viernes, 10 de septiembre de 2010

Razones para la Huelga

Es posible, como dice El País, que la Huelga General del 29 de Septiembre vaya a ser un fracaso, pero yo iré a la huelga por muchas razones:
  • Porque la crisis generada por los bancos y especuladores financieros la están pagando las personas y los sectores sociales más débiles.
  • Porque con la crisis aumenta el número de ricos y multimillonarios, los beneficios de los bancos y las grandes empresas, sin que nadie ponga coto a ese despropósito.
  • Porque pareciera que este mundo imposible y este sistema de locos fueran inevitables, que no hubiera ninguna otra posibilidad de hacer un mundo más justo y humano, más solidario.
  • Porque me parece indecente que las principales medidas para combatir la crisis sean recortar derechos, salarios, políticas sociales... aumentar la precariedad.
  • Porque las medidas del gobierno le hacen el juego al capital y al mercado, exhibiendo una impresionante falta de imaginación para pensar y construir otras alternativas posibles.
  • Porque la ciudadanía está muerta de miedo y no se mueve, aunque le sangren y golpeen, y hay que sacudirnos la modorra, la apatía, salir a la calle, levantar la voz.
  • Por darle un aviso prelectoral al gobierno de Zapatero, para que deje de mirar tanto a la derecha y empiece a mirar un poquito a su izquierda.
  • Por fastidiar a la derecha reaccionaria, que se va a alegrar del varapalo al gobierno que significa la Huelga General, pero se le atragantará esa alegría si los sectores populares, la ciudadanía ocupa las calles.
  • Para que sirva de punto de partida a la movilización de los sectores progresistas, para combatir la resignación social y empezar a contrarrestar la marea derechista y la amenaza de que los neocon ganen las próximas elecciones (¡nos vamos a enterar de lo que vale un peine!).
  • Porque, aunque los sindicatos no sean precisamente un ejemplo de coherencia, compromiso, democracia y participación... y necesiten un cambio profundo en sus formas de organización y de acción, no podemos permitirnos que se debiliten y desaparezcan.
  • Porque, como dice Jose Luis Sampedro, citando al Baghavat Gita:"No es digno eludir las batallas necesarias, hay que empeñarse en ellas, vayan a ganarse o no".
  • Por darle en las narices a El País y a todas las personas, grupos de presión y medios interesados en que la Huelga General sea un fracaso.
Y tu, ¿tienes más razones?

Mientras lo piensas y dejas tu comentario,
aquí te regalo esta bellísima canción de Leon Gieco


6 comentarios:

  1. Pues si, son muchas y buenas razones.
    Me apunto.

    Jose Luis Díaz

    ResponderEliminar
  2. Porque quien calla otorga.

    ResponderEliminar
  3. Kaos en la Red tiene un muy buen artículo al respecto:

    - http://www.kaosenlared.net/noticia/desmontando-excusas-para-ser-esquirol-29-s

    ResponderEliminar
  4. Porque los más perjudicados del desmantelamiento de los derechos laborales son nuestros hijos o nietos que todavía no tienen edad para incorporarse en la batalla.
    Jonas Nilsson

    ResponderEliminar
  5. Dicho de otro modo:
    Porque a mis hijos ya he entregado una sociedad en peor estado que la que me dejaron mis padres, y no quiero que a mis nietos les pasen lo mismo.
    Jonas Nilsson

    ResponderEliminar
  6. Si al final Don Carlos Marx (como lo llama uno de mis profesores de Antropología Social) va a tener razón: se impondrá el comunismo como forma ideal de organización social y económica entre los humanos. Será como un volver al principio de los tiempos, cuando para elegir al "jefe" se hacía de entre los más generosos del clan. Os recomiendo un libro: "La economía en la Edad de Piedra", de Marshall Shalins...De momento tenemos todo un reto histórico por delante: convencer a los adinerados de que deben reinvertir TODO sus dineros en pro y por el bien de sí mismos y os demás, con el futuro de la especie Homo Sapiens más en entredicho que nunca, y con una REVOLUCIÓN social, sin parangón, no creo que más allá del primer cuarto del siglo XXI...No todo está escrito, al menos la Historia no...Un saludo.

    ResponderEliminar