miércoles, 4 de abril de 2012

Una cosa muy seria

Cuando yo era chico y este país era "como dios manda" -que diría Mariano- la Semana Santa era una cosa muy seria.
Para empezar, el Miércoles de Ceniza nos hacían una cruz -de cenizas, claro- en la frente mientras nos recordaban -por supuesto en latín- aquello tan alegre de "polvo eres y en polvo te convertirás".
Y nos pasábamos la Cuaresma -cuarenta días- entre abstinencias y ejercicios espirituales, preparándonos para la ocasión.
El Domingo de Ramos estrenábamos ropa nueva y nos compraban una larga palma, que quedaba colgada del balcón el resto del año.
Luego, durante la semana, asistíamos devotamente a los "oficios religiosos", distintos cada día.
El jueves santo se cubrían con paños y velos todas las imágenes, y visitábamos los altares de flores y velas que se levantaban en cada iglesia. Para cumplir la tradición, era preciso recorrer siete de aquellos "monumentos".
La radio solo emitía música sacra, junto a los sermones de los más encendidos oradores del clero. Y, más tarde, en la televisión, solo veíamos peliculas religiosas, todos los años las mismas:  Quo Vadis, La Túnica Sagrada, Rey de Reyes... que casi nos sabíamos de memoria.
El viernes santo, a la abstinencia de comer carne se sumaba el ayuno, lo que significaba que solo se hacía una comida fuerte al día. Y ese día no se podía cantar y estaba mal visto reirse.
Las procesiones estaban concurridísimas, con muchas señoras de peineta y mantilla y muchos penitentes con los pies descalzos. Y nos compraban un largo cirio protegido por un cucurucho de papel, para que no se cayera la cera al suelo. Y cantábamos aquello de "Perdona a tu pueblo, Señor, no estes eternamente enojado...".
En fin, ya digo, la Semana Santa era una cosa muy seria (y hasta un poco lúgubre), no como ahora.
Está claro que todo aquello no sirvió para fortalecer la espiritualidad ciudadana. A la vista está, al cabo del tiempo, la abundante cosecha de agnósticos y ateos que trajo aquella manera oscura de entender y practicar la religión. Como decía el chiste aquél: "en esto de la religión, se ha perdido casi toda la afición."
Una gran parte de quienes hoy acuden y participan en las procesiones lo hacen por tradición social, por cuestiones de identidad cultural -de "afición"- que no por motivos de devoción, como lo prueba el hecho de que el resto del tiempo pueden "pasar" de cualquier práctica religiosa.
Se forma parte de una cofradía como se "es" del equipo de fútbol local o del club de fans de David Bisbal.
La Semana Santa se ha transformado en un espectáculo de masas, en una "fiesta de interés turístico internacional", en parte del folklore local, en un largo puente  vacacional que aprovechamos para visitar esos "parques temáticos de la religión" en que se convierten nuestras ciudades, especialmente en este Sur pagano.
Lo que más preocupa en estas fechas es la "Operación Salida", las previsiones meteorológicas y los índices de ocupación hotelera.
El texto principal es el cachondeo y la fiesta, aunque el pretexto sea la religión.

10 comentarios:

  1. Tienes razón, pero tampoco es lo mismo la semana santa madrileña que la gaditana, que seguro que cachondeo ha tenido siempre. Aunque sea un poquito. Besoss

    Esú

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Esú,
      El cachondeo que no falte. La semana santa madrileña, donde va a parar, siempre será más sosanganas que la de Cádiz. Con decirte que no tiene ni tronos! Besos a ti (te debo llamada)

      Eliminar
  2. No es así, anónimo. En Cádiz también la hemos vivido con devoción. Pero lo que dice Fernando es cierto. Ahora, lo que está tristemente generalizada es la falta de respeto. Falta de respeto que se enseña desde niño. Ahora vivo la semana santa con mi hija que va a cumplir cinco años. No entiende la mayoría de las cosas que pasan alrededor suya cuando ve una procesión, pero lo que procuro enseñarle son dos cosas esenciales: los penitentes van rezando (o al menos eso deberían hacer) y no se les puede molestar (miles de niños les piden cera animados por sus padres y madres) y los pasos no son carrozas de una cabalgata. Ella las confunde con las de Carnaval y te juro que, viendo el ambiente que tengo alrededor, me cuesta muchísimo hacer que mi hija lo entienda. En parte es una lástima que se pierda la esencia de la fiesta, pero las cofradías también hacen lo suyo por fomentar todo lo que ocurre a su alrededor. He dicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respeto, civismo... que son valores que trascienden lo religioso.Estoy contigo Lalo, con tanto cachondeo es difícil entender de qué va la cosa. De todas maneras, tu insiste con tu niña que esos valores le valdrán para toda la vida. Abrazotes

      Eliminar
  3. años después, lo sigo explicando a quien todavía me pregunta: no voy en las procesiones de Semana Santa como concejal y respeto la religiosidad popular: nada tiene que ver con mis creencias religiosas, sino con nuestra laicidad

    un abrazo fuerte
    http://plazachica.blogspot.com.es/2009/04/pasos-vecinos.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, quizás haya algunas personas que te lo pregunten como quien pregunta: "¿Ah, pero tu no vas a ir a ver el Circo del Sol?".
      Y es que esto de la "Semana Santa-€spectáculo" va a más. Y, para prueba, aquí la última muestra: http://www.youtube.com/watch?v=Gmin3gdLvMo
      Un abrazote

      Eliminar
  4. La verdad es que en este caso me afirmo en que no es cierto aquello de que "cualquier tiempo pasado fue mejor" Recuerdo los Ejercicios Espirituales y el miedo que pasábamos con aquellos terribles sermones de las Misiones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, Rosa. Ese tiempo que yo recuerdo en mi nota era -al menos para mi- un tiempo oscuro ("una cosa muy seria", demasiado). Lo de los ejercicios espirituales tenebrosos, que tu recuerdas, es un buen ejemplo de esa oscuridad.
      Lo que quería señalar -con una mirada un tanto sarcástica e irónica- es que aquello que era tan serio entonces, hoy es objeto de folklore y se ha convertido en espectáculo vacacional.
      Aquello era demasiado serio, esto suena a cachondeo.
      ¿No habrá otra manera de vivir la espiritualidad y la religiosidad -quienes la sientan- que sea acorde con los tiempos?
      Un saludo

      Eliminar
  5. Mi blog:www.lacoctelera.com/rosanei

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la referencia.
      Le he echado un vistazo a tu blog y me parece más que interesante. Lo seguiré.

      Eliminar