viernes, 2 de diciembre de 2011

Es la participación ciudadana, estúpido

Parafraseando la famosa frase de Bill Clinton, es bueno recordarles a quienes se preguntan como superar la tremenda derrota del PSOE aquello de "es la participación ciudadana, estúpido".
Las razones de la debacle electoral hay que buscarlas no tanto en la crisis económica -como argumentan quienes pretenden echar balones fuera- sino en la gestión de la crisis.
O sea, que es verdad que el gobierno de Zapatero y el PSOE en su conjunto no han tenido la culpa de la crisis mundial, ni de la burbuja inmobiliaria, ni de las altas cifras de desempleo...
Pero también es cierto que han mostrado una estruendosa falta de ideas, un vergonzante sometimiento a las imposiciones del mercado y del gran capital, una incapacidad absoluta para articular propuestas alternativas... como apuntábamos hace ya algún tiempo.
Y las promesas de la campaña electoral cayeron en el vacío de la incredulidad y la desconfianza hacia quienes hoy proponían algo que no quisieron o supieron hacer ayer.
Pero, cuando se ha consumado la derrota anunciada, a la hora de preguntarse por sus causas, se elude la autocrítica y, cuando se trata de pensar en las soluciones, se vuelve a recurrir a las viejas recetas: encontrar un nuevo lider y un nuevo discurso. Y a esperar que la crisis desgaste al gobierno del PP y que, dentro de cuatro u ocho años, les vuelva a tocar gobernar a quienes hoy han sido derrotados.
Se olvidan de que, mientras tanto, al mismo tiempo que la crisis del capitalismo se ha ido extendiendo y profundizando, han ocurrido otras cosas: ha crecido la desafección ciudadana hacia la democracia, se han movilizado cientos de miles de personas en España -y en todo el mundo- reclamando un cambio radical en la manera de entender la economía y la política, en la forma de practicar la democracia.
Y, en el fondo, ocultas por la crisis económica y financiera, siguen avanzando las otras crisis: la medioambiental, la energética, la alimentaria... amenazando el futuro de la humanidad (aunque parezca que lo único que hay que "salvar" son los bancos y los beneficios de las grandes empresas).
No está la cosa para más de lo mismo. Las viejas soluciones conducen a los mismos resultados. Es el momento de cambiar o desaparecer.
A la derecha le basta con conservar el poder -que no necesariamente el gobierno- y para conseguirlo todo vale.
Pero a la izquierda no le vale cualquier cosa, no se conforma, no somete el pensamiento crítico a la disciplina del pensamiento único.
El camino para construir un futuro mejor posible pasa por profundizar la democracia, hacerla más participativa, implicar a todos los ciudadanos y ciudadanas en la búsqueda y puesta en marcha de las respuestas a los grandes desafíos que enfrentamos.
Y eso significa empezar por abrir los partidos, hacerlos más democráticos y participativos, multiplicar la reflexión colectiva y el debate, convocar y escuchar todas las voces, valorar todas las ideas, sumar todas las manos.
Ya sabemos que no será fácil, pero eso es lo que toca: la participación ciudadana, estúpido.

6 comentarios:

  1. Usted es un ingenuo, amigo, que cree en los milagros. Los partidos son estructuras de poder, que quieren acumular más y más.Lo de repartir y compartir el poder no está en su ADN.
    Un saludo y no pierda usted su ingenuidad.

    Tomás Martin Arias

    ResponderEliminar
  2. Estimado Tomás, la ingenuidad que no falte. Pero es que, además, el viento de la historia sopla a favor. Incluso los viejos y autoritarios partidos tienen que cambiar. Como cantaba Mercedes Sosa: "cambia, todo cambia". Y vamos hacia una sociedad más y más colaborativa (eso se lo debemos a la Revolución Tecnológica).
    Asi que, los partidos o cambian o desaparecerán.
    Un saludo para ti y gracias por tu aportación.

    ResponderEliminar
  3. Participación ciudadana,estúpido. My bueno Fernando.
    Sólo en una ocasión y hace ya años escuche algo similar (claro es que tampoco es que yo sea de escuchar mucho a los políticos,la verdad sea dicha)y fue en aquellos encuentros con los candidatos gaditanos que se te ocurrió y organizamos en los primeros tiempos del CRAC. ¿Recuerdas? Por aquél entonces: la Teo, la del PSOE que era enfermera (sin comentarios)y el candidato de Izquierda Unida que venía de Astilleros, y fue él el que hablaba de participación a través de las asociaciones de vecinos, bla,bla,bla... claro que sabía muy bien su público:ASOCIACIONES y su discurso era en periodo electoral.
    Pero ya algo escuche , después de todos estos años, ya han pasado unos cuantos, te escucho a tí hablar de esto...Bendita ingenuidad!

    Arriba el 15 M!!!!!!

    Saludos.

    Ana

    ResponderEliminar
  4. Los políticos y las políticas suelen hablar de participación ciudadana cuando están en periodo electoral, e incluso cuando están en la oposición (no siempre). Pero si tienen poder, algún poder, entonces no hablan tanto. Es más, algunos pensamos que, incluso, le tienen miedo a la participación ciudadana. ¿Son verdaderamente demócratas?
    Podríamos discutirlo. Desde luego hay muchos partidos políticos que no pasarían la prueba del "algodón democrático".
    Habrá que seguir hablando de ello, Ana, durante muchos años, pero estoy seguro de la historia va por ahí.
    Saludos para ti.

    ResponderEliminar
  5. Puede que sea así. Que en cuatro años, o incluso antes, el PP se desgaste en su propia falacia y a los derrotados de hoy les toque de nuevo gobernar. Pero me temo lo peor. Creo que esta ola conservadora no ha hecho más que empezar. De hecho, ya empezó en la última legislatura de Zapatero. Miro a mi alrededor y sobre todo veo resignación. Con una oposición debilitada en el parlamento y en la calle, el PP tiene vía libre para hacer lo que quiera. Se apoyará en un montón de gente que no quiere oir de explicaciones complejas sino un milagro que solucione la crisis.

    ResponderEliminar
  6. Si, Paco, yo también me temo que una gran parte de la ciudadanía desanimada, apática y desinformada, sigue delegando su responsabilidad y esperando milagros. Y arremetiendo contra los políticos si no se producen.
    Así que el asunto sigue siendo como reconstruirmos una mayoría social responsable, consciente, activa...
    Creo que la respuesta sigue teniendo que ver con la participación ciudadana.
    Un abrazote

    ResponderEliminar