domingo, 28 de diciembre de 2008

LUCES

Manuel Vicent recomienda hoy en su columna de EL PAIS, "recordar sin desgarro ni melancolía, suave y armoniosamente las cosas agradables que te hayan sucedido este año, como quien sale al huerto de atrás a recoger los frutos que ha dado cada estación, puede ser un ejercicio necesario de supervivencia cuando todo parece que se desmorona a tu alrededor."

Las sonrisas de Nené, su ternura, sus cuidados, la Bahía de Cienfuegos, La Habana de noche, el cariño de los amigos, sus visitas, las de Jose y Cris, la de Jesús y Olguita con Manuel, los abrazos de Pablo, los ojos de Hanna, sus juegos, la alegría de Paki, las manos de Inma, el jamón de Jose, la voz llena de luz de Clara, su generosidad en los momentos duros, la generosidad de Jose (de todos mis "Joses"), la generosidad de Ana, la respuesta de los amigos (Oscar, Raúl...), las llamadas de Marco y de Tato, una tarde de Tai Chi con Jose Ignacio, una tarde en barco con Hilario, el niño de Samad, su alegría, el niño de Lucía, la alegría de Concha, el IVEPA en mayo, la fuerza, la pasión de Fernando, la de Antonio, la bondad de Miluoda, la playa en agosto, algunas caminatas al atardecer por el Campo del Sur, la música, las músicas, muchos libros, algunas películas...
La lista crece y crece, cuanto más miro a este año que se acaba, recordando sus luces.

2 comentarios:

  1. Querido tocayo,

    no sé si el Fernando, ese de la pasión, seré yo mismo. Igual esto es más egocentrismo que otra cosa, del mismo modo que hablar sobre mi en un comentario en tu blog. Será ese mi verdadero rasgo de identidad?? Y dices tú que a los tios nos cuesta hablar de nosotros mismo, si parece que lo que no podemos es callarnos y dejar de autoidolatrarnos. Otra cosa es rascar y ver qué hay por ahí dentro. Seguro que "miles de premios", pero quién se atreve a rascar. ¿Por qué no levantamos la caja de pandora? Será el miedo de perder esta posición de poder que tenemos, será la ignorancia de las ventajas que supone dejar de fingir lo que no somos.

    [Lo que aprende uno de sí mismo escribiendo en un blog]

    En cualquier caso, me ha hecho mucha ilusión verme o creerme reflejado en estas "memorias del futuro imperfecto". Ya sabes que negaré cualquier rasgo positivo de mi carácter, y más en público. Pero sí que es verdad que pasión le pongo a lo que hacemos. Algo, que por otro lado compartimos, y procuramos contagiarnos mutuamente, si no cómo ibamos a sobrevivir en este jodido mundo.

    Aprovecho para mandarte una dosis de pasión para que el día 7 de Enero arranques con fuerza el 2009, en el que espero que sigamos compartiendo pasiones.

    fervisko

    ResponderEliminar
  2. Querido Fer,
    Pues si, tu eres el de la pasión, uno de ellos/as, y lo del egocentrismo debe ser un rasgo de tu identidad que disimulas bien, como tantos otros.
    En realidad, tu y yo sabemos que eres un tipo sin un solo valor o rasgo positivo, pero con una gran capacidad de dismulo.
    Esto último es broma (te lo aclaro por si acaso, que eres muy sentido).
    Ya sabes que el sentimiento de que somos una patata y que tenemos engañado a todo el mundo que, increiblemente, nos quiere y valora, es algo bastante extendido. Cosas de la autoestima que parece preferir los bajos fondos.
    Pero para eso está la mirada de las demás personas.
    La mía te dice que eres un buen tipo, flaco como una cerilla y con un corazón muy grande, y que la pasión es uno de los muchos rasgos positivos que tienes (¡tampoco hay que pasarse!).
    Por todo eso, apareces en esa relación de buenos momentos o experiencias positivas del 2008, que bien pudiera y debiera ser mucho más amplia, pues no hay nada como ponerse a mirar para descubrir que los momentos positivos son muchos más de los que pensábamos en nuestra mirada triste.
    Yo también te deseo muchas felicidades -ver la "entrada" de más arriba- para 2009 y deseo que compartamos las más posibles.
    Un abrazote

    ResponderEliminar