viernes, 3 de enero de 2014

Paisajes navideños con gente linda al fondo

Estos días pasados me ha tocado pelar unos cuantos kilos de gambas y champiñones para las sucesivas comidas y cenas familiares propias de estas fiestas.
Es lo que pasa cuando se tiene una parienta maestra de la cocina (¡ya quisieran los de "Master Chef"!) y a uno le corresponde la humilde tarea del pinche ("pinche pinche", que dirían mis amigos mexicanos).
Yo me lo tomo con paciencia, me gusta ser pulcro y minucioso en las tareas que se me encomiendan y mientras las realizo me pongo la radio para pasar el tiempo.
En estas fechas señaladas -y en estos tiempos de estafa que llaman crisis aún más- abundan en la radio las historias de gente humilde y golpeada que pelea por sus familias, por sus derechos, ejerciendo la solidaridad y el compromiso, dándonos lecciones de dignidad.
Una de esas mañanas escuchaba a las mujeres de la corrala de vecinas La Utopía. Impresionantes.
Lo que más me llega de su testimonio es la alegría y la esperanza, y me siento orgulloso de ser parte de ese pueblo sencillo.
...........
Hablando de la radio, cuando estos días de vacaciones he salido a caminar por el Parque de Aluche (mi barrio durante más de 20 años, donde me casé y nacieron mis hijos) escuchaba por los cascos las músicas alegres (cumbias, bachatas, salsa...) de las cada vez más abundantes "emisoras latinas" (Radio Fiesta, Ecuatoriana FM, etc.) ubicadas en Madrid, que en estas fechas dedican sus emisiones a que los oyentes envíen, con sus canciones preferidas, sus deseos de felicidad a los paisanos emigrantes y a sus familias lejanas.
Me conmueven los acentos y las músicas, la ternura de los buenos deseos, la dignidad -de nuevo- de quienes tan lejos y tan cerca (en la distancia que se mide con el corazón) de su tierra, se buscan la vida en un entorno más y más difícil.
Este también es mi pueblo, cada día más mestizo, esta también es mi gente, que hace más hermoso y mejor este país de todos.
...........
El personal está(mos) con la cabeza p'allá. Lo que nos caracteriza, mucho más que el equilibrio soñado, es el desequilibrio tan fácil de encontrar. Y en estas fechas señaladas, con tanto vaivén, nos volamos todavía un poco más. Teniendo en cuenta la gran cantidad de gente "normal" (?) que sufre depresiones, ansiedades, angustias... que se disparan en este tiempo jodido de estafa que llaman crisis, lleno de incertidumbres y miedos, no me extraña que mis amigos oficialmente "loquitos" lo pasen tan mal.
Siempre le he tenido mucho miedo a la enfermedad mental, y especialmente desde que hace algunos años pasé por una depresión y le vi de cerca las barbas al lobo, comprobando lo cerca que se encuentra la frontera entre la locura y eso que llaman "lucidez". Por eso admiro tanto a quienes luchan cada día por quedarse a este lado de la línea, por mantener -con gran esfuerzo- ese mínimo de cordura que, si no la felicidad, si les da al menos cierta tranquilidad para poder seguir viviendo.
Estos días le enviaba a un amigo tímidas señales de apoyo en mitad de sus crisis de ansiedad, y él me contaba "lo importantes que son los abrazos, cuando sufres un ataque de pánico intenso, a veces mucho más eficaces que el chute de olanzapina".
Pues eso, "terapia de abrazos colectivos", es lo que necesitamos cada día más.

2 comentarios:

  1. Deja que te lo digan por mí, cantando.

    Yo no sé bailar en francés, pero dicen por ahí que sería algo como ésto:

    Diremos que los poetas no tienen banderas.
    Haremos tantos días de fiesta como héroes tengamos.
    Sabremos que los niños son los guardianes del alma.
    Y que hay tantas reinas como mujeres.

    "Diremos que los encuentros hacen los viajes más bellos.
    Veremos que solo merecemos lo que se comparte.
    Escucharemos la música cantada en todas partes.
    Y sabremos dar lo mejor que tenemos dentro.

    Oh, qué bella es nuestra suerte!
    en los miles de colores del ser humano
    Entrelazados con nuestras diferencias
    en los cruces del destino."

    Haremos ésto y mucho más, mientras haya abrazos.

    Te mando uno enorme. Y extensible, por todos tus barrios, para que llegue a toda esa gente linda.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Marta, y muchos abrazos!
    Me encanta la canción y reflejamuy bien mis emociones y sentimientos en este comienzo de año.
    No quiero crisis -que es una estafa-, quiero abrazos!
    Besos

    ResponderEliminar