lunes, 2 de marzo de 2009

La Revolución Ética

Me acuerdo mucho estos días de mi hermano Carlos Nuñez Hurtado, y no solo porque pronto hará un año que nos dejó, sino porque hace ya más de diez nos prevenía -en su libro "La Revolución Ética"- contra la pérdida de "la capacidad de asombro, de vergüenza, de indignación o de escándalo", contra la "cultura de la normalidad" que acepta "el engaño, la mentira, la inmoralidad, el "robo legal" (llamado comunmente "ingenio" para los negocios), el crimen, la intolerancia, la falta de respeto cotidiano en la familia, en la calle y en prácticamente todos los espacios".
Efectivamente, pareciera que el lema de este tiempo nuestro fuera: "todo vale".
En la economía desde luego, y ahí está para demostrarlo la presente crisis global nacida de la avidez de lucro y de la ausencia de cualquier escrúpulo ético.
Y también en la política, en la que abundan la mentira, la corrupción, el doble lenguaje, el incumplimiento de los compromisos, la ambición de poder al coste que sea.
Pero, de la misma forma, en las relaciones sociales y también en la ética de las personas, en nuestro comportamiento público, como ciudadanos y ciudadanas, que se escuda a menudo en los incumplimientos de los otros, de quienes gobiernan y dirigen la sociedad, para justificar nuestras propias corruptelas cotidianas, nuestra falta de civismo, la ausencia de una ética ciudadana.
Carlos Nuñez nos proponía una Revolución Ética, que significa "un cambio profundo, desde lo individual, lo personal y lo familiar, hasta lo social, lo público, lo político y lo estructural."
Pensaba en ello cuando leía el artículo de Gianni Vattimo, "¿Es la religión enemiga de la civilización?" , en El País de este domingo, donde nos dice que "ha llegado la hora de que las personas religiosas se alcen contra las religiones".
Si, necesitamos una reacción contundente, radical, hemos de alzarnos frente a tanta indecencia, tanta falsedad, tanto cinismo, tanta falta de ética como se está instalando en nuestras vidas.

6 comentarios:

  1. Una entrada muy buena, me gustó mucho.
    Un bico

    ResponderEliminar
  2. Excelente Fernando, acuerdo con vos y también muy bueno el artículo de Vattimo al que enlazás, pocos escritos son tan conmovedores como "el loco" de Nietzsche al que hace mención. El abandono de toda ética es mas o menos lo que está pasando a lo largo y a lo ancho del mundo "civilizado".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. D. Fernando, el torito eraser le saluda desde Sevilla, un placer ayer estar en su clase ... y por supuesto, la comida fue muy agradable ;-)

    ResponderEliminar
  4. Gracias a Dilaida y a Ana por sus refuerzos.
    Gracias también a Eraser, para mi también fué un placer compartir la comida y las horas de taller en Sevilla. Gracias por el "posteito". Estaremos en contacto (te escribo) para resolver ese tiempo virtual que tenemos pendiente.
    Y este fin de semana espero tener tiempo para incluir aquí una nueva entrada hablando de la "Innovación Docente".
    Saludos cariñosos a los/as tres.

    ResponderEliminar