viernes, 23 de septiembre de 2011

Que le den...(al sistema)

Pertenezco a esa mayoría de la población que no entiende un pimiento de lo que está ocurriendo en el mundo con la economía, por qué un día cae la bolsa, y al siguiente sube la prima de riesgo, y al otro se producen recortes en los servicios públicos, y más tarde baja la calificación de la deuda, y así sucesivamente.
A pesar de este estado permanente de confusión e ignorancia -en el que nos mantienen con ahinco- tengo claras algunas cosas:
  • Que las gentes de a pie vivimos acojonadas, con el alma en un puño, muertas de miedo. Diciendo por lo bajini aquello de "¡virgencita, que me quede como estoy!". Es un sinvivir. Y esto le viene muy bien a quienes manejan el cotarro. O sea, que mientras el personal tiembla es más fácil que no se resista y trague con todo lo que le echen.
  • Que los ricos son cada vez más y más ricos. O sea, que la economía debe ir fatal pero hay algunas personas que en todo el mundo están sacando tajada, para las que no hay recortes, cuyos beneficios crecen y crecen. Seguro que a esas personas -(¡pobrecitas!)- también les están subiendo el precio del caviar,  los maseratti y los yates, y como decía aquella señora -digna del Libro de los Idiotas- sufren mucho porque "¡no tienen cash!", pero el caso es que cada vez son más ricas. ¡Hasta el punto de que algunas de ellas proponen -tímidamente- que les suban los impuestos!
  • Que los pobres son cada vez más y más pobres. O sea, que el pato de la crisis económica, como siempre en la historia, lo siguen pagando los de abajo, y a estas alturas del siglo XXI, las generaciones sucesivas de gentes humildes tienen todas las papeletas para vivir peor que sus predecesores. Vamos pa peor. Y eso vale para las personas y para los países, o sea, que si en Europa lo estamos pasando mal, en Africa ni te cuento.
  • Que con todo este rollo de la crisis económica se acabó lo de preocuparnos y ocuparnos de otras crisis "menores": el calentamiento global, las hambrunas, el agotamiento energético, la crisis migratoria, el deterioro global de los derechos humanos, etc., no hay tiempo, interés ni recursos para nada más que no sea salvar a los bancos y combatir el deficit.¡Los especuladores y banqueros primero! 
Estos días existe una gran preocupación mediática por la quiebra de Grecia, el fin del Euro, la amenaza de una recesión... y los economistas del FMI empiezan a hablar de "crisis sistémica", cual si fueran perroflautas antisistemas. Nos amenazan con que el sistema se va al garete.
Y yo me pregunto si eso es un drama -y en todo caso para quien- si hemos de tener tanto miedo porque el sistema se colapse, se vaya a la misma mierda, o hemos de celebrarlo con champán.
Seguro que el derrumbe del sistema no será muy cómodo, especialmente para las sociedades que hemos vivido satisfechas en el consumismo y el derroche, pero probablemente será la única posibilidad de construir algo nuevo.
Tal vez sea eso lo que nos lleve a explorar el decrecimiento y a perseguir la Felicidad Interior Bruta.

    3 comentarios:

    1. Como siempre lo bordas... A la mierda el sistema y tardaré, lo que tarde en enviarte esta entrada y me pongo a abrir una botella de cava, (no hay para mas)... para brindar por la salud de todos los que pensamos lo mismo. Que nos están dando por donde amargan los pepinos y encima les reímos la gracia... A la mierda el sistema !!
      Un abrazo.

      ResponderEliminar
    2. Me sumo al mandato. A la mierda el sistema¡ Con todas las consecuencias... que dicho sea de paso ni por asomo parece que sabemos cuales pueden ser. Pero por si acaso, A la mierda de nuevo con el sistema. Estoy plenamente identificado con el post de Fernando. La realidad tiene que cambiar. Creo que va a cambiar. Va con retraso por que los que controlan resisten, tienen el poder. Pero de una manera o de otra, como dice la gente joven, esto va a "petar".

      ResponderEliminar
    3. Salta hoy a la red la entrevista con este broker que explica, sin eufemismos, cual es la lógica del sistema: http://youtu.be/vt4d7EAlwCg

      ¿Lo quieres más claro?

      ResponderEliminar