sábado, 12 de diciembre de 2009

Puentes

He trabajado -esta semana de puente- acompañando la reflexión colectiva de las gentes de una organización solidaria que construye puentes con/entre distintos grupos étnicos, culturales... y se ocupa de apoyar la integración social de la población inmigrante.
Hemos utilizado la técnica de "El Puente", descubierta hace algún tiempo en el FOFO3, de la mano de Pedro, Marcello, Inma y Bernabé.
Desde que la aprendí la he empleado en situaciones muy diversas, con grupos asociativos distintos y distantes, en Marruecos, en Cuba...
Me gusta usarla, porque la construcción colectiva de un puente con materiales básicos, cartulinas, tubos de papel higiénico, cinta adhesiva, etc., se convierte en un retrato plástico, vivencial del colectivo, de su forma de organizarse y trabajar en equipo, mostrando sus principales virtudes y defectos, y permite hacer un buen diagnóstico del estado de salud de la organización.
En este caso, como en el de muchas otras organizaciones solidarias de todos los campos y ámbitos de la acción social, el proyecto solidario -el puente que quieren construir- es más necesario que nunca.
Son tiempos difíciles para todo el mundo. También, y especialmente, para la población inmigrante, para los sectores sociales más vulnerables.
Por eso no hay que olvidar que las organizaciones solidarias encuentran su mayor sentido en los momentos más duros, en las épocas más oscuras.
Estos son también tiempos de transformaciones sociales profundas que requieren estructuras sencillas -puentes flexibles- capaces de adecuarse a los continuos cambios del terreno, del entorno.
Los recursos son hoy más escasos. Las crisis golpean siempre -en primer lugar- a las políticas sociales.
Pero, además, la inmigración ha dejado de ser una prioridad presupuestaria. Ya no necesitamos a las personas inmigrantes, ahora queremos que se vuelvan a sus países de origen.
Es un grave error: parece que nuestros gobiernos perfieran esperar a que la inmigración se convierta -necesariamente- en un problema, en una cuestión de orden público, antes de poner en marcha políticas adecuadas para la integración social de las personas inmigrantes. Entonces se lamentarán los medios y recursos que no se están poniendo hoy, que no se han puesto -en serio- nunca.
Pero en fin, a la hora de construir puentes, parece adecuado recordar aquello que recomedaba Saul Alinsky: "hacer lo que se pueda con lo que se tenga." A veces podremos levantar puentes complejos, de sólidos materiales, de sofisticado diseño, mientras que en otras ocasiones y circunstancias nos tocará tender modestos puentes de madera y cañas.
En cuanto a la cuadrilla de obreros y obreras que han de construir el puente, en el caso de muchas organizaciones solidarias contamos con un grupo humano heterogeneo, jóven, con fuerte presencia de mujeres, altamente cualificado y profesionalizado, y -en este caso, además- con una diversidad intercultural que lo hace particularmente rico y complejo.
Pero, al igual que en otras organizaciones, tienen algunos problemas de motivación, comunicación y liderazgo. Y parecen -por momentos- presa del desánimo, del cansancio y la desilusión.
Seguimos preguntándonos cómo organizar y gestionar equipos humanos eficaces y eficientes, capaces de producir resultados concretos, y al mismo tiempo horizontales, participativos, comprometidos con su causa, entusiasmados con la misión colectiva. Cómo combinar profesionalidad y compromiso.
No cabe duda que las organizaciones solidarias necesitamos mucha creatividad -y mucha ilusión- para innovar y poner en pie nuevas soluciones organizativas, nuevos métodos de trabajo que nos sirvan para construir mejores puentes.
Y -en estos tiempos revueltos, especialmente- las organizaciones solidarias tenemos que superar la improvisación, las prisas, el desorden, el estres... que parecen acompañar nuestro trabajo y que -a menudo- nos impiden pararnos a reflexionar colectivamente, a compartir los análisis y los proyectos.
Y es que -más que nunca- son importantes los puentes, los vínculos, los espacios de conexión, relación, conocimiento, intercambio...que sirvan para unir esfuerzos en la construcción de Otro Mundo Posible.

(Las fotos de puentes son de P. Medina, Elfo Tografo y Carlos Caicedo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario