jueves, 8 de enero de 2009

PALESTINA

Horror.
No hay otra palabra.
Horror por la violencia brutal, por el Terror de Estado de quienes machacan Gaza... y también horror (y vergüenza) por el abandono del mundo entero, que mira para otro lado.
Palestina es la prueba de fuego -y nunca mejor dicho- de la mentira y el cinismo de los países desarrollados, civilizados, avanzados... que dicen tener los derechos humanos, la libertad y la justicia por banderas.
Saben que la matanza de los palestinos, repetida desde hace más de cincuenta años, alimenta el fanatismo y siembra nuevas tempestades de terror y violencia para el futuro.
Lo saben pero no son capaces de parar los pies al Estado de Israel, a los sionistas y a quienes los apoyan.
Estos, en otro alarde de cinismo, se justifican en el Holocausto Nazi y en la mala conciencia de quienes también entonces se taparon los ojos, y actúan con la misma crueldad y desprecio por el ser humano que sus verdugos.
Han perdido toda razón.
Se han convertido en lo que más odian.

No hay comentarios:

Publicar un comentario