martes, 27 de octubre de 2009

Lo Personal es lo Político






Este fin de semana pasado hemos celebrado en Zafra el Quinto Encuentro de Educación para la Participación, VE(s)PA.
Esta nueva ocasión -como las anteriores en Cádiz, Cáceres y La Laguna- ha sido una auténtica fiesta de encuentros -con nuevas y viejas amistades-, de afectos, de emociones, de reflexión -comprometida con la construcción de un mundo mejor-, de aprendizajes...
Más que nunca en encuentros anteriores, la creatividad ha sido el vehículo de la reflexión colectiva : la plástica, la música, la fotografía, la expresión corporal (incluido el Qi Gong)... se trataba de poner en funcionamiento todos los sentidos, aprender por todos los poros, generar nuevas miradas, nuevas músicas, nuevos gestos, nuevas expresiones... desde los cuales observar, interpretar y tratar de entender esta realidad confusa, caótica, en la que vivimos y trabajamos, esta realidad que queremos transformar.
Todos esos lenguajes creativos han sido los medios para reflexionar sobre la pregunta que nos trajo a Zafra: "cómo incorporar la subjetividad, la afectividad, las emociones... a nuestras prácticas de educación y transformación social".
Si, tenemos claro -aunque tal vez eso sea lo único que tenemos claro- que para transformar el mundo, la realidad, es imprescindible transformar (nos) las personas que lo habitamos.
Y esa transformación no será nunca el resultado de un proceso exclusivamente racional, reflexivo, de convencimiento intelectual... si no toca los afectos, la sensibilidad, las emociones, si no llegamos al corazón de las personas.
Porque vivimos y percibimos la realidad -para sufrirla y para disfrutarla- con todos los sentidos, no solo con la cabeza.
Intuimos que no hay fronteras, barreras, contradicciones... entre lo subjetivo y lo social, entre lo personal y lo político.
Nuestros miedos, pesadillas, incertidumbres, tristezas, inseguridades, soledades personales... no son sino el reflejo de un modelo de sociedad y de vida insostenible, desigual, injusto, competitivo, violento, deshumanizado...
Nuestros sueños no son sino el retrato de ese Otro Mundo Posible que queremos construir.
Cambiar a las personas significa cambiar el mundo. Cambiar el mundo significa cambiar a las personas.
Pero esta nueva percepción del cambio, de la transformación social -en mi opinión, revolucionaria- nos pilla en plena siesta, instalados en la acomodación, en la resignación, sin entrenamiento en el ejercicio de nuestros sentidos, en el compartir nuestros sentimientos y emociones, en la práctica de crear y construir nuevos sueños y utopías.
Quienes trabajamos en el ámbito de la intervención social transformadora, desde los movimientos sociales, desde los colectivos que quieren cambiar el mundo, y venimos de una cultura de la militancia, la disciplina sectaria, el discurso monolítico, la culpa... tenemos grandes dificultades -personales y colectivas- para abrirnos y aprender esos nuevos lenguajes necesarios, para incorporar nuevas formas y nuevas prácticas liberadoras, realmente alternativas, transformadoras, creadoras, innovadoras.
Para poder aportar algo significativo a la transformación social, nos toca -a nosotros y nosotras- empezar por cambiar, radical, profundamente. Desde el corazón.
Ese es el reto (personal y político). Apasionante.

6 comentarios:

  1. Excelente Fernando!! La entrada no tiene desperdicio, enhorabuena. Has recogido de forma muy acertada lo que hemos vivido el pasado fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. pues anda, que tú...

    me gusta tu habilidad (también) para los títulos:

    me salva que lo personal sea lo político,

    cierto y conmovedor, abrazos

    ResponderEliminar
  3. Ey, aprovecho este espacio para deciros que me encantó que todo saliera bien y me llega vuestro regustillo de sensaciones positivas del finde. Gracias por vuestros pasos, nos dan fuerza, energía y ganas para seguir...volando.
    besos amorosos. Paco Rosales

