viernes, 15 de mayo de 2009

No hablemos de "ESO"

Me da mucho miedo que la Innovación Social se convierta en una nueva moda -si es que ya no lo es- y se queme con la misma velocidad con que pasan todas las modas, cada día más deprisa.
Me da miedo porque la necesidad de imaginar y construir nuevas formas de relación, convivencia y organización social, nuevas respuestas y soluciones alternativas a los retos y desafíos sociales que enfrentamos -que son un montón, en lo local y en lo global- es verdaderamente urgente.
Como le decía a un amiguete hace no mucho: nos urge inventar el futuro, antes de que el futuro nos invente a nosotros.
Así que, para que no se queme, quizás sería mejor no hablar de ella, encontrar una clave para no mencionarla directamente, evitando así que los cazadores y cazadoras de modas y tendencias se apropien de "ESO" y lo conviertan en otro objeto de consumo, de usar y tirar, hasta que encuentren otra palabra, otra moda, otra novedad con la que entretener su eterno aburrimiento.
No hablemos de "ESO", hagámoslo.
Creemos ocasiones y espacios, busquemos oportunidades en las que sea posible imaginar, soñar cómo queremos que sea nuestra sociedad, nuestras comunidades, nuestros pueblos, barrios y ciudades, dentro de 10 o 15 años.
Oportunidades para imaginar colectivamente, con la participación activa de la gente, de las personas, de los distintos grupos y colectivos sociales, porque esa es -en mi opinión- una condición necesaria de la auténtica Innovación Social.
No es una tarea para personas "iluminadas" o "visionarias", para "expertas" ni para "despotas ilustradas", no es misión para ninguna "vanguardia", no puede serlo, aunque todas las aportaciones y personas sean bienvenidas y necesarias.
Tal vez, en otros ámbitos de la innovación sea posible la búsqueda, la creación individual, pero no en la Innovación Social, donde el objeto de la innovación es -precisamente- lo colectivo, lo relacional, lo que a todas y todos nos afecta. Y donde, para que exista una auténtica innovación, un cambio real, éste debe ser asumido y protagonizado por los ciudadanos y las ciudadanas, no es posible imponerlo.
La Innovación Social es una tarea colectiva y participativa o no será.

4 comentarios:

  1. Así es Fernando, desde "a pie", desde "la calle". Me pregunto si lo de la "innovación social " no ES una moda que están tratando de imponer. Como tantas otras, para que todo siga igual.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  2. Me recuerda espectacularmente a la canción de Gaby y Fofo de "mi barba tiene tres pelos" Esa en la que habia que sustituir palabras por muecas y silbidos. Yo te haría caso hasta por el guíño a nuestros clowns... Mandame un mail por favor asier.gallastegi@gmail.com A vuelta te envio la ponencia que use en Telde. Utilice tus lineas dedicadas a Freire de tu ultimo post. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Fernando, hace tiempo que no aparezco por tu blog, pero sigo leyendote, me gustan bastante tus opiniones y reflexiones.
    Un fuerte abrazo y espero verte pronto

    ResponderEliminar
  4. Querida Ana: siempre con la gente. Es el único camino para transformar el mundo. Esperemos que te equivoques y que consigamos sacar la Innovación Social del circuito de las modas y convertirlo en un recurso eficaz para la construcción colectiva.
    Amigo Gallas: te escribo por otro lado. Gracias por tus aportaciones. Ya ves que yo he empezado por ponerme la nariz de payaso.
    Querida Pilar: yo también sigo tus reflexiones, aunque tampoco ecuentro tiempo para estar más presente. Ojalá que nos veamos pronto para hacer nuevas cosas juntos.

    ResponderEliminar