viernes, 13 de abril de 2012

Celebrando cuatro años

Mi amigo Antonio me llamó el Domingo de Resurrección para felicitarme por mis cuatro años.
Es su manera amable de recordar el "infartito" que, tal día como aquél, me golpeó en 2008.
Ese fué un año para olvidar, no solo por el infarto y la complicada rotura del brazo de Nené, que hubo de acabar en operación.
Es que entonces perdimos a mucha gente querida.
A mi madre, a la que sigo recordando cada día. A mi hermano Carlos Nuñez (del que rescato esa foto -los dos tan jóvenes- en 1990 en Chile) con cuyos malos chistes mexicanos ("-Ay! mi general, no tiene usted pelos en la lengua. -Por que usted no quiere, Lupita, porque usted no quiere.") sigo riéndome. A mis amigos Antonio, Trini e Inma. A mi perrito Max.
Pero no todo fué malo, también ese año decidí iniciar estas "Memorias del Futuro Imperfecto". Era una manera de conjurar los malos rollos, tristezas y depresiones, que suelen acompañar a los infartos, obligándome a expresar emociones, sentimientos e ideas, lo que me pasaba por dentro.
Y era una forma de hacerlo cuidando el lenguaje, la palabra, la escritura... si no con pretensiones "literarias", si con ambición comunicativa, de compartir, de conectar con otros corazones, otros sentimientos, otras voces.
Pero no podía imaginar entonces que también el blog llegaría a cumplir cuatro años, que alcanzaría las 224 entradas, los 626 comentarios, más de 30.000 visitantes y cerca de 50.000 páginas vistas. Nunca hubiera soñado que 75 personas se suscribieran al blog para recibir regularmente sus nuevas entradas.
Me siento profundamente agradecido a todas esas personas que han pasado por aquí, a muchas de las cuales ni siquiera conozco.
En este tiempo he aprendido muchas cosas, el blog me ha ayudado a pensar, a escuchar, a decir... y he podido compartir y dialogar con muchos amigos y amigas que se han acercado generosamente a este espacio virtual para escucharme y charlar conmigo.
Dicen -lo vengo oyendo desde aquél mismo año- que los blogs están muertos, que las redes sociales han acabado con ellos.
No lo sé, pero en mi caso personal, pensando en todo lo que me ha aportado y me sigue aportando este cuaderno virtual, diría aquello que se le atribuye -al parecer, equivocadamente- a Don Juan Tenorio: "los muertos que vos matáis, gozan de buena salud".

2 comentarios:

  1. este blog está muy vivo y con salud para muchos años (lo del infartito en domingo de Resurrección es una buena metáfora, que también tuvo que sufrir y superar mi amigo Manolo, el año pasado tal día como ese: bromeamos con que no sabemos cómo habría ido en viernes de Dolores), gracias a ti, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Jose,
      Al parecer hay un cierto "yuyu" con eso del Domingo de Resurrección y los infartos. No recordaba la coincidencia de fechas con Manolo (dale mis recuerdos y felicitaciones por su primer año).
      Y las gracias para ti (y para Marisa), que siempre has sido tan generoso, tan buen amigo.
      Otro abrazote

      Eliminar