lunes, 22 de septiembre de 2008

La Gran Crisis

Hace 35 años, decía Ivan Illich, en su libro "La Convivencialidad":

"Una Investigación pública y radical puede ayudar de manera significativa a muchos hombres a ganar cohesión y lucidez en la condena a un crecimiento que se juzga destructivo.
Seguramente sus voces se harán oír mejor cuando la crisis de la sociedad super-productora se agrave.
Sin formar partido, son los portavoces de una mayoría de la cual cada uno es miembro en potencia...
Para ser capaces de controlar la situación en un momento dado, estas minorías deben captar la naturaleza profunda de la crisis y saber formular, en un lenguaje que llegue, aquello que quieren, aquello que pueden y aquello que no necesitan.
Desde ahora, esas gentes pueden identificar las cosas a que renunciarán. La recuperación del lenguaje es el primer pivote de esta inversión política...
Más crecimiento conduce obligatoriamente al desastre, pero este presenta un rostro doble.
El suceso catastrófico puede ser el fin de la civilización política, o incluso de la especie “hombre”.
Puede ser también la Gran Crisis, es decir, la oportunidad de una elección sin precedente...
Será necesario entonces demostrar que el desvanecimiento del espejismo industrial presenta la oportunidad de elegir un modo de producción convivencial y eficaz."
¿Estamos ante la Gran Crisis? ¿Es el momento de elegir un modo diferente de producción convivencial y eficaz? ¿Contamos con minorias capaces de captar la naturaleza profunda de la crisis y convertirse en portavoces de las mayorías, formulando -en lenguajes claros- lo que queremos, lo que podemos, lo que no necesitamos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario