jueves, 22 de enero de 2009

La paradoja de la política

La política es necesaria, imprescindible para organizar la vida colectiva de una comunidad, de un pueblo, una ciudad, una nación... La política cambia la realidad, el mundo.
Todo es política. Incluso, cuando decimos aquello de "yo no me meto en política, no me interesa", estamos adoptando -a nuestro pesar- una postura política, tomando posición frente a la realidad, aunque esa posición sea la de esconder la cabeza en un agujero y dejar que otros decidan por ti.
Pero cada vez hay más gente que huye de todo lo que huela a política.
Lo que debiera ser una de las prácticas más dignas y reconocidas socialmente (por la cuenta que nos tiene), se percibe como algo indigno y aborrecible.
Ha llegado a ser un dicho corriente, un lugar común, que quienes trabajan en la política mienten sistemáticamente, persiguen sus propios intereses y no los colectivos, aspiran a enriquecerse a costa de los recursos públicos, se prestan a corromperse para lograrlo...
Ello es injusto, pues sin duda existen políticos y políticas que son honestos, sinceros y están comprometidos con el bienestar colectivo.
Aunque también es cierto que la política convertida en profesión, en competencia electoral, en pura carrera por la conquista del poder -al precio que sea- se ha convertido en refugio de mucha gente oportunista, deshonesta.
Y eso sirve para reforzar la mala imagen de la política, para alejar de ella -como de la peste- a quienes podrían aportar sus mejores esfuerzos y capacidades a la construcción de una sociedad mejor (o sea, a la política, en su sentido más digno), y nos deja en manos de los y las más mediocres.
Bonita paradoja, pues para cambiar y dignificar la acción política no cabe otra cosa que hacer política.

4 comentarios:

  1. Hola, amigo, Pese a mi accidental concejalía (accidental, espero que no accidentada) no soy más político que tú. Ni yo hago más política desde el ayuntamiento de mi pueblo de la que antes hacía. Es verdad, no todos los políticos somos iguales. Esforcémonos por no parecerlo, ni dentro ni fuera de las instituciones. Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  2. Pues si, tu eres una de esas excepciones (?) que demuestran que no solo las/os mediocres se dedican a la actividad política.
    Pero... ¡hay un "ganao" por ahí!

    ResponderEliminar
  3. Que no, que no, los políticos son sólo necesarios en un sistema de mando, de arriba y abajo, de engaño, falta de libertades, en los que es el autoritarismo organizado. Soy antiautoritario, ácrata ilustrado, no necesito políticos, son los perros guardinaes de ddeterminado modo carca y cutre de organizar el mundo...,pa los taraos, los iluminados como yo y unos cuantos no necesitamos eso, eso... He discho! Oíga usted, ¿es pariente de alguien de Llerena?, ¿O tuvo parientes en Llerena, Badajoz?
    Muito oubrigadinho...

    ResponderEliminar
  4. Pues, que yo sepa, no tengo parientes en Llerena, aunque tengo muchos amigos extremeños.
    Mi apellido, al parecer, viene de Cantabria, pero he tenido la oportunidad de encontrarme otros "De la Riva" en los lugares más diversos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar