viernes, 23 de noviembre de 2012

Luces en la oscuridad

Ya os he contado alguna vez que tengo un grupo de amiguetes con los que, los lunes por la tarde, hacemos un blog para ver si conseguimos cambiar ciertas miradas y romper algunos silencios.
El grupo va cambiando con el tiempo y hay gentes que aparecen y otras que desaparecen. Algunas, como Juanlu se van para siempre.
Actualmente tenemos en el grupo a un coleguita, Antonio, que lo ve todo negro. El hombre está pasando por una depresión, porque no ve salida a lo suyo.
El otro día, después de curiosear un rato por las diferentes entradas, le preguntaba qué le había parecido el blog y Antonio me respondía: "Está lleno de pena, igual que el mundo, que está lleno de pena".
"Vale -le dije yo- es cierto que este mundo está oscuro como una noche cerrada, pero en mitad de esa noche negra se enciende una cerilla. Es la luz de una persona buena, de un proyecto solidario, de una iniciativa pequeñita que trata de mejorar el mundo. Es una luz chiquita, humilde, pero si te fijas, no está sola, hay otras muchas. Son miles, millones de luces en la oscuridad."
Y, para demostrárselo, como ejemplo de una de esas luces chiquitas buscamos en el Youtube el documental "El Tren de las Moscas", que también he mencionado en estas paginas.
Yo quería que Antonio viera la cara de Las Patronas, de ese grupo de mujeres hermosas que se buscan la vida para hacer llegar comida y agua a los inmigrantes ilegales que atraviesan Mexico apiñados sobre los trenes, camino del sueño americano. Pero Antonio solo vio las caras tristes de los inmigrantes y la pobreza de aquellas mujeres generosas.
Cuando yo le señalé este problema en la visión, que le impide ver las luces en la oscuridad, Antonio me contestó: "Igual es que tengo que cambiar de gafas".
Si, seguro, tenemos que cambiar las gafas porque, como en la historia del monje sensible, nos estamos perdiendo una parte fundamental de la película.
El caso es que nos hemos propuesto, en nuestro grupo bloguero, iniciar una campaña de búsqueda de "luces en la oscuridad", iniciativas que alimenten nuestra esperanza en el futuro.
Recuerdo ahora lo que decía, Edgar Morín: "De hecho, todo ha recomenzado, pero sin que nos hayamos dado cuenta. Estamos en los comienzos, modestos, invisibles, marginales, dispersos. Pues ya existe, en todos los continentes, una efervescencia creativa, una multitud de iniciativas locales en el sentido de la regeneración económica, social, política, cognitiva, educativa, étnica, o de la reforma de vida. Estas iniciativas no se conocen unas a otras, ninguna Administración las enumera, ningún partido se da por enterado. Pero son el vivero del futuro."

6 comentarios:

  1. Yo creo que vais a tener mucho éxito en esta búsqueda. Como tú, soy de los que piensa que si el mundo se mueve en una continúa rotación sobre su eje se debe a que hay personas que se toman la molestia de imprimirle esa rotación dándole un empujoncito con su mano desinteresada ya que, la mayoría de las cosas, parecen ir en dirección contraria.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Manel,
    Si, el mundo lo transforman cada día,cachito a cachito, las personas que encienden esas lucecitas. Lo que pasa es que nos cuesta ver esas luces en medio de tanto ruido y tanto espectáculo. Pero haberlas haylas. Gracias a la vida.

    ResponderEliminar
  3. Por favor, que las gafas tengas las diotrias justas y necesarias, sobre todo para abrir el corazón al optimismo, hay muchas desgracias y muchas personas que necesitan apoyo, sobre todo en estos días donde las condiciones de vida de muchos han cambiado y necesitan ese escalón, ya sea una sonrisa, un abrazo, unas palabras de animo o apoyo económico, cada uno sale a la calle con su candil, para compartir su luz con quien lo necesita. Gracias, por tus palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Mariquilla!!
      Si, creo que necesitamos unas gafas que, sin negar la realidad, ayudándonos a entenderla en toda su dureza y en las causas que están detrás de las injusticias, de las desigualdades y de todo lo chungo, nos permitan también descubrir la belleza y la bondad, y la fuerza de tanta gente compartiendo su luz.
      Pues eso, entre todos y todas lo lograremos.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Felicidades Fernando!! Porque "Una Mirada en la Calle" siga siendo un medio de expresión para aquellas personas que andan buscando la luz -como todos/as- desde la oscuridad más opaca.
    No puedo estar más de acuerdo con tu artículo: "Es la luz de una persona buena, de un proyecto solidario, de una iniciativa pequeñita que trata de mejorar el mundo. Es una luz chiquita, humilde, pero si te fijas, no está sola, hay otras muchas. Son miles, millones de luces en la oscuridad". ¡Claro que sí!
    No obstante, quiero resaltar que podemos ver una gran oscuridad, pero esa oscuridad está dentro de nuestra mirada. Además de que hay oscuridad porque hay luz. Pienso yo, que todo lo oscuro que vemos es reflejo de nuestro interior. -esto, claro que habría que matizarlo-
    Como bien le mostrabas a Antonio y él mismo te respondía: “cambiar las gafas con que miramos”. Eso, para mí, es sanar nuestro interior. Ponernos en paz con nosotras mismas y con el universo. Equilibrar las luces y sombras. Aceptarnos débiles y viriles. En definitiva el trabajo de ser humildes, generosos, benévolos y valientes para con nosotros mismos nos hará cambiar la mirada. La vida es perfecta dependiendo, claro está, desde dónde se miré.
    PD, he de reconocer que hay innumerables agujeros negros, pero ahí no voy a entrar, ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Carlos!!
      Bueno, lo cierto es que el blog sigue siendo un proyecto vivo, que cambia con las personas que van pasando por el grupo, de acuerdo con sus necesidades. Ahora... aquí estamos buscando luces ¡Que bueno!
      Esto de la luz y la oscuridad es complicado. Está claro que tiene mucho que ver con la mirada, como tu dices, pero como dicen en el grupo, también es verdad que en este mundo nuestro "hay muchas moscas", mucha miseria, mucho dolor, mucha injusticia...
      Lo sorprendente de la cosa es que son las gentes más pobres, las que menos tienen, las que son más generosas (con permiso de D. Amancio, que solo dona el 0,05% de lo mucho que tiene), las que producen más "luz" en medio de la oscuridad.
      Esa es también una razón para la esperanza.
      Bueno, sigue atento a la "Mirada", que iremos dando cuenta del proyecto. Y muchas gracias por tu apoyo.
      Un abrazote

      Eliminar