miércoles, 8 de julio de 2009

La mala leche

Aunque me hubiera gustado no haber dañado nunca a otras personas, se que -con toda seguridad- he cometido muchos errores en mi vida, y algunos de ellos -sin duda- habrán afectado y herido a otras personas.
Quisiera creer que la cosa no ha sido grave en ningún caso, pero esto es siempre algo subjetivo.
Así que tengo mis "pedradas", todo un saco de defectos, pero no soy -creo- una persona rencorosa.
A aquellas personas que me hicieron daño, hace mucho que las he perdonado, y hasta olvidado en ciertos casos.
Me gustaría que hubieran hecho lo mismo conmigo quienes sufrieron mis defectos y errores.
Sin embargo, al cabo del tiempo, siguen llegándome de vez en cuando noticias de personas que conservan vivo su rencor hacia mi, en algunos casos convertido en mala leche y en maledicencias.
Mentiría si dijera que no me importa.
Todavía sigue afectándome el desamor, el rechazo de otras personas, especialmente si fueron importantes para mi en algún momento, y creo que ese sentimiento me acompañará mientras viva.
Pero es un sentimiento que pasa y, al cabo de un rato -más o menos largo según sea de intenso el recuerdo de esa persona- se convierte en pena por ella.
No soy capaz de entender como, mucho tiempo después, hay gente que cultiva sus rencores y mantiene abiertas sus heridas. Me parece algo triste. Una desgracia cualquiera.
Lo siento por esas personas.
El odio, el rencor, la mala leche, son sentimientos que envenenan y dañan a quien los siente. No hay nada de constructivo ni creativo en ellos.
Si asumimos que no somos personas perfectas, y aspiramos a recibir el perdón de las demás personas, eso requiere necesariamente que aceptemos la imperfección también en ellas y aprendamos a perdonarlas.

3 comentarios:

  1. No me puedo creer que alguien tenga algo en contra tuya, si que puedo creer que alguien este en desacuerdo, pero de ahi a gente que guardan rencor contra tí, joder!!!!, la gente no esta bien de la pinza.
    Besos compañero que yo si que te quiero!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Si lo dices por las veces que me he reido de tu rebeca o por los comentarios sarcásticos cuando veo esa foto tuya con nariz de payaso no sientas pena por mí, soy asín de superficial y envidioso...

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado tu reflexión.
    Es 100% lo que yo siempre he pensado, y tu lo has clavado en forma de palabras. Enhorabuena y ánimos con nuestras imperfecciones :-)

    saludos,
    joan

    ResponderEliminar