viernes, 16 de noviembre de 2012

Caca de conejo

Genuinas cacas de conejo
Andaba bicheando por las tripas de este blog cuando descubrí, entre sus diversas utilidades, una lista de las entradas más leídas a lo largo de su existencia (¡superados ya los cuatro años!).
Cual sería mi sorpresa al comprobar que esa lista aparece encabezada por "El Año del Conejo Chino", seguida de "¿Cambio Social sin Cambio Personal?", y, en tercer lugar "Caca en el Coco".
Las tres entradas no pueden ser más dispares, pero especialmente la dedicada al Año del Conejo Chino que está planteada en una clave personal, jocosa, anecdótica, y no tiene ninguna pretensión. Al menos en comparación con otras entradas en las que he intentado reflejar -con mucho mayor esfuerzo- opiniones sesudas sobre la realidad social o política, mis gustos literarios o algunas modestas experiencias vitales.
Me preguntaba cuáles podrían ser los intereses de mis "improbables lectores" -como diría mi apreciado Manuel Rodríguez Rivero- para preferir esas entradas concretas, cuando descubrí en las entretelas de este invento otra nueva utilidad desconocida que revela las palabras claves de búsqueda que traen a la gente despistada, desde los buscadores como Google, a este recóndito rincón de la red.
Pues bien, las dos palabras más buscadas son: "conejo" y "caca", lo cual explica en buena parte esa lista de entradas populares.
La enseñanza que saco de todo ello es que estas Memorias del Futuro Imperfecto se benefician de las búsquedas de los y las amantes del conejo (supongo que tanto en su variante gastronómica como en la erótica) y, así mismo, de quienes se decantan por la coprofilia como perversión de cabecera.
Está claro que, si quieres conseguir muchos lectores y lectoras para tu blog y un buen "posicionamiento" en los buscadores, lo importante no es tanto lo que dices en tus entradas, sino como las titulas.
El otro día comprobaba, jugando con mi amiga Hanna, que las palabras mágicas "caca, culo, pedo, pis" siguen generando fascinación en la infancia y consiguen despertar la risa en edades comprendidas entre los 3 y los 6 años, como mínimo.Pero, al parecer, la cosa tiene también su versión cibernética.
¡Somos como niños (y niñas)!
(Por si acaso, he titulado esta entrada combinando las dos palabras mágicas, a ver si así consigo engañar a las estadísticas y colocarme en la cabeza del rankin bloguero).

6 comentarios:

  1. segun leía estoa a esto mi hijo hodei tres años, que no sabe que yo estoy leyendo esto dice caca, culo, pedo, pis. Curiosidades de la vida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es un mantra muy poderoso. Los niños lo sabemos bien.
      Un besote Minerva!

      Eliminar
  2. CAMBIO CACA POR CONEJO y arrasamos (sobre todo, si lo conseguimos)

    un beso (de tornillo, que también vende)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. El título perfecto!!!
      Besos atornillados.

      Eliminar
  3. Qué bueno, Fernando. Me ha encanta'o el post. Yo tengo también la misma sensación tuya de que los posts que gustan más (en los blogs que son muy personales como los nuestros) son los que se escriben en clave jocosa, sin pretensiones. Nos ponemos sesudos y oye, olvídate de las estadísticas, y es lógico que así sea.
    En cuanto a lo que comentas de las palabras y etiquetas que atraen visitas, una cosa que he descubierto en los últimos tiempos es el efecto perverso en las estadísticas de visita que producen las imágenes que uno inserta. Son un "engañabobos del ego de un bloguero". Un montón de visitas que se reciben no son por el contenido, sino porque hemos puesto una imagen molona que indexa bien el buscador de imágenes de Google. La gente entra por la imagen, pero se va igual de rápido.
    En fin, cosas de las estadísticas, amigos... que es mejor ni hacerles caso..
    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar
  4. Gracias Amalio! Es un placer contar con tu lectura y tu comentario.
    Si, cuanto menos solemne y más personal parece que se siente más cercano y más gente se reconoce.
    Lo de los títulos es seguro. Lo de la imágenes no lo había pensado, pero a partir de ahora lo tendré en cuenta (la imagen de las cacas de conejo no creo que tengan mucho gancho).
    Hgamos blog muy personales, gocemos con ellos y,efectivamente, a las estadísticas que les den.
    Un abrazote

    ResponderEliminar