jueves, 10 de julio de 2008

El Monje Sensible

Este cuento lo recoge Alejandro Jodorowsky en un libro (¡fantástico!) que se llama "Cabaret Místico":

"Un discípulo absorbe las enseñanzas de su viejo maestro y desarrolla, de manera excepcional, su sensibilidad.Como deja de acudir al templo donde él y sus camaradas suelen meditar cada día guiados por un sabio anciano, éste va a su casa y lo encuentra, sufriente, en cama.

-Muchacho, se te ve profundamente deprimido...¿Qué te sucede?


-Ay, gran maestro... mi sensibilidad está tan aguzada que se ha unido al planeta. Siento en mi carne todos los dramas: gente que muere de hambre, guerras, asesinatos, polución, drogas, niños explotados... no puedo más. Cada suceso negativo, aunque sea en el último rincón del mundo, se me clava como una aguja en la carne...

-¡Necio, has desarrollado la sensibilidad solo para captar lo negativo! Crees que ser santo es solo sufrir por el dolor de los otros, pero en este momento en el mundo están ocurriendo también multitud de cosas maravillosas... Tu cuerpo debería sentirlas como energéticas caricias... Nuestro planeta sigue girando alrededor del sol, una mitad en la noche y la otra en el día."


Y el cuento "viene a cuento" porque, quienes trabajamos en la acción social, en los movimientos sociales, tenemos la responsabilidad de contribuir a que, todos y todas, abramos los ojos y tomemos conciencia de los problemas del mundo, que son muchos y muy graves en este momento que vivimos.
Pero también es necesario que ayudemos a descubrir la otra cara, la de la solidaridad, la bondad, el amor, la alegría... la de la lucha por un mundo mejor.
Una cosa sin la otra conduce al fatalismo y la desesperanza, nos hace impotentes para realizar ningún cambio, para soñar y construir nada que merezca la pena.
Así pues, nos toca aprender a mirar de otra manera, a buscar -en medio de tanto dolor y miseria- las buenas noticias, las cosas maravillosas, los puntos positivos en los que apoyarnos para mover el mundo.

5 comentarios:

  1. Falta nos hace, lo de encontrar miradas optimistas, con la que está cayendo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por haberme escrito con el link. No te imaginas como me ha venido de bien leer esto, justo hoy. Parece que eres un poco brujo :) Bss

    ResponderEliminar
  3. Me alegro mucho Neyda!
    Y...¿por qué te he mandado el aviso? ¿será que hay un "sexto sentido" que nos avisa de cuando necesitan un empujoncito otras personas? ¿formará parte de esas "cosas maravillosas" que nos hacen ver el lado luminoso de la vida y el mundo?
    Un besote gordo

    ResponderEliminar
  4. Es muy cierto, con lo aml q esta el mundo hay q esforsarce por ver las cosas hermosas de la vida, aunque muchas veces se nos complica hacerlo....

    ResponderEliminar
  5. Me recuerda al libro del Monje y el Ferrari en cierta forma, lo importante es tomar conciencia ante los cambios que hay en el mundo tanto injustos como justos, las gafas las tenemos que poner para dar luz y apoyo a los demás, todos tenemos optimismo,ganas de colaborar y pasión por hacer cosas y aportar cada día algo bueno para uno mismo y para los demás.

    ResponderEliminar