lunes, 13 de febrero de 2012

Pobreza

Ferreres. El Periódico. 8/2/2012
Me acuerdo mucho estos días de lo que le escuché a Aminata Traoré, hace año y medio, cuando nos preguntaba, a cuenta del impacto de la crisis: "y los jóvenes europeos...¿a donde van a emigrar?".
Lo recuerdo porque España ha vuelto a convertirse, en muy poco tiempo, en un país de emigración, y son ya miles los jóvenes que salen cada año a buscarse la vida fuera de nuestras fronteras. Mi hijo Pablo será, si nadie lo remedia, uno de ellos dentro de pocos meses.
Se trata de un terrible indicador del empobrecimiento progresivo al que está sometiendo la crisis económica a las clases medias y bajas del país.
Efectivamente, crece cada año el número de las personas que viven por debajo del umbral de la pobreza, que alcanza al 22% de la población, los comedores sociales y los bancos de alimentos reciben cada vez una mayor demanda de ayuda, más y más ancianos son retirados de las residencias geriatricas porque sus familias no pueden pagarlas y porque la modesta pensión del abuelo o de la abuela sirve para aliviar la penuria en las casas donde escasean otros ingresos.
El impacto de este empobrecimiento es mayor porque, hasta hace muy poco tiempo, vivíamos en el derroche, en la opulencia, en mitad de la fiesta del consumo...para pasar de golpe -como dice el chiste- a una nueva forma de "consumismo": con-su-mismo coche, con-su-mismo abrigo, con-su-mismo par de zapatos...
Pero, lo más sorprendente es que el bienestar de los más ricos, a pesar de la crisis, crece y crece. El mercado del lujo creció en España el pasado año un  25%. O sea, se vendieron más yates, más joyas y más coches de alta gama.
Los bancos más importantes del país redujeron el año pasado un 32% sus beneficios, y solamente ganaron... 15.000 milllones de euros.
O sea, que con la crisis la riqueza no ha desaparecido, lo que ha ocurrido es que se ha repartido de manera aún más injusta: los ricos son hoy más ricos, mientras que los pobres son todavía más pobres. La incertidumbre y la precariedad afectan a más personas.
Eso no evita que se culpabilice a las capas más débiles de la sociedad, a quienes se reprocha "haber vivido por encima de nuestras posibilidades" para justificar los ajustes y recortes en los derechos sociales y en los servicios públicos que vienen a agravar el empobrecimiento general del conjunto de la ciudadanía.
Pero, tal vez, lo peor de todo es nuestro empobrecimiento ideológico, la pérdida de la capacidad crítica, el adocenamiento, la alienación general... que nos lleva a la resignación, a la aceptación callada de este estado de cosas.
Tato Iglesias nos hablaba, cuando estuvo por Cádiz en 2009, de una "clase trabajadora con mentalidad de capitalistas", que piensa igual y tiene los mismos valores, las mismas aspiraciones que aquellos que la explotan y la oprimen.
Sin embargo, es posible que de tanto estirar la cuerda ésta llegue a romperse.
En Grecia ya han comenzado los incendios y los violentos tumultos sociales ante la inaguantable situación de empobrecimiento general que está provocando la crisis financiera.
Y en España, los únicos puestos de trabajo que convocará la Administración del Estado este año serán de policías y fuerzas de seguridad. ¿Por qué será?

2 comentarios:

  1. Pues con la reforma laboral la cosa se va a animar todavia un poquito mas. Los empresarios estan encantados y los trabajadores digiriendo su ingreso en la esclavitud. Y eso los que tienen suerte de tener trabajo. 5.000.000 de parados.¿Hasta cuando?

    Javier Leon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fernando de la RivaFeb 15, 2012 02:36 AM

      Si, Javier, yo también creo que la reforma laboral va a profundizar en la precarización y el empobrecimiento general de las capas medias y bajas de nuestra sociedad.
      Y, respecto a tu pregunta, nadie sabe hasta cuando aguantaremos, porque el "lavado de cerebro" ha sido muy efectivo, han conseguido hacernos sentir responsables de la crisis y hay mucho miedo.
      Pero no perdamos la esperanza, no nos resignemos, peleemos tod+s junt+s por cambiar el mundo.
      Gracias por tu comentario y un saludo cordial.

      Eliminar