viernes, 5 de marzo de 2010

Qué decir... (popurri de perplejidades)

Esta ha sido una semana de perplejidades y voces contenidas. Se me amontonan -en el corazón y en la boca- las ganas de decir.
...
Quisiera decir algo sobre Cuba, sobre mi abuela santiaguera y mi cuartillo de sangre cubana, mis viajes entusiastas, los hermosos recuerdos, esa gente cubana a la que quiero, los sentimientos encontrados, el compromiso con la Revolución, con sus objetivos, la perplejidad por sus contradicciones...
Me repugna el uso y abuso que la derecha reaccionaria hace de Cuba, su cinismo y su doble rasero, criticando todo, criticando siempre, pero callando y mirando para otro lado cuando se trata de denunciar el hambre, la explotación y la injusticia, y cuando quienes vulneran la libertad y los derechos humanos... "son de los suyos".
Me repugna -por eso mismo- que, por no darle bazas a esa derecha reaccionaria, haya que renunciar a cualquier crítica y todo haya de parecernos bien en Cuba, porque "son de los nuestros".
No comprendo que existan en Cuba presos de conciencia, ni que dejen morir a los presos en huelga de hambre. No comprendo como el libre pensamiento y el pensamiento crítico puedan ser una amenaza para la Revolución.
Me pregunto si es posible una Revolución sin ellos, si no acaba siendo reaccionaria.
...
También quisiera decir algo sobre Garzón y la justicia en España.
Es seguro que Garzón tiene, como todas las personas, sus luces y sus sombras. No será un heroe ni un villano, aunque pretendan hacernos creer una cosa u otra.
Pero se ha atrevido a hurgar en el pasado franquista. Y hay quienes quieren hacer obligatoria la falta de memoria (histórica). Por la cuenta que les tiene.
También le persiguen quienes quieren tapar las vergüenzas de la corrupción política y garantizar la impunidad de quienes se corrompen. Viva la ética.
Y tampoco le perdonan quienes tuvieron que tragar con su investigación sobre los GAL y el terrorismo de estado.
Es posible que -todas esas gentes e intereses- consigan sus objetivos y le echen de los tribunales.
Pero el coste para la justicia española, ya bastante desprestigiada, será imponente.
Acabaremos creyendo que los y las jueces solo gestionan bien sus propios intereses corporativos y los de sus "patronos" políticos.
Qué pena.
...
Unas palabras perplejas sobre las campañas mediáticas para estimular la confianza ciudadana ante la crisis:
Quienes contribuyeron de forma fundamental a la situación actual, exhibiendo una gran avidez especulativa, promoviendo la "cultura del pelotazo", embolsándose beneficios desproporcionados, inflando burbujas varias, parece que pretenden ahora socializar las culpas y los costes de la crisis.
Yo creo que no hacen falta muchas campañas, que en cuanto les veamos dar ejemplo (de autocrítica, de ética, de responsabilidad social, de solidaridad, de cooperación, de humildad y austeridad...) seguro que cunde la confianza ciudadana y se multipican las respuestas sociales. Pero... ¿llegaremos a ver eso?
El caso es que a la "campaña oficial" le han crecido los enanos, se han multiplicado las contracampañas y los grupos en las redes sociales, y ya son más quienes critican la iniciativa que quienes la defienden.
Es perfecto:
tanta gente entretenida, discutiendo si la culpa es de ZP y el gobierno, o es de Alierta y Botin, sin caer en la cuenta de que "El Problema es el Sistema". Y de que nosotros y nosotras somos parte de él (y hasta cómplices).
¿Será ese el verdadero objetivo de la campaña, que no cuestionemos el sistema?
...
Pero, además, alucino con el nivel de crispación que se manifiesta en muchas de las opiniones que se expresan en los distintos foros, la abundacia de descalificaciones.
Es casi una apuesta segura: abres un foro público y salen de sus cuevas las y los energúmenos -de todos los colores políticos- a insultar a quienes no piensan como uno o como una.
Nadie se escucha.
¡Qué país!
La foto es de LEOPLUS

1 comentario:

  1. Fernando, parece un problema generalizado, más que de un país, el tuyo, en el mio suceden situaciones similares.
    Acuerdo también con vos en lo que mencionas sobre Cuba, de cualquier modo, si bien, acuerdo con montones de modificaciones estructurales que ha logrado la revolución cubana hay situaciones que no se sostienen y creo que una crìtica desde un lugar moderado no tiene porque dar razón a la derecha reaccionaria...
    En cuanto a lo que comentas del juez Garzón, no conozco en profundidad sus actividades, lo que si me parece importante marcar - como lo he hecho en las últimas entradas relacionadas con Chile - que de no hurgar en el pasado y penar a los que no respetaron las leyes, cuando un gobierno totalitario o una dictadura ha tomado el poder de modo no democrático, claro,* las consecuencias son, a mi modo de ver, un serio problema que involucrarà inevitablemente a toda la sociedad.

    * hago esta aclaración porque actualmente se tiende a rotular de gobiernos totalitarios a gobiernos elegidos democráticamente y reafirmados por plesbicitos populares.( Ej Correa, Chàvez, Morales)

    Un abrazo

    ResponderEliminar