sábado, 10 de noviembre de 2012

Váyanse al infierno!!!

Me produce repugnancia, me escandaliza el cinismo de quienes nos gobiernan, que ahora se muestran compungidos por el suicidio de Amaia y prometen ponerle remedio a los desahucios.
Lo mismo me ocurre cuando en el principal partido de la oposición, sus líderes prometen hacer lo que antes -cuando podían- no hicieron.
Me pregunto si los ejecutivos de los bancos que nos han llevado a esta situación, que siguen recibiendo dinero público para sanear sus pérdidas, que promueven la ejecución de los miles de desahucios que se producen en nuestro país, pueden conciliar el sueño cada día.
Me pregunto si pueden dormir los jueces que dictan las sentencias, los secretarios judiciales que las ejecutan y los policías que las hacen cumplir.¿Pueden abrazar cada mañana a sus familias y luego salir a la calle a desalojar otros hogares y a aporrear a quienes se oponen a los desahucios?
¿Acaso tienen el corazón podrido?
Me escandaliza esta sociedad nuestra, de la que formamos parte todos y todas, que puede pasar sin transición de la aflicción por las muertes del Madrid Arena, fruto del afán desmedido de lucro, la ineficacia y la corrupción política, y del suicidio de Amaia -fruto de las mismas causas- a los cotilleos sobre la Esteban y la Campanario o los últimos goles de Messi y Cristiano Ronaldo.
Pero de todo lo que me repugna y escandaliza, el primer puesto lo ocupa la postura de la jerarquía católica, de la Conferencia Episcopal, de Monseñor Rouco Varela y sus colegas, que tan fácilmente se escandalizan por el matrimonio gay, la Educación para la Ciudadanía o la ley del aborto... pero no levantan su voz, ni convocan manifestaciones, ni amenazan con la excomunión a quienes hacen negocio con la crisis y con la desgracia de millones de personas.
¡Sepulcros blanqueados! les hubiera llamado Jesús de Nazaret, mientras les expulsaba del templo a correazo limpio.
¡Váyanse al infierno!

8 comentarios:

  1. Buena la destinación que has escogido, y que no salgan nunca de ahí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos un infierno de rechazo social, ¿no?
      Un saludo, Manel.

      Eliminar
  2. Ya me lo decía mi padre hace muchos años…si no hace las cosas bien te irán al infierno!
    Pienso que es los tiempos que estamos lo primero que tendríamos que hacer, un infierno nuevo…porque este tipo de gente, de infierno que decía mi padre, a estas gentes no les pasaría nada. Por lo tanto, lo primero es sabe a qué tipo de infierno los enviamos este grupos de gentes
    Es segundo lugar Fernando, hay que decir, y poner lo que si se puede hacer y también quitaría de escritor “me produce repugnancia”…el resto es un denuncio como siempre en tu línea D: FERNANDO
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Otra cosa, que yo haria, es dejar mas frases positivas
    o sea lo que pusiste primero que pese más que lo negativo
    eso haria yo, pero no sé si será lo mejor, es mi duda...otro beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Pedro,estas gentes pactarían con el demonio y se harían con los mandos del infierno. Pero, bueno, como le digo a Manel más arriba, al menos un infierno de rechazo social.
      Tienes razón en la ausencia de frases positivas, en el exceso de "repugnancia", pero es que cuando escribí esta entrada estaba muy cabreado, con mucha rabia.
      Creo, como tu, que es necesario proponer miradas positivas, pero a veces es tan difícil!!
      Gracias amigo, como siempre.

      Eliminar
  4. Cuanta razón hay en esta entrada! no puedo estar mas de acuerdo contigo ni lo puedo decir mejor,salu2

    ResponderEliminar
  5. A todo el mundo le duele en el alma lo que ha ocurrido tanto a Amaia y el caso de las niñas del Madrid Arena, desgracias que si hubiésemos podido, todos la hubiésemos intentado evitar en bloque, la otra cara es la responsabilidad,¿ como se puede llegar a causar tanto daño y no asumir responsabilidades?. La Iglesia seguro que ora y sigue en oración tanto por Amaia y su familia como por las niñas y familias del caso Madrid Arena y también sufre por las situación de la sociedad actual por causa de los desahucios, niños que ni desayunan ni comen y está Cáritas y voluntarios. Por otro lado está la falta de los desorientados de responsabilidad, los políticos que parecen despistados mirando a la luna , en vez de poner los pies en la tierra y decir: Hasta aquí hemos llegado!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Mariquilla!!
      Estoy convencido, como tu, de que existe un montón de gente buena y sana en la Iglesia Católica, y conozco a muchas de esas personas a las que admiro. Son solidarias y combativas, luchan por construir un mundo mejor. Podríamos poner un montón de ejemplos.
      Sin embargo, me escandaliza esa jerarquía que, en su mayoría (también hay excepciones), parece preocupada por ciertos "pecados" y cierra los ojos ante otros. Esa jerarquía cómplice de los ricos, de los poderosos de este mundo, que niega con sus obras el mensaje de Jesús de Nazaret.
      Un saludo cordial

      Eliminar