viernes, 22 de marzo de 2013

Póngame las pilas, por favor

Ultimamente, cada vez recibo más encargos -para intervenir en jornadas o acciones formativas- que se presentan así: "mira, estamos hartos de tanto lamentarnos y necesitamos que nos pongas las pilas".
Si, parece que -al menos en una parte del tejido asociativo solidario- estamos concluyendo la etapa del duelo, del llanto por la crisis y las lamentaciones por el fin de una era, por el ocaso de un modelo organizativo envejecido, por la pérdida del sostenimiento financiero de papa estado... y está llegando al fin la aceptación de nuestra realidad y con ella la decisión de tirar para adelante y seguir peleando.
Tal vez, ahora nos miramos al espejo y vemos más delgadas nuestras organizaciones, que han tenido que prescindir de mucha gente, de todo lo superfluo, lo que no era imprescindible. Y nos sentimos un poco abandonadas, sin el respaldo de una administración pública que no solo no tiene dinero para ayudarnos sino que  también carece de ideas para poner en pie soluciones alternativas y hasta parece indiferente a las causas sociales que defendemos y representamos.
Pero descubrimos que no estamos solas. A nuestro lado, muy cerca, hay otras muchas organizaciones de iniciativa social a las que antes nos costaba ver siquiera, porque eran "la competencia" con la que disputábamos los recursos, y ahora las vemos como compañeras con las que compartimos necesidades y dificultades pero también territorios y objetivos.
Descubrimos que las personas drogodependientes son a la vez mujeres, y pobres, e inmigrantes, y sufren discapacidades, y viven en los mismos barrios, y respiran el mismo aire contaminado, y han de defender los mismos derechos amenazados, y etcétera, etcétera. Comprobamos así que nos dirigimos a las mismas personas.
Nuestras misiones organizativas, nuestros fines y objetivos son perfectamente complementarios unos de otros, porque la realidad que compartimos es una sola, y en ella están interrelacionados todos los problemas, como lo están inevitablemente las soluciones.
Todas las organizaciones sociales estamos, como se dice, "en el mismo barco", y eso nos permite unir fuerzas y remar juntas, aprovecharnos mutuamente de las capacidades ajenas, compartir recursos, sumar los saberes particulares para multiplicar nuestra inteligencia colectiva que nos hace mucho más fuertes.
Ahora estamos aceptando que dependemos de nosotras mismas, de la gente que formamos las organizaciones y de la gente que nos apoya, y somos al mismo tiempo interdependientes, dependemos unas organizaciones de otras para poder alcanzar nuestros objetivos. Y reconocerlo así nos sirve para cargar las pilas y llenarnos de energía, de fuerza para enfrentar el futuro.
Es cierto que hemos tenido que abandonar una cierta "zona de confort" en la que vivíamos con relativa comodidad, concentradas en nuestros servicios y prestaciones subvencionados, en nuestra tarea subsidiaria de la administración. Es cierto que nos toca re-crear o reinventar nuestras organizaciones, nuestras formas de acción, nuestros recursos, nuestras formas de comunicación con el entorno...
Pero la nueva era que iniciamos está llena de promesas, de búsquedas y descubrimientos, de retos ilusionantes y metas soñadas, que llenan de sangre y pasión nuestras venas organizativas, que nos rejuvenecen.
¡Larga vida a las organizaciones solidarias, que cambiaron el mundo muchas veces y volverán a hacerlo una vez más!

4 comentarios:

  1. Vivimos tiempos muy confusos, pero si son correctas tus impresiones habrá que felicitarse porque las asociaciones estén despertando de una larga siesta.
    Necesitamos la organización y a las organizaciones para articular a los movimientos sociales, que sin ellas se quedan en mera movilización.
    Démosle una oportunidad a la esperanza en estos tiempos oscuros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, Andrés, yo también creo que tenemos que felicitarnos. Algo bueno tenía que tener la crisis. Y me apunto a esa propuesta de darle una oportunidad a la esperanza.
      Gracias por tu comentario.
      Otro abrazote para ti.

      Eliminar
  2. "Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano" Martin Luther King.

    Imagino la sensación de plenitud que te acompañará llevando esperanza a quien más la necesita.

    Este es, sin duda, el año en el que más he sentido el desánimo, el desaliento y el cansancio de la constante lucha en las voces de las personas más entregadas al frente de pequeñas organizaciones locales solidarias. Y, sin duda, es el año en el que más emoción he sentido en sus voces agradecidas ante pequeños gestos o acciones espontáneas de ayuda o colaboración.

    Los recortes les han sacudido fuerte y necesitan más que nunca esa energía de la que nos hablas: la que alimenta el alma cansada de la gente luchadora y generosa tras cada batalla.


    - "La esperanza se encuentra en la siguiente página. No cierres el libro".
    - "He pasado todas las páginas del libro sin topar con la esperanza".
    - "La esperanza quizá sea el libro".

    El regreso al libro. Edmond Jabés.


    No dejes de escribir este libro, Fernando. Necesitamos seguir leyendo.

    Un abrazo!


    ResponderEliminar
  3. Gracias, Marta -una vez más- por tu comentario lleno de emoción y de sentido. Este es un momento para fortalecer la esperanza, pero sobre todo para ayudar a hacer visible lo que ya está ocurriendo a nuestro alrededor: el mundo está cambiando. Hay muchas resistencias, pero el cambio es inevitable. También para las organizaciones solidarias. Lo viviremos con pasión.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar