miércoles, 16 de noviembre de 2011

La pila

El otro día cumplí  ...eeenta tacos.
Un puñao tan grande que me da escalofríos hasta mentarlo.
Recuerdo la broma que les hacía a mis padres, al final de sus vidas, cuando se quejaban de dolores varios. Les decía: "eso es la pila", y cuando me preguntaban: "¿qué pila?", yo respondía: "la pila de años que tienes encima".
Pues bueno, sin llegar a eso, yo también empiezo a sentir el peso de la pila.
Tengo veinte o treinta años menos de los que tenían mis padres cuando les bromeaba, pero ya he entrado en una "edad provecta", como se decía antaño.
Mi amigo Jóse, un medico buenísimo que me receta todos los años por estas fechas una buena dosis de jamón ibérico, dice que, a partir de los cuarenta, si te despiertas por la mañana y no te duele nada es que te has muerto.Personalmente puedo dar fe de ello. Los dolores no se van, solo cambian de sitio.
Pero no era de la pila de mis años de la que quería hablar, sino de la avalancha de afecto que recibí en mi cumpledécadas. 
Yo había rechazado previamente cualquier celebración o festejo que hiciera más duro el trago de ingresar en la cofradía de los "yayoflautas", como dice mi amigo Antonio, pero no se me ocurrió borrar las huellas del delito.
O sea, no tuve la precaución de engañar al feisbu y falsear anticipadamente mis fechas de nacimiento, eliminándolas o cambiándolas de mes, así que me llegaron una gran cantidad de llamadas y mensajes que me tuvieron todo el día pegado al teléfono y al ordenador.
No, no me voy a quejar por ese chute de cariño. Todo lo contrario. Fué lo mejor del día.
Eso y la espectacular comida que preparó Nené (para tres o cuatro veces más comensales) y su espectacular regalo de yacuzi y masaje que disfruté esa misma mañana, sin más dilación.
Si tiene alguna ventaja esto de cumplir años es precisamente que te recuerden que te quieren, que se alegren contigo (o a pesar de ti) de que sigas cumpliendo.
Soy una persona afortunada, muy afortunada. Y estoy dispuesto a aguantar otros ...eeenta, aunque solo sea por gozar a ese montón de gente que me regala su amistad.
Agradecido y emocionado.


6 comentarios:

  1. agradecido y emocionado porque sigas cumpliendo en nuestra compaña días y años: una pilita (con t) de años, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por brindarnos tanto cariño y contagiarnos de sabia juventud. Juan Carlos

    ResponderEliminar
  3. Eres el "Yayoflauta" más genial del mundo y sólo recibes lo mismo que das. Te quiero muchíiiiiisiiiiiimoooooooo

    ResponderEliminar
  4. Me encanta esta "resaca" del cumpledécadas.

    A mi amigo Jose Gras, muchas gracias de nuevo y todo mi cariño por todo el que recibo de él.

    A Juan Carlos, me encanta "verte" por aquí y espero un blog "tuyo" donde recojas tus trabajos. Reparte besos y abrazos.

    A Aniti76, qué le voy a decir. Es la presidenta de mi club de fans. Una incondicional.Completamente objetiva. Yo también te quiero, mi amol.

    Gracias a los tres.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades, maestro. Atrasadas, pero de corazón.

    Años colaborando y aprendiendo de tí y ahora descubro tu blog vía el de Asier Gallastegui. Ya me vale.

    Un fuerte abrazo, de un fijo de este sitio desde hoy mismo.

    ResponderEliminar
  6. Abrazos para ti, Emilio.
    Gracias por tu felicitación y tus palabras.
    Es un gustazo trabajar contigo!

    ResponderEliminar