    ResponderEliminar
  4. Me mueve y me conmueve escucharte Fernando.
    En estos sustos de dejar que las cosas pasen y buscar y buscar y buscar maneras de hacer coherente nuestra práctica, nuestras ideas y nuestro sentir, nos vamos construyendo. Nos atrevemos a dejar que las cosas pasen y pasa lo que pasa: disfrutamos, aprendemos, enredamos y nos reconfortamos con la generosidad de las otras y los otros. Sí, lo personal es político y os doy las gracias por estar haciendo esa política real,cercana,crítica participativa, comprometida, integradora y amorosa que tanto necesitamos.

    ResponderEliminar
  5. Hola D. Fernando en paticipación ere genial, el texto como siempre como humor, creatividad, recursos en la debilidad,autoconocimiento y la excepcional oportunidad de tomar el riesgo; Ir confiado sin saber donde a uno lo llevan, distraerse, enfrentar la situación con calma ante el descreimiento y la envidia de la competencia. Seguir apostando a lo que uno es…es fácil renunciar lo dfíicil es continuar!!! Gracias, me encantó, Exitos!!! SE FELIZ y disfruta la eternidad de cada momento!!!
    Te dejo este cuento que me recodo tu escrito:

    El perrito y la pantera

    Un cazador va al África y se lleva a su perrito Foxterrier para no sentirse solo.

    Un día, ya en África, el perrito, persiguiendo mariposas, se aleja y se pierde, comenzando a vagar solo por la selva.


    En esto ve a lo lejos que viene una pantera enorme a toda carrera y, al ver que la pantera lo quiere devorar piensa rápido qué puede hacer.

    Ve un montón de huesos de un animal muerto y se pone a mordisquearlos.

    Cuando la pantera está a punto de atacarlo, el perrito dice:

    - “¡Ah! ¡qué rica estaba esta pantera que me acabo de comer!”.


    La pantera lo escucha y frenando en seco, gira y huye despavorida pensando:

    - “Este perro devorapanteras, casi me come a mi también!”.

    Un mono que estaba subido a un árbol cercano y que había visto y oído toda la escena, sale corriendo detrás de la pantera para contarle cómo la había engañado el perrito…

    Pero el perrito alcanza a oír al alcahuete del mono…

    El mono le contó a la pantera la historia que había visto, ésta, muy enojada le dice al mono:

    - “Súbete a mi espalda y busquemos al perro ese a ver quién se come a quién!…”

    Y salen corriendo a toda velocidad a buscar al Foxterrier.

    El perrito ve a lo lejos que vuelve la pantera, ahora, con el mono alcahuete encima…

    ¿Y ahora qué hago?…”, se pregunta y, en vez de salir corriendo, se queda sentado dándoles la espalda como si no los hubiera visto, y cuando la pantera está a punto de atacarlo, el perrito dice:

    - “Pero qué mono más pesado!… Hace media hora que lo mandé a traerme otra pantera y todavía no ha aparecido!…

    “EN LOS MOMENTOS DE CRISIS, SOLO LA IMAGINACIÓN ES MÁS IMPORTANTE QUE EL CONOCIMIENTO” (Albert Einstein).

    Comentarios de cuento

    Excelente cuento. Muchas veces somos impulsivos como la pantera, pero pocas veces tenemos temple para manejar situaciones difíciles. Una gran enseñanza,

    Un Besote

    Pedro Varo



    __________.

    ResponderEliminar
  6. Fernando :
    No sé si me recordarás, soy Guillermo,hijo de Margarita Pineda,compañera de habitación de Nené en la Residencia de Cádiz cuando se operaron. Curioseando, encontré tu blog y leí varias entradas. Me gustaron mucho.Enhorabuena.Las ideas expuestas coinciden con las mías en gran parte. Yo sigo padeciendo mi lamentable estado psicológico, pero sobrellevándolo con paciencia..
    Un abrazo y recuerdos a Nené y a Ana.

    Guillermo

    ResponderEliminar