jueves, 3 de diciembre de 2009

Brechas Mentales

Decididamente, las organizaciones solidarias y los movimientos sociales no estamos aprovechando las inmensas posibilidades que ofrece Internet. Y el problema, tal vez, no es solo de "brechas tecnológicas" sino que responde a "brechas mentales" mucho más profundas.
El pasado fin de semana celebramos en Cádiz el Encuentro MOVIMIENTOS EN LA RED. Alli, tuvimos la oportunidad de conocer a fondo algunas interesantes experiencias: una web para concienciar a los jóvenes acerca de la igualdad entre hombres y mujeres y prevenir la violencia machista (www.redjovenes.es); una biblioteca virtual especializada en asociaciones y voluntariado (www.biva.es); una red global de medios de comunicación alternativos (www.estrecho.indymedia.org ); páginas web que sirven para organizar al movimiento ecologista (www.ecologistasenaccion-andalucia.org ), al movimiento pro derechos humanos (www.apdha.org ), a los consumidores (www.uniondeconsumidores.es ), o a las plataformas de voluntariado andaluzas (www.voluntariadoandaluz.es ); portales web que sirven a la comunicación de las asociaciones y movimientos sociales en Huelva (www.onubenses.org ), en Córdoba (www.cordobasolidaria.org), en Jerez (www.papalata.net ), o en Cádiz (www.redasociativa.org ); una comunidad transnacional interesada por el voluntariado (www.evoluntas.wordpress.com ), etc.
También disfrutamos de las ponencias de Olga Berrios y Felipe Giner, que nos ayudaron a pensar el presente y el futuro de los Movimientos Sociales en Internet.
Los debates confluían en un diagnóstico común: la apropiación social de las TIC, la ocupación de Internet por parte de las organizaciones solidarias en Andalucía y en el conjunto de España, está siendo mucho más lenta y dificultosa de lo que podíamos imaginar.
Es cierto que, en estos últimos años, se han distribuido -a cuenta de las subvenciones públicas- miles de ordenadores por las sedes de las asociaciones y ONGs. Es verdad que se han creado cientos, miles de páginas web para muchos de esos colectivos sociales. Pero lo cierto es que, al cabo del tiempo, pasada la moda, muchos de esos aparatos tienen un uso mínimo y una inmensa mayoría de esas páginas web están muertas de asco y ya ni recuerdan cuando fueron actualizadas por última vez.
Resulta difícil encontrar en Andalucía iniciativas punteras que muestren un uso imaginativo, dinámico, innovador, de las TIC y de Internet como herramienta de intervención y transformación social. Haberlas haylas, como demostró el propio Encuentro, pero no se corresponden con el enorme esfuerzo y con los grandes recursos empleados.
Y, entonces, ¿donde está el problema?
Sin duda, tiene que ver con la "brecha tecnológica", con el desconocimiento y falta de hábito en el uso de las nuevas tecnologías por una parte importante de la población, especialmente a partir de ciertas edades.
Pero, en el caso de las organizaciones solidarias, de las asociaciones y ONGs, tiene que ver -en mi opinión- con brechas aún más profundas.
Las TIC, Internet, son extraordinarias herramientas para facilitar la comunicación, la participación, la formación, etc., pero éstas no son cuestiones prioritarias para muchas pequeñas y medianas organizaciones que no han tomado conciencia, todavía, de la necesidad urgente de un cambio profundo en sus formas de actuación y organización que las convierta en nuevas organizaciones mejor comunicadas, más participativas, mejor formadas...
Y como no sienten esa necesidad, tampoco perciben la oportunidad de las herramientas, no les dan valor, no son algo a lo que deban dedicarle tiempo ni esfuerzo.
Las brechas, las principales barreras son mentales. Y mientras éstas no se superen, las TIC e Internet seguirán siendo algo accesorio, prescindible.
El reto es gordo, porque está en juego que las organizaciones solidarias pierdan el tren de la Revolución Tecnológica y se queden convertidas en residuos del pasado, en piezas de museo, o -por el contrario- sean capaces de convertir las nuevas tecnologías en aliadas de los procesos de transformación social que el mundo necesita.
Por eso, para unir fuerzas entre quienes apostamos por la transformación -también tecnológica- de las organizaciones solidarias, para seguir reflexionando juntas, decidimos crear un espacio efímero, provisional, donde seguir encontrándonos que llamamos PLANETA ANDALUZ.

(La foto es de Felipe Giner)

2 comentarios:

  1. sin duda esta brecha es menos digital que cultural (generacional, formativa, emocional...), felicidades por ese planeta andaluz: nos asomaremos a él desde Extremadura, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola a todos y todas los/as amigos y amigas de este blog que dinamiza nuestro amigo Fernando.PIENSO QUE LA MILITANCIA,ha de llegar hasta lo digital, la dinamización en los no espacios y los no lugares,nos implica e involucra en ser internautas, como un aspecto mas allá de la militancia, y siempre que no sea un exilio de uno mismo,sino un involucrarse, conectar y conectarse para actuar y transformar. Saludos desde Jaen.Pedro

    ResponderEliminar