martes, 4 de diciembre de 2012

Esperando el fin del mundo

Dicen que el mundo se va acabar dentro de nada.
Ya tarda mucho ¿no?
Yo estoy impaciente perdío, nerviosito, a ver si llega de una puñetera vez el finde (del mundo).
No es que no estuviéramos avisados, ya lo anunciaron los mayas, aunque para ellos los mundos se sucedían unos a otros sin pausa, como las secuelas de Viernes 13.
Para confirmar el acontecimiento, dicen otros -filósofos y sociólogos, que son como mayas pero sin pirámides- que estamos ante un cambio de era.
Pues ya era hora de cambiar de era: ésta se está quedando viejuna cada día que pasa, se le notan las goteras por todas partes. Ya no da más de sí.
Y, para completar el cuadro profético, hay un montón de gente (de la "new age") que dice que se va a producir una "confluencia astral" y está a punto de comenzar la Era de Acuario, que "traerá consigo una edad de hermanamiento universal arraigada en la razón, donde será posible solucionar los problemas sociales de una forma justa y equitativa, y con mayores oportunidades para la mejora intelectual y espiritual."
¡Chachi! ¡Genial! ¡Lo que nos hacía falta!
Total, que pase lo que pase el 21 de diciembre, será para mejor. Así que...¿quien dijo miedo?
Yo ya estoy preparando mis calzoncillos rojos (unos con unos dibujos de chiles que me regaló mi amigo Juan Carlos Nuñez) las 12 uvas y el cava para recibir como se merece al nuevo mundo.
Aunque, pensándolo bien, probablemente el mundo (el viejo) ya se ha acabado sin que nos hayamos dado cuenta. Es cierto que sus efectos perversos siguen afectándonos, pero es que las resacas son muy malas.
Ponemos la tele y lo que vemos y escuchamos son noticias de otro mundo que ya no existe.
En realidad, Rajoy, Rubalcaba, Angela Merkel... y toda su parentela son del viejo mundo, ese que ya se ha muerto, pero no se han coscao todavía, como en una película de zombis.
Por si acaso, recomiendo a mis "improbables lectores", que nos revisemos nuestras respectivas entretelas del alma para comprobar que no estamos muertos.
Es lo que pasa en todos los cambios de mundo, que cuesta notarlos, parece que no se ha ido el viejo y no acaba de llegar el nuevo.
Pero, como decía Edgar Morín, “todo comienza siempre con una innovación, un nuevo mensaje rupturista, marginal, modesto, a menudo invisible para sus contemporáneos… De hecho, todo ha recomenzado, pero sin que nos hayamos dado cuenta. Estamos en los comienzos, modestos, invisibles, marginales, dispersos. Pues ya existe, en todos los continentes, una efervescencia creativa, una multitud de iniciativas locales en el sentido de la regeneración económica, social, política, cognitiva, educativa, étnica, o de la reforma de vida. Estas iniciativas no se conocen unas a otras; ninguna Administración las enumera, ningún partido se da por enterado. Pero son el vivero del futuro.”
O sea, que más nos vale ponernos las pilas, buscar la llave Allen en la caja de herramientas y empezar a armar el mundo nuevo.
Y, eso si, permitidme que sea el primero en felicitarnos: ¡Feliz Mundo Nuevo!

4 comentarios:

  1. Vaya! y yo que siempre había dicho que si se acababa el mundo y me daba tiempo me volvería a comprar una cajetilla de cigarros! y va y se acaba y empieza otro sin enterarme...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que listo, Manel!! Tu querías aprovechar el fin del mundo para darle al tabaco (al vino y al sexo también ¿no?) y nos toca ponernos a currar para poner el pie el mundo nuevo. Hay que joderse!
      Bueno, el consuelo que nos queda es que el que viene es un mundo a estrenar, sin todas las chapucerías de éste, nuevecito.
      Y me han dicho que eso de hacerlo juntos, mano a mano, compartiendo, uniendo esfuerzos es mucho más divertido. Así que, para ti también amigo: ¡Feliz Nuevo Mundo!
      Un abrazote

      Eliminar
  2. Sencillamente genial, Fernando. No obstante, me interesa concocer algo más sobre "la era de acuario". Seré más favorecido, en lo que sea, siendo acuario mi horoscopo? o no tiene nada que ver y estoy mescclando churras con meninas?
    En todo caso, agradezco, y recibo de buen grado, tu felicitación para el nuevo mundo. Estoy abierto al cambio y responsable de mi parte.
    Feliz para ti, también!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Juan Carlos, en tu caso, por "ser acuario", a partir del 22 de diciembre tendrás un 10% de descuento en todas tus compras.
      Jajajajaja!!
      ¿Todavía quieres ser más favorecido? Eres guapo, simpático, buena gente, generoso, tienes un montón de amigos... ¿qué más quieres, chatin?
      El nuevo mundo que viene va a ser la leche, ya veras.
      ¿No notas que la tierra tiembla bajo nuestros pies anunciando ese nuevo mundo?
      Un abrazote, y gracias por tu visita y tu comentario.

      Eliminar