciudadanos (¿a quienes? ¿donde están esos ciudadanos? ¿a quien representaban?), se ponen medallas por que son "capaces de rectificar" (y no como los contrarios), piden confianza y dicen que vamos a estar encantados con el nuevo proyecto. Pero no dicen si van a hacer o no el restaurante.
La Alcaldesa aprovecha para decir que quienes nos manifestamos somos una minoría y que hay una "mayoría silenciosa" que no se ha expresado. O sea, en otras palabras, que le sienta fatal que nos manifestemos los martes y no sabe como desautorizarnos y ningunearnos.
Pero no dice que va a pasar con la plaza.
El portavoz de los vecinos leyó, a las 16,30, un manifiesto que se difundió en la última concentración y que está publicado en la página web que se ha creado para apoyar la reivindicación de la plaza.
Y nos fuimos a casa con la convicción de que hay que seguir concentrándonos en la plaza los martes a las 20,30, hasta que tengamos la seguridad de que el restaurante no se va a hacer, sin fiarnos un pelo de estos políticos, tan "respetuosos" y "democráticos".

lunes, 2 de junio de 2008

Educar (nos) en la Afectividad

Este fin de semana hemos celebrado el IV Encuentro de Educación para la Participación (IVEEPA!!) que, como su nombre indica, es un espacio y un tiempo en el que, desde hace más de cuatro años, nos venimos encontrando (primero en Cádiz, luego en Cáceres, más tarde en Tenerife y ahora de nuevo en Cádiz) personas y colectivos de distintos lugares que compartimos el objetivo de impulsar la participación social, el "empoderamiento" ciudadano, y tratamos de hacerlo desde la "acción educativa" (una educación que no se limita a los "sistemas educativos" sino que se proyecta a toda la sociedad, a todos los sectores, a todas las edades, a todas las personas: aprender a participar, con las otras personas, para transformar el mundo -personal, local y global-).
En esta ocasión, el lema y eje del encuentro era: "ParticiPASIÓN: Educar (nos) en la Diversidad", porque nuestra realidad -personal, local y global- es cada día más diversa y compleja y hemos de aprender a participar en ella.
Como en las ocasiones anteriores, el encuentro ha sido un "éxito" en opinión de las más de 50 personas que hemos participado y nos despedíamos ayer entre abrazos y besos, citándonos para un nuevo encuentro (VEEPA!!) en Zafra, en mayo de 2009.
No voy a extenderme en contar las "sin-clusiones" del encuentro, para ello hay otros espacios más adecuados (incluidos los de otras personas que participaron, como Jon, o Neyda) pero si quiero dejar constancia aquí del re-conocimiento unánime de la importancia que tienen, para los procesos participativos y de organización social, la subjetividad, los sentimientos, las emociones, los afectos...
En el encuentro se ha hablado de "feminizar" nuestras organizaciones y nuestras luchas sociales, de superar el modelo "patriarcal y machista" (vertical, autoritario, impositivo, productivista, colonizador, sectario, excluyente...) en el que hemos venido asentándolas.
La construcción de otro mundo posible no es solo cuestión de razones y convicciones, es también -y sobre todo- cuestión de personas y corazones.
Ningún cambio social es posible si no cambiamos las personas que hemos de producirlos (y que formamos las organizaciones sociales).
Y ese cambio personal solo es posible si, además de la cabeza, pasa por el corazón.
Esta percepción se hace más y más potente en cada nuevo encuentro, y por eso el próximo ya tiene un lema y eje temático provisional, aprobado por aclamación general: "Educar (nos) en la Afectividad".
Porque, hablando de cambio social, no hay "efectividad" sin "afectividad".

martes, 27 de mayo de 2008

ORGANIZACIONES ENREDADAS (Las Nuevas Asociaciones.12)

El trabajo en red será la forma habitual de trabajo y organización. Las nuevas asociaciones estarán completamente interrelacionadas, interconectadas, enredadas con el tejido asociativo y social de su entorno.

Primarán las relaciones con las asociaciones y colectivos más cercanos de su ámbito de especialización temática, con las más afines o complementarias dentro de su territorio local.

Los proyectos de cada asociación se insertarán en proyectos más amplios, de desarrollo local o comunitario, con una visión más estratégica y la participación de distintas organizaciones.

Las redes y formas de coordinación serán dinámicas, ágiles y flexibles, con estructura y burocracia mínima, prestarán muchos servicios comunes útiles a las asociaciones, potenciando y aprovechando las sinergias.

Existirán mecanismos fáciles y ágiles para la comunicación global y para la participación en procesos globales, campañas, reivindicaciones, denuncias, propuestas...

viernes, 23 de mayo de 2008

La Plaza

Cerca de mi casa, en el Paseo Marítimo, hay una plaza con una gran Rosa de los Vientos en su centro, la de Santa María del Mar, desde donde pueden contemplarse unas espectaculares puestas de sol y una de las vistas más bellas de Cádiz.
Será por eso que un avispado empresario hostelero pretende construir un restaurante allí en medio, con dinero de los presupuestos públicos, la complicidad del Ayuntamiento de Cádiz y contra lo que dice la Ley de Costas y la propia Reglamentación Urbana.
Todo esto no es -desgraciadamente- nada original. Solo un ejemplo más de tantos abusos y corruptelas que están destruyendo los espacios naturales y nuestras ciudades en nombre del desarrollo y en beneficio de unos pocos.
Menos frecuente ha sido la reacción de vecinos y vecinas.
Alguien, por su cuenta, convocó a través del correo electrónico una concentración de protesta en la plaza y los mensajes rebotaron de aquí para allá.
El primer martes nos reunimos cerca de un centenar de personas, y el empresario declaró que "eramos un puñado de viejos y hipies". Eso contribuyó a que el martes siguiente fuéramos más de trescientas.
Los periódicos vienen cargaditos de cartas al director, en las ediciones digitales se multiplican los comentarios, a favor y en contra, y los pliegos de firmas se han extendido por asociaciones y comercios.
Los partidos de la oposición se suben al carro. La Alcaldesa se defiende y habla "del progreso, el turismo y los puestos de trabajo". El empresario no para de echar exabruptos.
Pero los vecinos y vecinas siguen erre que erre. Que no quieren que se privatice la plaza, que prefieren que los niños sigan corriendo y patinando por ella, y sentarse a contemplar el atardecer, pasear a los perros, hacerse arrumacos las parejitas cuando la noche ha caido, mirar las estrellas, o soñar largos viajes en los barcos que cruzan el horizonte.
Seguiremos informando.

