domingo, 23 de diciembre de 2012

Volver

Vuelvo, en estas fechas señaladas, a mi madrileño barrio de Aluche.
Aquí viví más de 20 años, me casé y nacieron mis hijos.
Aquí creció mi conciencia social, al calor de las primeras asociaciones vecinales y la escuela popular de personas adultas que ayudé a levantar.
Aquí aprendí viejos tangos, como "Volver", y otras muchas canciones que cantaba con mi amigo Jose Ibarra a la guitarra (como siempre cantábamos en todos los festivales populares que se prodigaban en la época, nos anunciábamos como "Los de siempre").
El paisaje urbano sigue siendo hoy muy parecido al de entonces: un barrio periférico, lleno de bloques de viviendas modestas, con ropa tendida en sus fachadas, como los que se levantaban en muchas ciudades españolas en los 60 y 70.
Tan solo han cambiado los comercios, y hoy abundan los locutorios, en las panaderías se venden arepas y alguna carnicería se anuncia como "halal".
Callejeando, la música que sale por las ventanas son bachatas y ballenatos caribeños.
Los árboles del parque, que vimos surgir en un descampado lleno de ratas, son hoy mucho más altos y frondosos, y en esta mañana soleada de domingo se sientan bajo su sombra los inmigrantes polacos a compartir sus comidas típicas y matar la nostalgia del país lejano a base de vodka.
En mi barrio ha cambiado sobre todo el paisaje humano.
La población autóctona,  la que colonizó el barrio hace 40 años, ha envejecido. Me he acercado a la Asociación de Vecinos de Puerto Chico, una de las primeras que nació en los últimos años del franquismo, y en su puerta se anuncian "Talleres de Memoria" para combatir los efectos de la edad. Es todo un síntoma.
Mi barrio es -dice Nené- como la ONU. En él viven -ojalá que siempre en paz y armonía- gentes venidas de América Latina, de África y del Este de Europa.
Los niños que corren y juegan hoy por el parque tienen, sobre todo, rasgos indígenas y pieles oscuras o por el contrario son rubios y de pieles pálidas. En el colegio del barrio conviven más de 24 orígenes nacionales.
Junto a la dulce nostalgia de los años vividos, de las experiencias de juventud que fueron mi escuela de vida, paseando por el barrio siento hoy la emoción de un futuro mestizo e imagino, dentro de otros 20 años, a las nuevas familias que lo habitaran, los nuevos españoles y españolas que aquí nacerán, de sangres mezcladas, de raíces diversas.
No me produce ningún miedo, ningún rechazo, al contrario, me llena de esperanza en ese futuro mejor que nos aguarda.

6 comentarios:

  1. Bella descripción Fernando,bonita historia y precioso "volver" el tuyo. Espero que tengas unas felices fiesta y te deseo un 2013 estupendo, que esté a tu altura, si es que en esto de los años hay tallas tan grandes! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel!!! Eres muy generoso en tus palabras. Yo también te deseo lo mejor de lo mejor para 2013. Espero que ese año nos de la oportunidad de encontrarnos "analógicamente". Un abrazo!!!

      Eliminar
  2. Fernando, en su día también fue mi barrio. Allí me casé y allí nacieron tres de mis hijos. Allí viví en dos calles distintas. Maqueda y Seseña. Era un barrio lleno de sueños. Gente que vivía y trabajaba con la etiqueta de "clase media". Gente que había llegado de las provincias y empezaba a trabajar y a soñar... Gente que llenaba el parque de chiquillos que correteaban mientras sus padres con sus vecinos y amigos degustaban la cervecita del domingo sentado en cualquiera de las miles de mesas que sacaban los bares del parque...
    Un abrazo, estabilidad, salud y mucha PAZ en el 2013.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Pepe Luis, describes perfectamente nuestro barrio, convertido ahora en un barrio de "acogida" (ojalá) de un montón de "nuevos vecinos". Otro motivo de afinidad contigo. Yo también te deseo lo mismo para el año que viene.
      Un abrazote amigo!!!

      Eliminar
  3. Hermoso retrato del barrio de Aluche. Me quedo con tu reseña de un barrio, ahora, desigual respecto de la diversidad de orígenes, raíces y culturas, en una convivencia armónica y de trato cordial.
    La coexistencia de razas y culturas es, será y seguirá siendo presente y futuro de la avenencia entre todos los seres humanos. Y, no pretendo conjeturar sobre cómo me gustaría que fuera el convivir en las comunidades, lo afirmo. Porque he oído que conspirar con el universo es aliarse con el presente.

    ¡Feliz fin de año y nuevo 2013!

    http://jccanto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Juan Carlos, compartimos sueños. Que seas feliz, tu y los tuyos. Que 2013 sea un gran año para todos y todas. Y que nos encontremos a menudo para disfrutar de los buenos amigos. Besotes.

      Eliminar