viernes, 3 de diciembre de 2010

TIC y taca

¿Son -quizás- tecnologías para asociaciones que todavía no existen?
Eso es lo que me preguntaba, el pasado fin de semana, en el II Encuentro MOVIMIENTOS EN LA RED cuando, ponente tras ponente y debate tras debate, se ponía en evidencia que las Tecnologías de la Información y la Comunicación, las TIC, son idóneas para organizaciones horizontales, descentralizadas, que trabajan en red, que construyen colectivamente los conocimientos, que se apoyan en la participación directa, que fomentan la comunicación en todas las direcciones...
Uno de los interrogantes que nos convocaba a este Encuentro es por qué está resultando tan difícil, tan lento, el proceso de apropiación de las TIC para una gran parte de las asociaciones y colectivos sociales de nuestro entorno.
Mientras la sociedad en que vivimos, aquella a la que decimos dirigirnos, incorpora cada día más y más las nuevas tecnologías a la vida cotidiana, la mayoría de las organizaciones sociales continúan siendo "analógicas", siguen funcionando con modelos organizativos y formas de acción propias del siglo pasado, y a veces -incluso- del antepasado.
Curiosamente, las iniciativas más innovadoras de los Movimientos Sociales en Internet están siendo promovidas por los colectivos más alternativos, más rompedores, los que se posicionan más claramente frente al sistema y proponen nuevas formas de organización y de acción.
Frente a ellos, una mayoría de las ONGs, de las asociaciones y organizaciones "tradicionales", más integradas en el sistema -aunque sea por vía de la subvención y la dependencia institucional- están haciendo un uso convencional de Internet y las TIC, copiando a menudo las estrategias comerciales.
Una "conclusión" clarísima de nuestro encuentro es que no se trata de incorporar sin más las TIC, porque hay que hacerlo, porque es la moda... y, luego, ya veremos que hacemos con ellas.
La pregunta obligada que ha de hacerse cualquier organización social ante las nuevas tecnologías es ¿para qué las queremos? ¿qué necesidades de nuestra organización y de nuestra acción pueden ser mejor resueltas con las TIC?
O sea, primero hemos de tener claras nuestras necesidades y nuestros objetivos y después buscar las herramientas adecuadas para darles respuesta, y no al contrario.
Esta perogrullada pone patas arriba la mayor parte de las estrategias y las políticas de implantación de las TIC en el tejido asociativo llevadas a cabo en los últimos años: primero se repartieron ordenadores en las asociaciones y se les crearon miles de páginas web. Hoy nos preguntamos porque la mayoría de aquellas páginas están muertas de asco o son poco más que curiosos folletos digitales.
En fin, pienso que -independientemente de lo que ocurra con las TIC- estamos asistiendo a una crisis profunda, terminal, de un viejo modelo de organizaciones sociales.
Muchas asociaciones y ONGs van a desaparecer, o se van a acabar de integrar completamente como una parte más del sistema, indistinguible.
Y, mientras, están surgiendo ya -aunque a veces nos cueste mucho verlas- las nuevas formas de participación, de organización y de acción social.
Para estas últimas es seguro que las TIC serán -lo son ya- una herramienta fundamental para transformar el mundo.

2 comentarios:

  1. En estos debates sobre TIC y asociaciones, ¿a qué se refieren específicamente con "TIC"? A redes sociales, ok, ¿a algo más?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Amigo anonimo:
    TIC es el acrónimo de Tecnologías de la Información y la Comunicación, y abarca al conjunto de esas tecnologías, incluyendo Internet, las redes sociales, y el mundo de la telemática en general.
    Un saludo

    ResponderEliminar