viernes, 24 de julio de 2009

Enseñando innovación

El amigo Asier cuelga en el Caralibro un pequeño video de un profesor que dice a sus jóvenes alumnos y alumnas: "van a ver lo que es la innovación, nada parecido a lo que ustedes creen, lo vamos a ver ahorita", mientras un alumno prepara el cañón de proyección.
Asier califica la escena de "espeluznante" y, efectivamente, no puede ser más convencional, repleta de suspiros y caras aburridas.
Bien pudiera ser que, una vez más, se confundiera la innovación con el uso de las tecnologías. Y, en todo caso, demuestra que se puede "enseñar innovación" con los métodos más arcaicos.
Esta anecdota, me ha recordado otras dos.
La primera es aquel viejo chiste de Cuadernos de Pedagogía en el que un profesor dice a su clase: "A partir de ahora nunca más volveremos a utilizar métodos repetitivos. Repitan conmigo: a partir de ahora nunca más..."
Me gusta utilizar este chiste en los cursos de formacion de formador+s, para ilustrar la idea de la "coherencia metodológica".
La segunda, también relacionada con la formación de formador+s, es la sorpresa que siguen experimentando en mis cursos muchas personas cuando se encuentran las sillas del aula dispuestas en círculo y sin mesas tras las cuales parapetarse.
Es algo que aprendí hace cerca de 40 años, y que ya venían aplicando muchos educadores y educadoras de personas adultas, en la Educación Popular y la Animación Sociocultural, desde mucho tiempo antes.
Pues bien, despues de más de medio siglo, para mucha gente sigue siendo una novedad, una "innovación formativa", destacada en los cuestionarios de evaluación.
Eso me lleva a pensar que la significación de la innovación está en relación directa con el arcaísmo de la situación. La rueda puede ser innovadora para ciertas tribus primitivas.
También, me confirma en que el reto de la innovación no tiene tanto que ver con la invención de nuevas cosas, con el uso de nuevas herramientas, como con la apertura de las mentes, con la capacidad de atreverse a pensar y hacer las cosas de otra manera.
Y eso parece mucho más difícil de "enseñar".

5 comentarios:

  1. totalmente de acuerdo, tiene más que ver con pensar y hacer las cosas de otra manera. La innovación siempre está presente en nuestras vidas, se trata de mirar, de ver de otra manera lo que habitualmente vemos. En Cáceres, después de darle unas cuantas vueltas hemos acuñado la idea-fuerza de "la innovación parte de ti" como el primer paso para impulsar el proceso de socialización de la innovación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estamos haciendo un ramo ¿o solo a mi me lo parece?. "La innovación es parte de ti" me gusta. Animo!!

    ResponderEliminar
  3. Eso Victor, "socialicemos la innovación" para evitar que se convierta en un juego de elites, y muy especialmente, "socialicemos la innovación social" ¿No?
    Un abrazote pa ti.

    ResponderEliminar
  4. ¿cómo podemos tener coherencia metodológica si no somos coherentes? ... lo metodológico también es personal ¿no?

    ResponderEliminar
  5. lita ... pues dejemos fluir nuestra incoherencia... y por supuesto ... abirendo esfínteres;-) ...apertura de las mentes... y hacer las cosas de otra manera... como dice el maestro Fernando de la Riva

    ResponderEliminar