domingo, 26 de abril de 2009

Un sueño

Querido Carlos, esta noche has venido a verme, a recordar tantos años de amistad, tanto cariño, tantas anecdotas compartidas...
Nos hemos reido un rato y hemos bromeado, pinchándonos y puteándonos un poco, como solíamos hacer cuando estabas vivo.
Yo me he metido con tus chistes malos y con tu presunción de "latin lover", bailarin apasionado, conquistador de todas las muchachas guapas que se pongan al alcance.
Hemos recordado cuando nos conocimos, hace ya un montón de años, en Alcoy. Y, más tarde, con Nené, en Cartagena, la visita a aquella playa nudista y aquél sabroso arroz al caldero.
Hemos revivido aquél verano fantástico en Puerto Vallarta, los baños en la playa de Destiladeras, y las "medusas psicosomáticas" que nos daban picores y nos hacían reir.
¡Cómo se reía Graciela! ¡Cuanto disfrutamos las dos familias aquellas semanas maravillosas!
También hemos pasado revista a los años duros, tras la muerte de Graciela, tu viaje a Madrid, tu negra soledad, tu tristeza oscura, los tirones de orejas para que no te hundieras. Y la visita, con toda la saga Nuñez, a la tumba del Che. Los encuentros en Cuba... Tantos recuerdos.
Te he mostrado el corcho, sobre mi mesa de trabajo, repleto de fotos tuyas, en tantos momentos, en tantos encuentros, con Ernesto Cardenal, con Mario Kaplún, en Chile, en Cartagena de Indias, en Cádiz,... haciéndonos mayores poco a poco.
Ha sido un ratito muy bueno. Me he despertado con una gran sonrisa.
Digo yo que has debido venir porque ahora se cumple un año desde que te fuiste.
En el sueño, te comía a besos (ventajas de que ya no puedas protestar), porque te he echado mucho de menos todo este tiempo. Fuiste mi hermano mayor (aunque a veces me tocó hacer ese papel a mi contigo), mi maestro, mi amigo. Estabas tan lejos, pero siempre tan cerca.
Aún lo estás, en sueños si, pero también en mi corazón castigado.
Descansa en paz, amigo, y vuelve a visitarme cuando quieras.

5 comentarios:

  1. Uf Fernando..que decir....
    Date una vueltita por mi blog si querés y dame tu opinión, me interesa. Esto de las relaciones país-país. Pueblo-pueblo. Y por el otro lado Poder-pueblo.
    Algo tiene que ver con esto, que tan emotivamente mencionás en tu blog.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  2. no lo conocí... pero me ha conmovido tu recuerdo presente, su estar en sí ...
    un fuerte abrazo y un saludo respetuoso

    ResponderEliminar
  3. Bueno,

    Ya me tienes aquí: en este mundo de las redes sociales virtuales al que me convocaste hace apenas unas horas, que nos vimos en Cádiz.

    Te encuentro recordando a Carlos y descubro que ambos os habíais puesto en pelotas en el camping nudista de mi pueblo.

    Ahora supongo que también tendré que hacerme un blog (y recordar la contraseña) para añadir mis comentarios a este nuevo mentidero al que me acerco con la curiosidad y prevención de un recién jubilado.

    Un abrazo,

    Hilario

    ResponderEliminar
  4. Fernandito, ¿ya hace un año que se nos fue Carlos?, uf. Yo tambien me acuerdo mogollón de él. Y eso me hace pensar que tenemos salvar los kilómetros y hacer por vernos más a menudo. Un beso mu gordo pa ti, pa Nené, y una suave caricia para vuestros corazones.

    Esú

    ResponderEliminar
  5. Se me saltaban las lágrimas al leerte tocayo.

    Un besote grande, para un día lleno de recuerdos.
    fer

    ResponderEliminar