martes, 8 de diciembre de 2009

Dignidad

No se qué ocurrirá con Aminetu Haidar.
Deseo de todo corazón que regrese pronto -sana y salva- a su casa de El Aiun.
Resulta increible -en estos tiempos- que una sola mujer, con la única arma de su dignidad, pueda poner en evidencia la indecencia de los gobiernos -marroquí, español, etc., etc.-, la indignidad de quienes se llenan la boca con los "derechos humanos" pero miran hacia otro lado cuando éstos se vulneran tan cerca nuestro, en nuestra propia casa.
El pueblo saharaui ha sido olvidado, dejado a un lado, por intereses políticos y geoestratégicos.
Su frágil memoria, ha sido conservada viva por miles de personas sencillas que en estos años se han negado a aceptar la razón de estado, no han querido olvidar y callar.
Es cierto que el caso de Aminetu es una "patata caliente" para el Gobierno Español, pero es que nunca debiera haberse producido, no deberíamos haber tolerado que Marruecos ignorara las resoluciones de Naciones Unidas y los derechos del pueblo saharaui, no deberíamos haber aceptado su indigna expulsión de su tierra y de su casa.
Se que son muchas las razones a considerar, muchos los intereses en juego dentro de las relaciones con Marruecos.
Pero no todo puede ser calculo político, también está la dignidad.
Aminetu Haidar nos da cada día un fantástico ejemplo de dignidad, negandose a aceptar la imposición y la mentira, la violencia, la injusticia y la vulneración de los derechos humanos, aun a costa de su vida.
Creo que el gobierno de Marruecos no ha calculado bien las consecuencias de su expulsión, que está consiguiendo remover conciencias y movilizar la memoria y la simpatía de muchos miles de personas en todo el mundo hacia el triste destino del pueblo saharaui.
Todo eso lo está logrando la obcecada dignidad de una sola mujer.

1 comentario:

  1. Sabes, se ha comentado mucho en todos los sitios, con el tema Haidar, yo hablaba de un heroismo sensato, esto es: actuar heroicamente hasta el punto en el que seguir haciéndolo te priva de la vida y por tanto de seguir siendo un héroe...no hay heroes u heroínas muertas...

    Plantear una negociación in-extremis desde el primer día, trasladando la presión de tu rival a tu aliado, en una situación en la que tu rival prefiere tu muerte a la negociación.., ha sido como poco una de las acciones estratégicamentes más tontas que he visto en mi vida, únicamente entendible si se presta un mínimo de atención al cortejo actoral que la acompaña...¿es casualidad que absolutamente nadie de los y las portavoces de esta mujer sea técnico de desarrollo, experta en negociación, político saharagüi...vamos alguien que tenga algo que ver y entienda el contexto en el que esta señora adopta su "rabietica" posición?

    Creo que no se puede dar tan poco valor a la vida..aunque sea la propia, lo peor que podría pasar en estos casos es dar ejemplo y sembrando así más muerte...

    ResponderEliminar