viernes, 26 de diciembre de 2008

AUSENCIA

Ayer se fué Inma, una gran mujer, buena y generosa, que nos dió muchas lecciones de amar.
Otra ausencia.
Este 2008 ha sido un año terrible de pérdidas -Mamá, Carlos, Antonio, Max, Trini, Inma...- y todas dejan en nuestro corazón una huella de tristeza.
No lloramos por quienes mueren, que dejan de sufrir, que descansan en paz. Lloramos por quienes les perdemos, por nosotros, por el hueco que dejan en nuestras vidas.
Ya no sentiremos sus abrazos, su voz, su sonrisa, su calor, su cariño...
Hace un tiempo, cuando era más jóven, pensaba que la añoranza de los ausentes en Navidad era algo forzado, artifical, un tópico. Hoy siento como un puño la tristeza de su ausencia, y es la alegría de estas fiestas la que me parece forzada y absurda.
Hay otras miradas diferentes para esta misma realidad que nos duele.
Pr ejemplo, el reconocimiento de todo lo que nos dieron quienes hoy nos faltan.
Estamos hechos de la suma de todas las huellas que dejaron en nosotros quienes nos amaron, quienes nos enseñaron a mirar, a caminar, a reir, a amar la vida.
En realidad, no están ausentes, están en nosotros, en nuestra memoria, en el recuerdo, pero también en nuestras palabras, nuestros gestos, nuestros sueños, en todo lo que nos dejaron.
La canción triste y maravillosa de Cesaria Evora suena en su recuerdo.

2 comentarios:

  1. He llorado por Inma, no la conocía personalmente, pero Nené y tú nos habeis hablado tanto de ella que era parte nuestra tambien. Parece que el 2008 tiene guadadas aún sorpresas, ¡que se vaya ya! y si es posible, a tomar por culo, coño. Ojalá, OJALÁ este año que entra venga con buenas intenciones, yo, por si acaso, voy a tomarme las doce uva de rigor, cosa que no hice el año pasado, y no veas como ha sido.

    ResponderEliminar
  2. Querido Esú,
    Tus mensajes también son una luz en medio de las ausencias y la tristeza.
    Si, este año ha sido duro y no lo vamos a echar de menos. La pérdida de Inma, aunque la esperábamos, ha venido a remachar el clavo.
    Haz el favor de tomarte las uvas, yo también lo haré con los mejores deseos para 2009 y tendré en mi recuerdo a toda la gente querida, como tu, como vosotros, que formáis parte de las luces que nos hacen ver que, junto a las sombras, también hay muchas cosas por las que vivir y alegrarse.
    Un puñadito de alegría para ti.

    ResponderEliminar