miércoles, 21 de mayo de 2008

SERAN ORGANIZACIONES SOSTENIBLES (Las Nuevas Asociaciones.11)

Serán más fuertes y sabias en sus relaciones con las instituciones gubernamentales e intergubernamentales, estarán mucho mejor preparadas para negociar. Negociarán bien y conseguirán mayores recursos públicos de los que harán una “gestión social eficaz”.

Primará en su gestión la economía del uso, frente a la lógica de la acumulación. La austeridad, la rentabilización y el reciclaje de sus recursos, buscando un reaprovechamiento permanente, no tendrá nada que ver con el cutrerío.

Las NNAA exigirán, y se auto-exigirán, transparencia en el manejo de los recursos económicos. Las auditorías públicas se generalizarán, los/as miembros tendrán un acceso permanente a la cuentas.

Compartirán muchos gastos y recursos con otras asociaciones y organizaciones, abaratando costes y aprovechando los medios existentes. Existirán espacios y equipamientos compartidos, de la misma forma que se compartirán servicios, canales...

Crearán fuentes propias de financiación y sostenimiento, mediante la prestación de servicios, la comercialización de productos, la realización de actividades diversas, las donaciones particulares, etc.

Se podrán en marcha muchas empresas de Economía Social, vinculadas al sostenimiento de los proyectos asociativos, a la prestación de servicios comunes, etc. Esto supondrá la superación de muchos complejos y prejuicios ideológicos, como aquél que dice que cualquier transacción económica es “sucia” por naturaleza.

Las NNAA habrán conseguido un marco tributario y legal más adecuado, resultado de su presión colectiva sobre los poderes públicos y de la utilización de todos los recursos y recovecos legales.

El “valor económico” de los movimientos sociales, del Tercer Sector, el movimiento asociativo, su significación como actor económico crecerá. Mejorará su situación en relación con otros actores económicos.

viernes, 16 de mayo de 2008

Joe Sacco

Joe Sacco es un periodista de los EEUU, nacido en Malta, que dibuja lo que ve y lo que vive en sus viajes a algunos de los lugares más "calientes" del planeta: Palestina, la antigua Yugoslavia...
Su mirada -y su dibujo- es implacable: nos muestra una realidad brutal e injusta en la que los que más sufren son siempre los más débiles, mientras los demás miramos para otro lado.
Palestina es también el nombre de uno de sus trabajos más conocidos en el que narra -en forma de comic- su viaje durante dos meses por la Franja de Gaza, durante la Primera Intifada contra la ocupación israelí, entre 1990 y 1992.
Su estilo nos recuerda mucho al comic underground américano y al maestro Crumb, con mayor intención política.
También es autor de Gorazde y otras obras dedicadas al conflicto en la antigua Yugoslavia.
Sus comics nos hablan de la vida cotidiana, de los miedos, las frustraciones, los sueños rotos, la tristeza y también la esperanza de las gentes corrientes.
Probablemente, en ello resida la intesa fuerza de sus obras.
Un ejemplo destacado de eso que venimos señalando desde algún tiempo: las grandes potencialidades del comic para sensibilizarnos y ayudarnos a entender un mundo cada vez más difícil.

miércoles, 14 de mayo de 2008

LA ESTRATEGIA DEL CAMALEON (Las Nuevas Asociaciones.10)

La norma será la flexibilidad. Un mismo proyecto solidario podrá disponer de varias formas jurídicas al mismo tiempo. Utilizará una u otras según la necesidad de cada caso, con criterios de agilidad y eficacia, con coherencia ética. En el plural y diverso socio-sistema de las NNAA habrá todo tipo de fórmulas y combinaciones.

Las nuevas asociaciones se distinguirán por lo que hacen y cómo lo hacen, no por su personalidad jurídica. Eso hará más difusos y confusos los límites “legales” (que nunca fueron particularmente significativos) y hará más necesario un esfuerzo de reconocimiento mutuo entre las asociaciones y organizaciones.

Esa mezcla de personalidades no será sino un reflejo de las múltiples interconexiones y contaminaciones mutuas entre organizaciones. Las NNAA establecerán vínculos entre ellas, participando miembros de unas en otras y viceversa, trenzando la trama de las redes.

La burocracia será combatida continuamente, de manera sistemática, buscando la sencillez y economía de los procesos. La adaptabilidad de los procedimientos a los cambios de la realidad, para facilitar el desarrollo de las acciones, será constante.

La agilidad en la respuesta y capacidad de acción serán otros valores añadidos propios de las organizaciones solidarias (a diferencia de las empresas que se movilizan cuando afecta a sus intereses, y a las administraciones públicas, enormes dinosaurios burocráticos de lenta reacción).

Organizaciones “pegadas al terreno”, camufladas, insertas en el mismo tejido social, en el entramado de organizaciones y actores.