jueves, 3 de abril de 2008

De Corazón


Pues si, el corazón me ha dado un aviso.
Un "infartito" (en recuerdo al "cancerito" de Tomás R. Villasante) para recordarme lo frágiles que somos los seres humanos.
Los compañeros dicen que me tomo el trabajo muy "a pecho", así que tendré que aprender a "parar, templar y mandar", que son las claves del buen toreo.
El caso es que esta experiencia de 10 días en el hospital me ha servido también para tomar conciencia de la cantidad de gente que me quiere.
No es que no lo supiera antes pero es impresionante cuando uno recibe tanto cariño al mismo tiempo.
Quisiera, desde aquí, dar las gracias -"de corazón"- a todas esas personas.
Vuestras llamadas, los mensajes, las visitas... han sido una fantástica medicina, la mejor de todas.
Os quiero mucho y hoy me siento "millonario" de afectos (de lo otro, ni hablamos ¿a quién le importa, cuando se tienen tantos amigos?).

2 comentarios:

  1. Corazón, ¿no habrá sido el blog?

    IVEPA en Cádiz, 30 de mayo a 1 de junio.

    Cuídate sin cambiar, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. medicina social, colectiva. Ahí va la mía, Fuerte abrazo y besote Fernando!!!!!!

    ResponderEliminar