martes, 23 de diciembre de 2008

Vergüenza

Cada dos o tres días, todas las semanas, nos llegan noticias de nuevas muertes de mujeres a manos de sus parejas o exparejas.
La violencia machista no cesa.
Y esas muertes no son sino la punta del iceberg de una violencia cotidiana que es mucho más generalizada de lo que podemos y queremos creer.
Hace poco participé, con otros compañeros y compañeras, en un taller formativo animado por Lita Gomez e Hilario Sáez dedicado a analizar de qué manera está presente el "enfoque de género" en nuestras asociaciones.
Lo cierto es que no salimos muy bien parados: es posible que hayamos incorporado un lenguaje no sexista, y hasta un discurso de rechazo a la violencia machista... pero nos falta un largo camino por recorrer en la vida y la práctica de nuestras organizaciones -que con frecuencia se estructuran conforme a un modelo "patriarcal"-, empezando por no "hacer como si nada", por no contribuir a la invisibilidad social del machismo.
Nuestras asociaciones puede que se dediquen a otras causas que -aparentemente- nada tienen que ver con la cuestión de género, pero vivimos y trabajamos en una realidad social en la que muchas mujeres sufren exclusión y violencia, en la que la igualdad sigue siendo un objetivo lejano, y casi inalcanzable para muchas mujeres, en la que el machismo sigue encontrando muchos silencios cómplices.
Personalmente, cuando esas noticias de violencia y muerte salen en la tele y en los periódicos, siento vergüenza por la parte que me toca, por formar parte de un mundo de machos, por haber reido los chistes machistas, por haber consentido en el menosprecio a las mujeres.
En aquel taller, tuve la oportunidad de conocer un corto cinematográfico del que había oido hablar mucho, que utilizan quienes trabajan para sensibilizar a la sociedad y especialmente a los varones en estas cuestiones de género.
Se trata de "Mi señora" y es una caricatura -muy realista- de lo que sigue ocurriendo en nuestro entorno próximo cada día, con la sonrisa cómplice y vergonzante de muchos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario