viernes, 25 de enero de 2013

El cochecito

Mi amigo Pedro me invitó el otro día a subirme en el nuevo cochecito motorizado que ha sustituido a su vieja silla de ruedas.
Y yo me acordé de la mítica película de Marco Ferreri en la que Don Anselmo -el genial  Pepe Isbert- viaja de "paquete" en el cochecito de su amigo Lucas, como en la foto que acompaña esta nota, y sueña con conseguir el suyo propio para acompañar a sus amigos.
En plan de coña, yo he bromeado muchas veces con la fantasía de tener un "cochecito", y Nené me regaña siempre: "a ver si se va a cumplir lo que deseas".
Pero es un deseo irracional, romántico -como el de cantar en un trío de boleros- y lo se muy bien porque Pedro me recuerda que lo del cochecito no es ninguna bicoca, y mucho menos en una sociedad como la nuestra donde no caben las personas diferentes.
Pedro es un sobreviviente, de la poliomielitis, de un montón de operaciones, de un puñao de golpes de esos que da la vida... pero ahí está el tío peleando y repartiendo chistes y bromas, buscando pensamientos hermosos para servirles de altavoz, practicando la solidaridad con otros, apoyando la integración de las personas inmigrantes, el desarrollo en Africa, la apuesta por un mundo mejor, soñando siempre proyectos nuevos...
Somos amigos del Feisbú y cruzamos muchos "me gusta" y algunas músicas (es un lince, descubriendo joyas musicales), le gusta visitar este blog y dejar sus comentarios, pero, además, de vez en cuando nos vemos, compartimos algún encuentro sobre temas del mundo solidario, nos tomamos un chocolate con churros en pleno mes de agosto gaditano o nos montamos una cenita sevillana, y hablamos del mundo y de cómo se ve la vida desde la perspectiva de la silla de ruedas, desde la mirada de la gente con discapacidades.
El está hasta el gorro de pelear por la accesibilidad y la eliminación de las barreras arquitectónicas, y el otro día recordaba la sorpresa del Ayuntamiento de Sevillla cuando descubrieron que, sin querer, habían construido 90 km de aceras accesibles a cuenta del carril-bici. Les faltó tiempo para apuntarse el tanto y llenar el carril de logotipos de accesibilidad.
Porque las principales barreras -como bien sabe por experiencia- no son arquitectónicas sino mentales, están en las cabezas de quienes nos creemos gente "normal", de la ciudadanía no discapacitada, de nuestros representantes políticos... que ni siquiera "vemos" la necesidad de construir espacios y ciudades que faciliten la vida de las personas, de todas ellas. Eso si que es ceguera y discapacidad.

4 comentarios:

  1. Bueno, no le pedí subir porque acababas de presentármelo, aunque era como si lo conociera desde hace mucho tiempo: cariño transmite cariño..., Pedro también demuestra una capacidad valiosa y rara, que es la de la empatía, un abrazo a los dos y más churritos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja ¿Así que a ti también te ronda la fantasía de subirte al "cochecito"? No creo que admita más de un "paquete". Pero si se lo pedimos a Pedro seguro que nos da una vuelta.
      Un abrazo para ti.

      Eliminar
  2. Bueno, en primer lugar gracias por la dedicación, (esto te va a traen un colapsó de artículos o comentarios sobre los amigos o conocidos, amigo Fernando)…mira tu amigo José, ya quiere un paseo, a mí también me dio esa EMPATIA que hablar él. Pero como sé que tu eren un poco celoso, no quince invítalo por ese motivo…otro tema, hombre; yo te conozco no sólo de Fb, creo y mi memoria no es mala todavía, (las piernas me fallas bastante y algún tornillos de algunas de las muchas operaciones me falta ya), eso para aclarar nuestro amor. Y mira por donde veo una posible salida a mundo laboral, paseados de abuelos a los cafés con churros…esto lo tengo que fortalecer, no creer tú, vamos a medias…por eso soy amigos tuyo porque todos aprendemos de todos, y la comunicación es fundamental entre los amigos…José no te preocupe, que día que te vea te llevó a comer a ese Restaurante que no nos llevó el amigo Fernando, a mí me cito en su Caí, yo te transportaré en mi “cochecito” por la ciudad más linda de Andalucía…no se si a ti te invito también, si no lo hizo fue por lo celoso que es…bueno gracias a los dos, vera Antonio, como se va poner, ese no vea como es el niño sevillistas, de celoso también…besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Pedro, no hay de que.
      Te merecías la nota, aunque solo sea para compensar los churros veraniegos de los que tanto te quejas.
      No es verdad que sea celoso con mis amigos, al contrario, me encanta compartirlos, ponerlos en contacto, porque todo lo bueno debe compartirse.
      En cuanto a tu futuro laboral como paseador de abuelos, me parece una excelente idea porque, como habrás visto, no soy el único que disfrutaría paseando en el cochecito.
      Pero lo fundamental es que podamos seguir riéndonos mucho tiempo de nosotros mismos, de nuestros defectos, de nuestras tonterías, de los churros, de los abuelos... y compartiendo esas músicas guapas que me descubres.
      Gracias por tu cariño.
      Un besote

      Eliminar