viernes, 9 de julio de 2010

Patriotismo basura

Con la perspectiva de ser Campeones del Mundo de Fútbol -el pulpo Paul ya lo ha predicho o "pretentaculado"- y con las calles llenas de banderas rojigualdas, parece que el patriotismo se cotiza al alza.
Todos y todas vamos a ganar el Mundial.
Si lo pierden serán ellos, los jugadores de la selección, los culpables.
Ya decía Napoleón aquello de que las batallas siempre las ganaban sus generales y las perdía él.
Estoy sorprendido por la enorme afición al fútbol y la devoción hacia la selección nacional que se ha disparado en nuestro país, a juzgar -entre otros muchos indicadores- por las grandes concentraciones humanas en torno a las pantallas gigantes en las plazas de pueblos y ciudades, repletas de camisetas rojas y de banderas nacionales.
Ante tales exibiciones patrióticas me deja perplejo que, terminado el partido, el personal vuelva a sus casas con el corazón exaltado, repleto de emociones y dejando las plazas repletas de basura.
Es un patriotismo semejante al de los gaditanos y gaditanas que se llenan la boca hablando de la belleza incomparable de sus playas, pero no tienen el menor escrúpulo en dejarlas llenas de mierda cualquier fin de semana de verano.
Estoy seguro de que el mismo ejemplo cívico-patriótico ocurrirá en los pueblos y ciudades de muchas de las personas que estén leyendo estas notas.
Patriotismo basura, de charanga y pandereta, que se apunta a la exaltación colectiva, a la ruidosa celebración de los éxitos -sobre todo si el esfuerzo lo ponen otras personas- pero no quiere saber nada de responsabilidades.
Resulta que hay un juez en Getafe que, a las personas inmigrantes que solicitan la nacionalidad española, las examina con una serie de preguntas sobre la cultura española que, a buen seguro, no seríamos capaces de responder la mayoría de quienes hemos nacido en este país.
No me parece mal, porque esto de "ser español" (o española) parece una cosa muy seria como para regalarla así como así, y mucho más si "ganamos" el Mundial.
Lo que propongo es que se nos retire la nacionalidad española a todas las personas aborígenes que no seamos capaces de responder acertadamente a las dichosas preguntitas.
O, todavía mejor, otra propuesta patriótica: el "carné ciudadano" por puntos, que -como en la conducción de automóviles- se van retirando a las personas que demuestren actitudes incívicas o insolidarias.
Entonces veríamos cuantos y cuantas patriotas caminan por nuestras calles.

3 comentarios:

  1. Muy bueno Fernando, cada cosa en su lugar, la basura en el suyo, el patriotismo también.
    He visto el partido, España jugó muy bien, pero también juega muy bien el Rafa y nadie hace tanto escándalo aunque el niño deja el alma en el court y es tan español como la selección.
    Panem et circenses querido amigo...

    ResponderEliminar
  2. Interesante artículo de Javier Vizcaino en Público
    http://blogs.publico.es/trama-mediatica/2010/07/09/patria-y-futbol/

    ResponderEliminar
  3. Me alegro del triunfo y comprendo la alegría de la gente, especialmente en un momento de crisis y malas noticias habituales.
    Me parece desproporcionado que haya millones de personas que salgan a la calle a celebrar el triunfo o recibir a la selección y permanezcan insensibles ante otras muchas cosas que nos están ocurriendo.
    Siento que toda esta movida responde a los intereses de otra gente.

    ResponderEliminar