jueves, 15 de marzo de 2012

¡Viva la Pepa!

Hace algunos años se anunció la celebración del Bicentenario de la Constitución de 1812 como una especie de compensación a Cádiz por los olvidos de 92, cuando los fastos del Quinto Centenario del Descubrimiento de América (¿no sigue sonando algo raro?), con su alarde de equipamientos e infraestructuras públicas, pasaron de largo por esta ciudad.
Así que los politicos utilizaron los referentes de la Expo de Sevilla o el Forum de Barcelona, para engordar la expectativa de una efeméride que iba a cambiar el rostro de la capital gaditana, incorporándola de golpe a la modernidad.
Llegaría el tren de alta velocidad a Cádiz, se construiría un segundo puente para unir la ciudad -que es una isla- al continente, contaríamos con un nuevo hospital y nuevos equipamientos culturales, se procedería a la rehabilitación del Castillo de San Sebastián, se sucederían multitud de grandes acontecimientos culturales y sociales -entre los cuales una Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno- congresos y un sinfín de eventos más.
Pues bien, ya está aquí el Bicentenario, dentro de pocos días se conmemora aquél acontencimiento histórico.
Pero el AVE no llegará a Cádiz hasta dentro de algunos años, el segundo puente no se terminará hasta -al menos- dentro de 15 meses, del nuevo hospital y otros equipamientos prometidos nadie habla ya, el Castillo de San Sebastián terminará de rehabilitarse algún mes de estos (aunque nadie sabe que uso se le dará después), y los grandes acontecimientos que se nos anunciaban se han quedado en la mitad de la mitad de la mitad.
Todavía hoy, a tres días escasos del magno evento, el monumento del Centenario, en la gaditana Plaza de España, continúa rodeado de andamios instalados para su limpieza y rehabilitación, y la Plaza de San Juan de Dios, donde se encuentra el ayuntamiento de la ciudad, está totalmente levantada y vedada al paso, porque a alguien se le ocurrió que la conmemoración era una buena excusa para cambiar toda su solería y urbanización, aunque no hiciera falta alguna.
Claro que, nutridas brigadas de operarios se están encargando de que, aunque sea trabajando día y noche, ambos espacios estén listos -o al menos así lo parezca- para su inauguración solemne en el gran día.
Hay que decir, para ser justos, que se ha cruzado por medio la crisis económica, frustrando o dilatando muchos de los planes previstos.
Pero, para ser justos también, la preparación del Bicentenario ha sido, durante todos estos años, un magnífico ejemplo de inoperancia y politiqueo.
Y, siguiendo con la justicia, el despropósito ya se inició con las promesas gradilocuentes, la venta de humo al pormayor y la exaltación del patriotismo de casapuerta en las que compitieron los políticos oportunistas.
Pero, quizás, no exista tal contradicción sino que la auténtica intención de los promotores del festejo fuera celebrar la chapuza, la improvisación, el desorden, el abandono... de los que ha llegado a ser sinónimo aquél grito histórico: ¡Viva la Pepa!  

7 comentarios:

  1. Con el Bicentenario nos vendieron una fantasía y nos entregan una chapuza.
    Creo que ocurrió algo parecido en el primer centenario, que el pueblo pasó mucho y el monumento se inauguró al cabo de un año. No han cambiado mucho las cosas después de 100 años.
    Y la gente seguimos tragando con tanta pamplina.

    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, Ana, no sorprende tanto que la realidad no se parezca a las expectativas que se crearon. Lo que si sorprende es que sigamos creyéndonos los cuentos que nos cuentan.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Gracias por recordarlo todo Fernando, porque faltaba quien lo hiciera...Se ha quedado en casi nada este evento, de lo que se esperaba a lo que ha sido, y parece que nos habíamos olvidado del puente, el tren,....

    Lo de la plaza de San Juna de Dios, un mérito para los operarios, aunque por la falta de planificación habrá costado el triple traer a tanto obrero haciendo horas a todas horas. Yo si que creo que le hacía falta arreglar el suelo a "San Juan de Dios" pero no de esta manera....¿Quíen habrá planificado la obra, temporalizado...? Qué estrés, polvo y lio en un par de semanas...y cuantas vueltas "pa salí de Plocia, Soprani o San Juan" era un acertijo cada día ¿por dónde nos van a desviar? Como casi siempre, falla la planificación...pero y la evaluación....¿habrá quien tenga que realizarla?

    Un saludo.

    Otra Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Otra Ana, por tu comentario. Dentro de un tiempo, pasados los fastos del 12, nos acordaremos de estos días, de este año mítico que se quedó en poco.
      Si, tal vez le hiciera falta a San Juan de Dios un arreglo del suelo, pero... ¿cambiarlo todo? ¿y los chorritos con luces? ¿precisamente ahora, en mitad de la crisis?.
      Y, como dices, el ejemplo de planificación y previsión es de nota (suspenso)¿Cuanto más habrá costado la obra por su mala planificación, por tener que terminarla la noche anterior como fuera, costara lo que costara?
      Creo que se aprovechan de que el pueblo (ese tan manoseado en los discursos) tiene -tenemos- mala memoria. A ver con que nos camelan cuando pase el 12.
      Un saludo para ti.

      Eliminar
  3. Y, efectivamente, el día señalado la ciudad se llenó de autoridades y discursos rimbombantes, y las plazas y calles estaban listas (o eso parecía) con sus flamantes macetones y banderolas, y desfilaban gentes vestidas de época (¿jugando a soldaditos y piconeras?). ¿El pueblo? El pueblo estaba intentando llegar a fin de mes.
    Y, al día siguiente, "cuando despertó el dinosaurio todavía estaba allí".

    ResponderEliminar
  4. enlaces cruzados, amigos

    http://plazachica.blogspot.com.es/2012/03/la-pepa.html

    un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, amigo, se cruzan los enlaces y las ideas.
      Abrazos para ti

      Eliminar