sábado, 31 de marzo de 2012

Mensajes post-electorales en una botella virtual

Los resultados de las elecciones andaluzas han sido una sorpresa.
No se ha cumplido ninguna de las previsiones de los sondeos.
En la noche electoral, las caras de unos, pese a felicitarse por la victoria, parecían de duelo. Las de otros, que se imaginaban ya apeados de los sillones del poder, no podían ocultar la alegría, pese a la derrota.
Pero, tras la sorpresa, y aprovechando la perplejidad general, me atrevo a meter en esta botella virtual algunos mensajes, a ver si -por casualidad- llegaran a su destino.

A los señores y señoras del PP, dos recomendaciones. La primera es que -despues de cuatro fracasos- cambien de candidato. El señor Arenas nunca podrá representar el futuro. Ha habido mucha gente que se lo ha imaginado de presidente y esa posibilidad les ha convencido de no votarlo (o votar a la contra). Pero, sobre todo, y ahi va lo más importante, olvidense de ganar ninguna elección en Andalucía mientras los miembros de su partido y de la ultraderecha respondan a cada una de sus derrotas en las urnas con insultos a los andaluces y andaluzas. Tienen ustedes muy mal perder y se les ve el plumero. Se les nota de lejos la prepotencia, los prejuicios, la ignorancia, el desprecio por Andalucía.

A los señores y señoras del PSOE, otra recomendación. Conviene que cuenten sus votos y sus escaños: han perdido ustedes muchos. Comprendo que, como pensaban que la cosa iba a ser mucho peor, se les vea cara de alivio. Pero no se confundan: lo suyo es para preocuparse. O cambian ustedes, sus políticas y su forma de gobernar, o el futuro que les espera será negro. Les faltan a ustedes valores, ideas, transparencia, escucha activa, participación y democracia interna... Les sobran inercias, rutinas, nomenklaturas y aparatos, componendas, corruptelas... Los electores les han dado una nueva oportunidad, casi seguro que es la última.

A los señores y señoras de IU, vaya por delante la enhorabuena: doblar el número de diputados electos no es poca cosa. Pero tampoco deben equivocarse: muchos de los nuevos votos que han recibido son "prestados", son de gentes descontentas con el PSOE que, con cierta facilidad, pueden devolvérselos o prestárselos a otros, o quedarse en sus casas... si ustedes defraudan su confianza. También ustedes tienen mucho que cambiar. En su ambición de poder y sus disputas internas, en sus tics autoritarios, se parecen demasiado a quienes ustedes critican.

A los otros partidos progresistas un consejo: las actuales reglas de juego electoral hacen muy difícil que un pequeño partido pueda conseguir representación, más allá de lo testimonial. Es injusto, ciertamente, pero mientras no cambien esas reglas, tal vez su esfuerzo deba dedicarse a sumarse a otros pequeños partidos, a formar coaliciones, a condicionar los programas de los partidos más grandes. Si ustedes no suman, restan. Y eso solo genera frustración, a ustedes en primer lugar y al conjunto del electorado progresista también.

Un mensaje de respeto, por último, para los y las abstencionistas conscientes (y aclaro lo de "conscientes" porque alguien ha querido meter en un mismo saco a todos y todas los abstencionistas, y eso no vale: desgraciadamente, hay un alto porcentaje de gente que no vota porque "se la suda la política", pasan de todo).Prefiero cien veces a quien no vota pero lucha todos los días, que a quien vota cada cuatro años y no vuelve a mover un dedo el resto del tiempo. No me producen respeto alguno quienes no votan y no hacen nada, solo quejarse. Y me pregunto si no es posible luchar todos los días y utilizar también el voto como otra forma más de lucha política.
 

12 comentarios:

  1. Al que se te ve el plumero es a ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te refieres a que mi pensamiento es de izquierda, creo que es un plumero que no he ocultado nunca.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Como siempre, alto y claro, Fernando. Como dice el valiente Anonimo, se te ve el plumero, claro que si: el plumero de quien lleva muchisimos años, día a día aportando su granito de arena para que este mundo sea mejor. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. Me gustaría ser parte de esa playa llena de granitos de arena. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Cuanta razón tiene anónimo, se te vé el plumero... El caso es que creo coincidir en tus lecturas de la realidad. Llevas tiempo clamando por la unidad de la izquierda, y pienso que solo haciendonos concesiones y tolerandonos entre las muy plurales tendecias que conforman el pensamiento progresista podremos hacer frente a una derecha que tiene a su favor además de medios y poder, un histórico potencial de aglutinamiento cuando de lograr objetivos se trata.
    Dado que dichos objetivos son diametralmente opuestos a los nuestros, ¿que sentido tiene la confrontación cuando son otras las prioridades?
    "La verdad el múltiple, la mentira única"
    Ahora bien si se trata de otro tipo de "plumero"... Ahí ni "entro" ni "salgo".
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, Miguel, unidad de la izquierda, desde la diversidad, la tolerancia y el respeto mutuo. No tenemos que ser idénticos, pensar exactamente lo mismo para poder trabajar juntos por algunas cosas en las que creemos. No se me ocurre otra manera posible de construir ese otro mundo que decimos querer.
      En cuanto al otro "plumero", yo tampoco "entro" ni "salgo".
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Fernandito, yo soy un asqueroso pragmático que, aunque tengo la cabeza llena de nubes, los pies siguen pisando el musgo. Prefiero mil veces la situación en Andalucía a la situación en Extremadura. Aunque el gozne sea el mismo, aquí la puerta se abre al revés.

    Besos

    josemari

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Jose Mari, lo de Extremadura es difícil de entender. Esperemos a ver para donde se abre la puerta en Andalucía. Y, mientras tanto, sigamos defendiendo el pensamiento crítico (y bebiendo buen vino).
      Besos para ti

      Eliminar
  5. Pues sí, Fernando, a mí me encanta tu plumero!!!, los que entran, los que salen, los que no entran y los que se quedan dentro, los que salen sin haber entrado, los que no salieron nunca, pero que quisieran volver a entrar, etc... Me gusta lo diverso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja!!!
      Viva la diversidad!!!
      Vivan los plumeros!!!

      Eliminar
  6. Me gustan los mensajes de tu botella virtual, ojalá la casualidad quiera que lleguen a ojos despiertos...
    En cuanto a los plumeros..., adoro la diversidad la creo imprescindible realmente....
    En relación al "desprecio por Andalucia" es evidente y ya estamos hartos de escuchar comentarios sobre nuestra manera de ser, de sentir, de hablar, de "trabajar o no trabajar"....empiezo a pensar si no se tratará realmente de envidia...El caso es que en Andalucía se ha dicho AQUÍ NO SEÑORES Y ASÍ NO, A NOSOTROS NO NOS ENGAÑAIS....Aquí, además de disfrutar de la vida, de cantar y bailar,...observamos, analizamos la realidad, pensamos y actuamos en cosnecuencia.
    ¡Ole por el sur,por las sorpresas electorales, la diversidad y los plumeros!

    Un saludo Fernando.
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana,
      Yo también creo que hay algo de envidia detrás de ese desprecio.
      En el fondo piensan: "esta gente si que vive bien, disfruta de la vida, es alegre y feliz" (lo cual también tiene mucho de estereotipo).
      Gracias por tu comentario y un abrazote.

      Eliminar