jueves, 15 de enero de 2009

CRISIS

Tiene guasa.
Los bancos van a repartir entre sus accionistas miles de millones de euros de beneficios, al mismo tiempo que ponen la mano para recibir del Estado, de los recursos públicos que son de todos y todas, ayudas financieras multimillonarias para tapar los agujeros negros que se han producido como resultado de su mala gestión, de la especulación inmoral, de su avidez de lucro fácil y rápido, en estos pasados años.
Mientras tanto, los gobiernos de los "países desarrollados" recortan las ayudas para la cooperación al desarrollo, para combatir la enfermedad y la pobreza en los "países en vías de desarrollo".
Se podría acabar con el hambre en el mundo con una mínima parte de los fondos que los países enriquecidos (a costa de la pobreza de los otros) van a destinar a reflotar sus economías, o sea, a sanear los bancos y las grandes empresas que siguen repartiéndose beneficios.
Las prioridades están claras.
Y nos piden a la gente de a pie que no dejemos de consumir.
Nos dicen que muchos puestos de trabajo dependen de que sigamos comprando, aunque no consigamos llegar a final de mes con nuestros salarios precarios.
"Comprar no es gastar, es compartir", dice el eslogan de una campaña de la Consejería de Turismo y Comercio de la Junta de Andalucía.
¡Que no se pare la fiesta del consumo! ¡Consuma aunque no lo necesite!
Es el mundo al revés.
Es inmoral, indecente.
Ojalá esta crisis sea como un huracán que acabe con tanto sinsentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario