sábado, 2 de junio de 2012

NPI (Ni Puta Idea)

Quienes dirigen esta nave (que -si quieres- puedes llamar el Mundo, Europa o España) no tienen ni puta idea de a donde nos llevan.
Van dando bandazos de aquí para allá, tratando de evitar el gran batacazo, que caigamos en el precipicio, pero sin el más mínimo control de la situación, sin saber donde nos lleva esta deriva ciega.
La única regla de oro de su delirante forma de conducir el mundo es que no se vean afectados los intereses de los mercados, o sea, de los bancos, de los grandes especuladores financieros, de los más ricos. Para eso pagan a quienes nos conducen, sus partidos, sus campañas, sus poltronas, sus futuros retiros multimillonarios como consejeros de sus corporaciones.
En medio de este viaje errático pueden quedarse sin trabajo millones de personas, o morir de hambre otros tantos millones, o perder su hogar cientos de miles de familias más, o perder sus derechos a la educación, a la atención sanitaria, o puede deteriorarse -todavía más- el olvidado equilibrio medioambiental hasta poner en riesgo la vida de las generaciones futuras... Pase lo que pase, pierdan los que pierdan, ellos tienen que ganar siempre. 
Quienes dirigen el Mundo, Europa o España, no tienen un solo proyecto de futuro, una sola propuesta capaz de motivar, de despertar las ilusiones y las energías de los millones y millones de personas que vivimos en la desesperanza.
No nos ofrecen ninguna perspectiva, solo nos proponen miedo. Si no aceptamos la precariedad, si no dejamos que nos recorten los derechos, conseguidos después de muchos años de luchas de quienes nos precedieron, todo será peor: el caos, el desastre.
La historia de la humanidad es una historia de crisis sucesivas. No existe otra forma de avanzar que no pase por poner fin a lo viejo para que pueda surgir lo nuevo.
Pero, a diferencia de otras crisis en el pasado, en esta que nos axfisia hay una diferencia fundamental: pareciera que se han terminado las utopías, los sueños que perseguir, que se han borrado todos los horizontes hacia los que avanzar.
Quienes dirigen esta nave no tienen ni puta idea de la meta hacia la que hemos de dirigirnos.
Es hora de que los tripulantes, quienes remamos y tiramos de los cabos, tomemos el timón y acordemos el destino de nuestro viaje, a donde queremos ir, que nuevos continentes queremos descubrir y conquistar.

4 comentarios:

  1. Es algo que sabemos a pequeño grado, cuando lo cotidiano se ve trastornado por algún suceso que nos obliga a tomar decisiones drásticas, pero preferimos pensar que lo grande está en manos de quienes velan por nosotros. Que sea ellos los apuestes por combinar austeridad y estímulo para salir de la crisis en España o europa, no es sino la constatación de lo grande que se ha vuelto el laboratorio.
    Nos han contado un cuento de como las medidas radicales han triunfado en el mundo, que no se han propagado de la mano de la libertad y la democracia sino que han requerido shocks, crisis y estados de emergencia: Sólo una crisis, real o percibida, produce auténticos cambios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, amigo o amiga "Anónimo", hemos delegado nuestra responsabilidad en los políticos y así nos va.
      Creo que nos están vendiendo un cuento, el de la crisis (ya dice el eslogan: "no es una crisis, es una estafa") para "ajustarnos" las cuentas. Las medidas radicales no han triunfado, han empobrecido a los pueblos para permitir seguir ganando dinero a los poderosos.
      Y, si, creo que esta crisis, real o percibida, va a producir cambios importantes. Menos mal!
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Fernando gracias por la respuesta, soy pedro varo el anonimo,un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja!!
      ¡Como para que tu pases "desapercibido"!
      Amigo, espero que estés mejor de tu mala pata.
      Besotes pàra ti.

      Eliminar